siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

El presidente de Lombardía: “Intentaron estafarnos al comprar material. Está lleno de bandidos”

Attilio Fontana critica la gestión de la crisis y recomienda a España que no pierda el tiempo

El presidente de la región italiana del norte de Lombardía, Attilio Fontana. Mourad Balti Touati / EFE
El presidente de la región italiana del norte de Lombardía, Attilio Fontana. Mourad Balti Touati / EFEEFE

Los camiones del ejército transportando cadáveres en Bérgamo aportaron la semana pasada la dimensión exacta de lo que ha sucedido en Lombardía, la región europea más golpeada por la crisis del coronavirus. La locomotora económica de Italia y una de las zonas más ricas y con mejor sistema sanitario de la Unión Europea se ha convertido en el principal foco del continente.
Las cifras hablan ya de 39.415 contagios y 5.944 muertes, más de la mitad de las registradas el domingo en toda Italia (10.023). Su presidente, el liguista Attilio Fontana (Varese, 78 años), cree que las medidas radicales que se necesitaban se tomaron tarde y aconseja a España que no se pierda el tiempo y aprenda la lección.
Pregunta. Los números en Lombardía siguen siendo preocupantes. ¿En qué punto se encuentran?
R. No son buenos. Hemos tenido un aumento exponencial de cuatro semanas. Luego desde hace cuatro o cinco días el aumento es constante, ya no es exponencial. Y eso debería ser el preludio del descenso. Estamos bastante esperanzados de que en los próximos días se empiece a notar y a llegar la paz a nuestros hospitales. El lunes deberíamos empezar el descenso.
P. ¿Tiene sentido dar los números cada día cuando son tan imprecisos?
R. Es una decisión del Gobierno central. Pero a la gente hay que contarle la verdad, así son conscientes de la importancia de los sacrificios. Pero mire, desde el principio ha habido un error de comunicación. No hacía falta desatar el pánico, pero tampoco permitir las imprudencias. Y dos semanas después de descubrir el virus la gente siguió cometiéndolas: yendo a restaurantes, a centros comerciales, a tomar el aperitivo, a hacer deporte… Eso ha contribuido a aumentar la difusión del virus. Había que haberlo prohibido y quizá hoy hablaríamos de la reducción de la epidemia.
P. Me refería a cifras tan imprecisas. Aumentan y disminuyen en función de las pruebas hechas.
R. Nosotros más o menos hacemos el mismo número de test. Es verdad que hace unos días aumentó un poco el número de pruebas y de infectados. Pero enseguida la gente lo entendió. Hay que dar una interpretación de los datos.
P. Si pudiese volver atrás, ¿qué errores no cometería?
R. Sería más contundente lanzando la alarma, aun a costa de que me insultasen. Al principio pedí que todos los ciudadanos procedentes de China fueran puestos en cuarentena y me llamaron racista. Me puse la mascarilla en la televisión, y me insultaron y me dijeron que le restaba credibilidad a Italia. Dejé de hacerlo, pero tendría que haber seguido adelante con esa comunicación para hacer transmitir que era muy grave. Pedí medidas más severas y rigurosas desde el principio, y quizá debería haber sido más duro oponiéndome al Gobierno. Pero claro, habría que ir a Roma y encadenarse en el Palacio Chigi. Y yo no soy médico, ni especialista.
P. ¿Usted habría cerrado antes Lombardía?
R. Sí, por supuesto. La noche que hubo noticia del virus dije que cerrásemos todo: empresas, encuentros privados y públicos, ocio… Era una decisión difícil de tomar.
P. Es el motor de Italia y de parte de Europa.
R. Claro, pero si te duele un diente mejor arrancarlo que seguir con dolores y tener que quitarlo más adelante. Ahora nos arriesgamos a tener que tomar decisiones prolongadas sobre una economía que sufrirá más tiempo. Era mejor eso que alargar una agonía. Hoy las medidas son suficientemente drásticas y darán resultados, pero hemos tirado a la basura las primeras semanas.
P. Bérgamo, una zona rica y puntera sanitariamente, se ha convertido en una ratonera. ¿Qué falló?
R. El virus estaba en esa zona desde hacía tiempo. Una serie de enfermedades que habían sido curadas tratándolas como gripe o pulmonías no específicas, en realidad eran ya manifestaciones de este problema. Es una zona muy poblada y dinámica… El famoso partido del Atalanta-Valencia fue otro factor. Y por un tiempo el virus circuló sin que lo supiéramos. Además, está lo de la zona roja… Nosotros pedimos que también se hiciera en Bérgamo desde el principio, pero el Gobierno prefirió crear un área naranja limitada a toda Lombardía. Quizá fue una elección que contribuyó a que el virus avanzase.
P. Lombardía lleva dos semanas de ventaja en esta crisis a lugares como Madrid. ¿Qué se puede aprender?
R. España debería ser lo más rigurosa y radical posible. No lo tomen a broma. Y preparen camas de reanimación con la máxima urgencia. Esta no es una enfermedad grave para todos, pero ataca de forma inesperada y el 10% debe ser reanimado para poder curarse. Yo pasé muchas noches en vela pensando que no tendríamos camas y alguien podría morir sin asistencia. De momento no ha pasado.
P. ¿Tienen garantizadas las camas para todo el mundo?
R. Sí, ha sido un milagro. Hemos añadido en un mes 700 nuevas al sistema. Ahora tenemos 1.450, y seguimos al límite. Pero desde la próxima semana empezará el nuevo hospital con 60 camas más en el espacio de congresos.
P. ¿Tuvieron problemas como España a la hora de comprar material?
R. No fue agradable ir por el mundo buscando material y respiradores, se lo garantizo. Hay más bandidos de lo que puede imaginar: gente que especulaba e intentaba estafarnos, algunos que decían que tenían lo que no podían proporcionar. Hemos encontrado una falta de humanidad increíble.
P. ¿Hasta cuándo durará el confinamiento en Lombardía?
R. Creo que hay que llegar hasta el final del contagio para volver a empezar la vida normal, pero escucharé lo que digan los científicos. Es posible que encuentren otras soluciones. Muchos esperan que el calor tenga un efecto positivo en la interrupción del contagio. Confiemos que sea verdad. Pero esta epidemia, más allá de las consecuencias personales dramáticas, cambiará radicalmente nuestro futuro. Esta sociedad se consideraba invencible y es mucho más frágil de lo que pensaba.
P. Lombardía es el motor económico de Italia. ¿Qué impacto tendrá esta crisis?
R. Muy grave. Pero depende también de lo que decida el Gobierno. Es el momento de asumir responsabilidades determinantes. No podemos permitirnos medias tintas. Hay que tutelar la parte más frágil del territorio inmediatamente. Hay gente que no tiene dinero para ir a la compra, y eso es una bomba social.
P. Lombardía es una de las locomotoras de Europa. ¿Le ha decepcionado el papel de la UE?
R. ¿Europa? ¿Qué es Europa? Es algo inexistente en los momentos que cuentan, cuando sería oportuno tener a alguien cerca con una voz que aportase seguridad y afrontase problemas y echase una mano a los más débiles. Europa ha demostrado en esta crisis su inutilidad. Para qué sirve una Europa que no está cerca de quien sufre. Me siento muy ofendido por los recursos financieros ridículos que la UE puso a disposición de Italia cuando se anunció todo esto.
Información sobre el coronavirus
Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia
- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad
Se adhiere a los criterios de

ARCHIVADO EN:

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia