siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Michel: “¿Tenemos acuerdo, Pedro?” Sánchez: “No. Así es inaceptable”. Así fue la tensa cumbre de la UE

España e Italia se plantaron en seco frente a Alemania y Holanda


Pedro Sánchez participa en el Consejo Europeo por videoconferencia, el pasado 26 de marzo.

Pedro Sánchez participa en el Consejo Europeo por videoconferencia, el pasado 26 de marzo. MONCLOA/ BORJA PUIG DE LA BELLA / EUROPA PRESS
Ya llevaban demasiadas horas dando vueltas sin acuerdo. Así que Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, hizo un receso con su equipo para buscar un punto de encuentro en medio de la cumbre europea del pasado jueves para hacer frente a la crisis del coronavirus. Cuando Michel volvió, creía tenerlo. El italiano Giuseppe Conte, aliado con Pedro Sánchez —una escena que recordó a la cumbre de junio de 2012, en pleno debate sobre la austeridad, cuando Mario Monti y Mariano Rajoy se plantaron ante Angela Merkel— ya había amenazado varias veces con bloquear la cumbre ante las resistencias del holandés Mark Rutte y la canciller alemana. Ella es la única que sigue allí, ocho años después, de nuevo frente a una alianza de Italia y España, esta vez respaldados por siete países, Francia incluida. La reconstrucción que ha hecho EL PAÍS con fuentes de varias delegaciones muestra la intensidad de la discusión.
Michel vio a Sánchez con dudas.
—¿Tenemos un acuerdo, Pedro?
—No, Charles. Así es inaceptable. No puedo aceptar un lenguaje vago y hablar de varias semanas cuando mi país tiene la emergencia sanitaria que tiene. Hemos pedido seguro de desempleo común y no me lo estáis dando. El mandato al Eurogrupo tiene que ser claro.
Sánchez se plantó y amenazó con no firmar la declaración. La discusión, que ya llevaba horas, se complicó aún más. El holandés Rutte, el más duro, ya había tenido un intenso cruce con Conte, que rechazaba cualquier referencia al mecanismo europeo de rescate en la resolución final. Para Italia, con la situación económica más delicada, eso supondría el estigma de un rescate con condiciones, como el de Grecia en 2010. Algo inaceptable por una crisis de la que nadie es culpable y afecta a todos por igual, insistía Conte apoyado por Sánchez y otros.
—Si Italia quita la mención al Mede [el mecanismo de rescate] nosotros eliminamos todo el resto del párrafo— se fajó Rutte. Merkel salió en su apoyo aconsejó al italiano no despreciar el Mede.
—Es un instrumento muy bueno. Al final es el que te ve a ayudar. No seas tan crítico. Si lo que estás esperando son los coronabonos, no van a llegar nunca. Mi Parlamento no lo aceptaría. Estáis generando expectativas que no se van a cumplir y lanzando mensajes de división— protestó Merkel, molesta por la carta de nueve países para pedir los coronabonos.
Al final, Sánchez y Merkel también discutieron abiertamente:
—Esto es claramente insuficiente. No puedo ir a mis ciudadanos con esto en este momento. Necesito un lenguaje claro— insistió Sánchez.
—Pedro, te equivocas. Dices que el párrafo no es nada, pero hay gente trabajando, hay que dejarles— sugirió la canciller, que pretendía dejar el asunto para el Eurogrupo, que reúne a los ministros de Finanzas.
—Angela, te escucho, pero es claramente insuficiente. Ya hemos estado aquí. Si no les damos un mandato claro, ya sabemos qué va a pasar. ¿No entendéis la emergencia que estamos viviendo?
—¿Pedro, como puedes decir que no la entiendo?— se molestó la alemana.
—Necesito que entendáis la urgencia del momento.
—Pedro, nosotros estamos ya al límite. Ya hemos hecho muchos compromisos.
—Yo también he hecho muchos compromisos en una situación muy difícil.
—Pedro tiene razón —terció el francés Emmanuel Macron—. Estoy con él en que no podemos pasar nuestra responsabilidad política al Eurogrupo. Esto es un tema político, no podemos dejarlo en manos de los ministros de finanzas, que reproducen las posiciones de cada uno,
Macron, con todo, tuvo mucho menos protagonismo que otras veces, según fuentes de varias delegaciones. “Fue como un partido de fútbol. Después de las intervenciones de algunos primeros ministros, saltábamos como si hubieran metido gol”, se entusiasma una de las delegaciones participantes. Las normas de distanciamiento impusieron que la cita se celebrase por videoconferencia, lo que auguraba una breve reunión para dar el visto bueno a una declaración conjunta llena de intenciones tan buenas como vagas. Pero la rebelión de España e Italia cambió el escenario. Y los participantes consultados describen las seis horas de teléfono como una de las cumbres más apasionantes de los últimos tiempos, llena de esgrima fina y con alguna puñalada dialéctica trapera, con Merkel, Sánchez, Conte y Rutte como los grandes protagonistas de un duelo a cuatro que acabó en tablas y dejó el desenlace para el partido de vuelta, dentro de dos semanas.
