siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics Identificado un nuevo dinosaurio carnívoro que vivió en el Pirineo al final del cretáceo | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

Lista Para tu Boda

Identificado un nuevo dinosaurio carnívoro que vivió en el Pirineo al final del cretáceo

 

Identificado un nuevo dinosaurio carnívoro que vivió en el Pirineo al final del cretáceo

‘Tamarro insperatus’, bautizado por la criatura del folclore catalán, era un troodóntido, un pequeño depredador emplumado

El nombre suena raro para un dinosaurio, y mira que los dinosaurios tienen nombres raros. Tamarro insperatus, identificado ahora por fósiles hallados en 2003 en la Conca Dellà (Sant Romà d’Abella, Pallars Jussà, en el noroeste de Cataluña), es el nuevo miembro que viene a engrosar la asombrosa galería de los lagartos terribles. El animal, con un aire entre gallina y velocirraptor, según la reconstrucción que se ha hecho, es un terópodo (dinosaurio carnívoro) manirraptor (“manos de ladrón”, por sus brazos y manos alargados), del grupo de los troodóntidos, pequeños dinosaurios emplumados. El grupo estaba muy extendido por Norteamérica y Asia, pero era desconocido hasta ahora en Europa, según los investigadores.

Lo de insperatus es porque no se esperaba encontrarlo; es, de hecho, el primer dinosaurio carnívoro del que se descubre un hueso en el Pirineo, pues la gran mayoría de restos atribuidos a terópodos en el área se basaban en dientes aislados y, en este caso, se trata de un largo hueso del pie.

Lo más simpático es lo de Tamarro. El tamarro o gambosí es una criatura imaginaria del folclore popular bien conocida en la zona del Pallars y mencionada por Joan Amades. Presente, según las leyendas, también en Andorra, en el sur de Francia y en distintos lugares de España (donde se lo denomina a veces gamusino), el tamarro no tiene una fisonomía concreta y su característica principal es precisamente ser esquivo, difícil de ver. Una tradición vinculada con el tamarro, y que ha dado pie a tradiciones y fiestas, es tratar de encontrarlo.

Comparativa de tamaño entre una persona y un tamarro, y foto del fósil que ha servido para identificar la especie.
Comparativa de tamaño entre una persona y un tamarro, y foto del fósil que ha servido para identificar la especie.

Al nuevo dinosaurio, el tamarro inesperado, lo describe en un artículo aparecido ayer en la revista Scientific Reports —A fast-growing basal troodontid (Dinosauria: Theropoda) from the latest Cretaceous of Europe—, un equipo de investigadores del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), el museo de la Conca Dellà y las universidades de Edimburgo (Escocia) y Alberta (Canadá), liderados por Albert G. Sellés, del ICP. Tamarro insperatus, recalcan sus descubridores, se suma a las pocas especies conocidas de dinosaurios carnívoros en el suroeste de Europa. Hace también especialmente interesante el hallazgo el que este dinosaurio habitara el área de los actuales Pirineos hace 66 millones de años, apenas 200.000 años antes de que los dinosaurios se extinguiesen en todo el mundo.

Sellés recalca la escasez de fósiles de terópodos en Cataluña. “Una posible explicación”, indica en una nota del ICP, “podría ser que, como sucede en las aves actuales, con las que son los dinosaurios más emparentados, los huesos de los pequeños dinosaurios terópodos fueran huecos para aligerar el peso del animal. Esta fragilidad dificultaría la preservación y la fosilización de sus esqueletos”. La presencia en el sur de los Pirineos del terópodo tamarro (que pertenece, muy probablemente, al grupo de los jinfengopterígidos, de origen asiático), reforzaría la hipótesis actual de que a finales del Cretáceo se sucedieron varias oleadas migratorias de dinosaurios provenientes de Asia hacia Europa.

A partir del análisis microscópico de los huesos de tamarro, el equipo de investigación ha podido extraer conclusiones sobre el crecimiento del animal. Aumentaba de tamaño de forma muy rápida, similar a como lo hacen las aves palaeognátidas actuales, como el avestruz o el emú. En tan solo un par de años, el tamarro podría haber alcanzado su tamaño adulto, aproximadamente 1,5-2 metros de longitud y unos 20 kg de peso. Lo más probable es que fuera un dinosaurio carroñero o un depredador de pequeños reptiles, mamíferos e incluso insectos.





Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

pinterest

Globedia