siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics Los meteorólogos alertan de un futuro con más olas de calor como la que vive España | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

Lista Para tu Boda

Los meteorólogos alertan de un futuro con más olas de calor como la que vive España

 

Los meteorólogos alertan de un futuro con más olas de calor como la que vive España

Estos fenómenos se han duplicado en una década. Un portavoz de la AEMET: “En 30 años, un verano como los de ahora se considerará un verano frío”

España vive la primera ola de calor del año, un episodio que, desde este miércoles, afecta a casi toda la Península —salvo el Cantábrico— y Baleares y en el que se esperan alcanzar los 45 grados de máxima en el valle del Guadalquivir, así como noches tórridas —de 26 a 28 grados de mínima— en varios puntos del país. Las altas temperaturas llegan tres días después del contundente informe del IPCC, el panel de la ONU de expertos en cambio climático, que demostró científicamente que la acción del ser humano “ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra” y ha provocado cambios profundos en el clima, entre ellos, la subida de las temperaturas y la multiplicación de este tipo de fenómenos extremos. Aunque la atribución de un episodio concreto al cambio climático se realiza con posterioridad, Rubén del Campo, portavoz de la la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), confirma que España ha duplicado las olas de calor en solo una década. “La acción humana está incrementando las olas de calor en frecuencia e intensidad. En 30 años, un verano como los de ahora se considerará un verano frío”, explica.

MÁS INFORMACIÓN

Según la agencia estatal, los termómetros marcarán entre 5 y 10 grados por encima de los valores medios de esta época. En algunos puntos del nordeste y de la mitad sur se registrarán más de 10 grados por encima de los valores medios. El organismo prevé que la presencia del polvo en suspensión, que puede actuar de paraguas y ayudar a que se formen nubes, genera incertidumbre en estos pronósticos. En cualquier caso, las temperaturas diurnas y nocturnas serán “muy altas, extremas, inusuales para esta época del año” en la mayor parte de la Península.

Las olas de calor requieren cumplir tres criterios respecto a las temperaturas: tienen que ser muy altas, es decir, un 5% más cálidas que las que suele haber en verano; tienen que afectar a gran parte del territorio —al menos al 10% de las casi 800 estaciones climatológicas con las que cuenta la agencia estatal—, y deben prolongarse al menos tres días. “En este caso sabemos que se van a cumplir las características a priori, por eso la podemos declarar ya”, dice Del Campo. “Otras veces solo sabemos que era una ola de calor tras el análisis de los datos a posteriori”, añade.

Este tipo de episodios se han duplicado en tan solo 10 años, según los datos de la AEMET. Entre los años ochenta y la década de los 2000 hubo entre 10 y 12 olas de calor por década (casi una al año); en la última década (2010-2020) se han producido 24. Del Campo lo resume así: “Las olas de calor se han duplicado en una década y la tendencia es que cada vez sean más frecuentes y más intensas. Y paralelamente los récord de calor son mucho más frecuentes de lo que serían sin cambio climático”.

El climatólogo Dominic Royé, profesor en la Universidad de Santiago de Compostela, ha estudiado las olas de calor españolas y ha realizado una proyección a futuro, publicada en el último número de la revista científica Atmospheric Research. “En las tres décadas entre 1971 y 2000 hubo en España una media de 21 días de olas de calor al año”, apunta Royé. “Según nuestra proyección, en 2050 habrá como mínimo 41 días anuales de estas características, mientras que en el peor escenario de emisiones alcanzaremos los 50 días con calor extremo”. El profesor, que elaboró su trabajo junto a Nieves Lorenzo y Alejandro Díaz-Poso, aporta otro dato: si en las tres décadas de final del siglo XX cada uno de estos fenómenos afectó, de media, al 16% del territorio de la Península, en 2050 se extenderá por entre el 26% y el 32%.

“Una ola excepcional”

Royé considera que el episodio actual “es una ola excepcional porque va a tener temperaturas muy elevadas tanto en las máximas como en las mínimas. Y la población afectada también es muy grande, solo se quedarán fuera la cornisa cantábrica y Galicia”. En cualquier caso, “habrá que ver después en qué términos se sitúa la ola, porque por ahora es una predicción que puede cambiar con la observación, está por ver si llegan partículas del Sáhara que no dejen entrar toda la radiación, lo que evitaría que se alcancen las temperaturas máximas previstas”.

Una niña se baña en una fuente pública este miércoles en Madrid.
Una niña se baña en una fuente pública este miércoles en Madrid. ANDREA COMAS / AP

Hicham Acheback, del grupo Clima y Salud del IS Global, ha participado en un estudio, publicado en The Lancet el 1 de julio de este año, en el que constata que las muertes por el calor y sus efectos ascendieron a 3.669 personas al año en el periodo 1998-2012 en España. A partir de esos datos y contando con el aumento de la temperatura, el informe prevé que las muertes en España podrían llegar a las 14.531 anuales en el periodo 2035-2064 (en el peor escenario, sin reducir emisiones de gases de efecto invernadero); mientras que de 2070-2099 serían 30.443 los fallecimientos (también en el peor escenario). En cualquier caso, el estudio no tiene en cuenta la capacidad de adaptación de los españoles. “En las últimas cuatro décadas ha habido una mejora en los estándares de vida y más acceso al aire acondicionado y la calefacción, con lo que mucha población está mejor preparada para estas temperaturas”, admite Acheback.

El experto del IS Global explica que el aumento de la temperatura está relacionado directamente con el aumento de la mortalidad. “Estas temperaturas desencadenan procesos en nuestro cuerpo que se traducen en un crecimiento de los ingresos hospitalarios por causas cardiovasculares y respiratorias, así como en más muertes. Los más afectados son los mayores, que son los más vulnerables”. Para minimizar este impacto, y tras una grave ola de calor en 2003, España puso en marcha un sistema de alerta por calor extremo. “El sistema básicamente trata de concienciar a la población, le pide que no salga a la calle en las horas que hay más sol, que beba mucha agua… Son cosas básicas, pero muy efectivas”, dice Acheback. Algunos países están poniendo en marcha centros de refrigeración, situados en pabellones o instalaciones municipales, para que quienes no dispongan de aire acondicionado puedan refugiarse allí en los momentos más calurosos.

El portavoz de la AEMET apunta además que estos fenómenos “aumentan muchísimo el riesgo de fuegos”. De hecho, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior ha recomendado a la ciudadanía “extremar las precauciones” por esta causa, dado que el país se encuentra en riesgo extremo de incendios. Cataluña ha ido más allá y ha prohibido actividades como campamentos juveniles en el medio natural y el uso de maquinaria agrícola entre las 10.00 y las 20.00 en los 279 municipios, así como en varios espacios naturales. Del 1 de enero al 25 de julio de 2021, se han producido 1.959 incendios en España, que han calcinado 37.535,9 hectáreas de superficie forestal, según los últimos datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Si bien esto es bastante más que el año pasado por estas fechas (21.132 hectáreas), hay que tener en cuenta que las cifras de 2020 fueron especialmente buenas por el efecto de los confinamientos y restricciones de movimiento más severas por la pandemia.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

pinterest

Globedia