La cita arrancó a las 16 horas con la intervención de Michel, que intentó poner en valor las medidas que se han adoptado desde el comienzo de la crisis, como la compra de material o la inversión de 170 millones de euros en investigación sobre la posible vacuna. El turno pasó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que, tras su intervención inicial, mantuvo silencio. Fue la gran ausente de la cita junto al discreto protagonismo de Macron.
Los presidentes del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y del Eurogrupo, el ministro portugués Mário Centeno, fueron los encargados de describir el dramático escenario económico que se avecina. “Afrontamos una recesión que puede oscilar entre el 2% y el 10% de caída del PIB”, avisó Lagarde, según fuentes de los asistentes. La francesa recordó que el gasto fiscal aprobado hasta ahora equivale a dos puntos del PIB. Pero cree que podría ser necesario duplicarlo hasta el 4%, una ingente multiplicación de recursos que no todos los países pueden permitirse con sus propios medios. Centeno, según las fuentes, también se sumó a la descripción de un panorama bastante apocalíptico.
La primera ronda de intervención desde las respectivas capitales no anticipaba sorpresas, dado que la posición de cada gobierno era conocida, con el bando de la ortodoxia fiscal encabezado por Alemania y Holanda, y el grupo partidario de una respuesta fiscal europea agrupado en torno a “la carta de los 9”, suscrita el día antes por Francia, Italia y España, entre otros.
“Arrancó Merkel, que entraba desde su casa, sin vídeo, solo con una foto de ella en la pantalla, muy joven por cierto, y, curiosamente, con la voz de una intérprete, no la suya”, apunta uno de los presentes. La ronda siguió sin contratiempos. Michel podía confiar en una cumbre tranquila de poco más de dos horas.
La sorpresa llegó con la conexión con Roma y Madrid. Sánchez y Conte “despreciaron el borrador de la declaración y ambos dijeron que ese texto no valía para nada”, apunta una fuente diplomática.
La cumbre acababa de estallar. Michel intentó reconducir la situación, tirando de su conocida habilidad para el compromiso y de sentido del humor.
—Creo que tenemos un pequeñito problema con el párrafo 14— ironizó el presidente, en alusión a la parte de las conclusiones que había desatado la tormenta. Las pantallas estallaron en una carcajada ante la broma de Michel. La primera y última antes de abordar el “pequeñito problema” durante varias horas.
Sánchez y Merkel también chocaron a cuenta de la propuesta española para que los presidentes de las cinco instituciones europeas (Comisión, Consejo, Parlamento, BCE y Eurogrupo) elaboren un informe sobre las posibles fórmulas de financiación de una respuesta europea a la crisis del coronavirus.
—Nein [No], se oyó desde la pantalla de Berlín, ya con la voz de Merkel pero sin su imagen en directo.
—Angela, ¿cómo es posible que no confíes en un informe elaborado por nuestras instituciones?— le espetó Sánchez.
—Porque propondrá cosas que no puedo asumir— respondió Merkel, convencida de que los cinco presidentes (entre los que hay una francesa, un italiano, un portugués y un belga) acabarían proponiendo algún tipo de mutualización de deuda (coronabonos o eurobonos) inaceptable para Berlín. Resultado: el presidente del Parlamento, David Sassoli, y Centeno se cayeron de la lista. Y Merkel exigió mantener a la alemana Von der Leyen. A cambio, Sánchez logró que se incorporase el nombre de la francesa Lagarde.
“Hubo un momento en que pensamos que era imposible llegar a un acuerdo”, reconocen fuentes cercanas a Michel. En realidad no hubo pacto, sino más bien un plante de España e Italia, que ha dejado más en evidencia las posiciones duras de los mismos que en 2012 apostaban por la austeridad y ahora siguen rechazando los coronabonos casi como si les fuera la vida en ello. “No generen falsas expectativas”, insistía Merkel. El “nein” sigue ahí. En dos semanas, con la crisis del coronavirus avanzando sin freno por toda Europa y destruyendo vidas, empleos y empresas, llega la segunda vuelta.
Información sobre el coronavirus
Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia
- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia