siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Los familiares de los ingresados en una residencia de Barcelona: “Nadie sabe qué pasa ahí dentro”

Cinco familias denuncian la falta de información en un centro sociosanitario de la capital catalana que atiende a afectados por el coronavirus

El sociosanitario Hestia Palau, en el edificio de la antigua Quinta de Salud La Alianza, en Barcelona.

Cinco familias y relatos muy parecidos. Son testimonios de hijos o nietos angustiados por las dificultades para saber cómo están sus padres o abuelos, ingresados o residentes en el sociosanitario Hestia Palau, en el edificio de la antigua Quinta de Salud La Alianza, en Barcelona. Con mayoría de ancianos entre sus usuarios, algunos en régimen de residencia, otros derivados de hospitales como el de Sant Pau, hay casos de coronavirus, entre pacientes y sanitarios. Y muertos. “Claro que hay, como en todas partes”, aseguraba el miércoles en la puerta un empleado con bata blanca: “Esto es un certificado de defunción”, decía sosteniendo un formulario.
La empresa responde a través de una portavoz que “no comparte las alusiones sobre la falta de información” y se niega a hacer públicos los datos de afectación de la pandemia en el centro, que entre varios servicios suma más de 400 camas, según su web. La portavoz defiende que no tiene la obligación de facilitar cifras, que se comunican a Salud. El departamento de la Generalitat, a su turno, tampoco las facilita pese a la insistencia de este diario.
Ni la empresa ni Salut detallan cuál es la afectación del virus en el centro
Pedro (nombre inventado, como el resto de testimonios no quiere dar el suyo) fue el primero en dar la alerta: “Nadie sabe qué pasa ahí dentro, hay un apagón informativo”, dice desde Madrid este hombre, hijo de una mujer que lleva tres años en la residencia. Viaja a Barcelona una vez al mes para visitarla, y tiene una empleada que acude al centro a dar de comer a su madre. Pero con las restricciones para frenar la pandemia no pueden verla.
“Es muy difícil hablar con el servicio médico, los teléfonos no responden, solo contestan si mandas un correo. Te llama la asistenta y solo si insistes mucho un médico”, lamenta. Y señala: “Nadie nos ha comunicado a las familias formalmente que hay casos”. Le dicen que su madre está bien, pero duda, porque hace unos días le aseguraron “por escrito” que no había casos: “Lo están ocultando”.
No es el único que no se fía. A la madre de Pilar, que este fin de semana hubiera cumplido 90 años, la derivaron junto a otros enfermos de Covid el domingo 27 desde Sant Pau. Ni el lunes, ni el martes, ni el miércoles pudieron hablar con ella, aunque tenía móvil y la cabeza clara, relata. No sabe si le entregaron cartas de sus nietos. Y el miércoles cuando la enferma ya estaba muy mal, después de dos horas esperando en la sala de espera para verla, justo cuando se estaba poniendo un equipo de protección, le avisaron de que había muerto. “Por 30 segundos no la ha visto viva”, asegura que le dijeron. “Pero me dejaron entrar y tenía los pies helados”, dice con un hilo de voz y la duda de cuándo murió. “A una persona débil pero con la cabeza clara la matas si no le permites comunicarse con la familia”, resume y denuncia la “falta de humanidad”.
Pilar se plantea llevar el caso al Síndic de Greuges, como hizo Maria, que acabó sacando a su madre del Hestia Palau, “porque no estaba tranquila”. Maria también denuncia que en los últimos días no hubo manera de hablar con su madre: “Me decían que había perdido el móvil”. Habló “con tres médicos” que le decían cosas distintas: “que estaba bien, que no, que tenía fiebre”.
Cristina aguarda en la sala de espera. Es la suegra de otra mujer que estaba en la residencia Alchemika, fue ingresada en Sant Pau, en el Remei y esta semana en el Hestia. “No hay forma de hablar con ningún médico”, dice y asegura que no le avisaron ni de que su suegra había ingresado. “Lo sé porque llamé”.
El día 27 también ingresó el abuelo de Paula. Acuden cada día al centro pero no hablaron con un médico hasta pasados seis días del ingreso. Al séptimo consiguieron hacer una videoconferencia, “aunque él no habla”. Si empeora y fallece, Paula exige poder acompañarle, como indica el protocolo de Salud. “Pero nos han dicho que no podrá ser, que no tienen indicaciones ni espacio para hacerlo”.
“Me dijeron que mi madre acababa de morir, pero tenía los pies helados”
Hestia señala que “al decretarse el estado de alarma y prohibirse las visitas, se optó por individualizar al máximo el contacto y proporcionar información” y que “se han implementado sistemas para que pacientes y familiares puedan mantener contacto (llamadas, videollamadas, asistiéndolas desde terminales propios del paciente o realizándolas desde los dispuestos por el centro, o publicación de vídeos privados en el canal de YouTube)”.
Información sobre el coronavirus
Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia
- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad
Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.
Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.
SUSCRÍBETE

ARCHIVADO EN:

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia