siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

La mafia china encargó al alunicero español ‘El Niño Juan’ el robo en el castillo de Fontainebleau

El famoso alunicero madrileño encabezó una banda contratada por mafias chinas para apropiarse de obras de arte. La cooperación policial hispanofrancesa frustró el golpe

Sala del castillo de Fontainebleau con piezas de arte asiático. En la imagen pequeña, fotografía policial de Juan María Gordillo, 'El Niño Juan'.


Sala del castillo de Fontainebleau con piezas de arte asiático. En la imagen pequeña, fotografía policial de Juan María Gordillo, 'El Niño Juan'. GETTY IMAGES/EL PAÍS

Los ingredientes del caso son: un supuesto grupo de la mafia china, un castillo que es patrimonio mundial de la Unesco por su historia y sus tesoros, y cinco delincuentes españoles cuyos historiales suman más de 120 detenciones. El pasado 28 de diciembre la policía francesa detuvo a estos españoles y a un sexto individuo de nacionalidad china. Así se han destapado los peculiares detalles del frustrado asalto al museo de arte chino del castillo de Fontainebleau. Este palacio real ubicado a 62 kilómetros de París, fue residencia de 34 reyes y dos emperadores entre los siglos XII y XIX. Algunas de las piezas de la colección de arte chino atesorada por la emperatriz Eugenia de Montijo, la esposa española de Napoleón III, eran precisamente el objetivo del golpe frustrado.


La colaboración policial hispanofrancesa a través de Europol, que incluyó el seguimiento durante más de una semana de los delincuentes, permitió desbaratar el que hubiera sido el último gran robo del 2019 y que tenía como principal cabecilla a un viejo conocido de la justicia española: Juan María Gordillo Plaza, conocido como El Niño Juan por su baja estatura. Este célebre delincuente, nacido en el madrileño barrio de Orcasitas hace 33 años, se ha especializado supuestamente en robos por encargo.



La principal hipótesis policial sobre el nuevo caso es que se trataba de un encargo de un grupo de la mafia china. Con tres integrantes de esta banda se reunió el delincuente español dos días antes de su arresto para concretar los detalles del asalto, según fuentes policiales. En conversación telefónica mantenida ayer con EL PAÍS, el comandante de la policía francesa Jean-Luc Boyer, jefe adjunto de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales (OCBC) admite que la pista china es “muy importante”. “[Los españoles detenidos] son profesionales del crimen organizado que venían a cometer un robo en Francia, venían a por objetos chinos, y en medio de todo esto detenemos a un ciudadano chino, por eso privilegiamos esa pista”, añade.
I, eran precisamente el objetivo del golpe frustrado.


La colaboración policial hispanofrancesa a través de Europol, que incluyó el seguimiento durante más de una semana de los delincuentes, permitió desbaratar el que hubiera sido el último gran robo del 2019 y que tenía como principal cabecilla a un viejo conocido de la justicia española: Juan María Gordillo Plaza, conocido como El Niño Juan por su baja estatura. Este célebre delincuente, nacido en el madrileño barrio de Orcasitas hace 33 años, se ha especializado supuestamente en robos por encargo.



La principal hipótesis policial sobre el nuevo caso es que se trataba de un encargo de un grupo de la mafia china. Con tres integrantes de esta banda se reunió el delincuente español dos días antes de su arresto para concretar los detalles del asalto, según fuentes policiales. En conversación telefónica mantenida ayer con EL PAÍS, el comandante de la policía francesa Jean-Luc Boyer, jefe adjunto de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales (OCBC) admite que la pista china es “muy importante”. “[Los españoles detenidos] son profesionales del crimen organizado que venían a cometer un robo en Francia, venían a por objetos chinos, y en medio de todo esto detenemos a un ciudadano chino, por eso privilegiamos esa pista”, añade.


Operación Bambú

La llamada Operación Bambú, que permitió la detención en Francia de El Niño Juan y sus compinches, arrancó en España. La Policía Nacional alertó a través de Europol a sus colegas franceses de que un grupo planeaba un asalto a un museo francés, aunque los datos recabados no les habían permitido averiguar cuál. Solo conocían que iban tras piezas de arte asiático. Este detalle y el seguimiento de los sospechosos —tanto antes como después de cruzar por separado la frontera a bordo de dos vehículos el 21 de diciembre— facilitó a los investigadores encajar las piezas del puzle.
Vieron cómo los españoles acudían al establecimiento de una conocida cadena deportiva para adquirir ropa de color oscuro, y, más adelante, compraban un hacha, picos, destornilladores y otro material utilizado habitualmente en asaltos violentos. Sin embargo, la principal pista que permitió descubrir el objetivo de la banda fue el alojamiento elegido: un establecimiento barato en la localidad de Nemours, Hotel F1, que está a tan solo 17,5 kilómetros del castillo de Fontainebleau. Este monumental edificio atesora cerca de 800 piezas de arte decorativo de Extremo Oriente, muchas de incalculable valor, procedentes tanto de las “incautaciones” de la Revolución Francesa, como del saqueo del Palacio de Verano de Pekín por las tropas franco-británicas en 1860.
El Niño Juan y sus cómplices españoles, que viajaban repartidos en dos vehículos —uno de matrícula española y otro italiana—, simulaban no conocerse, aunque la vigilancia permitió constatar la estrecha relación que existía entre ellos: se intercambiaban los automóviles en sus desplazamientos y visitaban la Torre Eiffel y el estadio donde juega el París Saint-Germaine. También se acercaban al castillo de Fontainebleau, y lo visitaban con la supuesta intención de estudiar los dispositivos de videovigilancia y la posición de los guardias de seguridad, además de tomar nota sobre las obras de arte chinas expuestas que presuntamente debían robar. Luego siempre volvían al hotel de Nemours, convertido, según las fuentes policiales consultadas, “en su cuartel general” para el asalto.

Concretar detalles

De hecho, dos españoles mantuvieron allí el 26 de diciembre una reunión con tres asiáticos supuestamente para concretar los detalles del golpe. Uno de estos últimos, detenido después, era el supuesto enlace entre los ejecutores del robo y los promotores del mismo. Este ciudadano chino se encargó de pagar con su tarjeta de crédito tanto la estancia en el hotel de la banda de El Niño Juan, como las entradas para acceder al museo que, posteriormente, fueron localizadas en un bolsillo de la ropa que vestía uno de los españoles detenidos. También se localizaron en sus móviles fotografías de las obras de arte que les habían encargado robar. “En 2015 el museo ya fue robado y se sustrajeron objetos chinos. La investigación nos hace pensar que querían robar únicamente objetos chinos”, recalca Jean-Luc Boyer, jefe adjunto de la OCBC.
Los arrestos se produjeron finalmente en las primeras horas del 28 de diciembre, el día elegido para robar, solo 48 horas después de la reunión con los supuestos integrantes de la mafia china en el hotel. Cerca de la una de la madrugada fueron detenidos dos españoles. Poco después se arrestaba el ciudadano chino que había pagado los gastos del grupo. Y a las seis de la mañana eran finalmente capturados los tres últimos españoles del grupo.
Cuando fueron interrogados por la policía francesa, todos negaron que estuvieran preparando un asalto e insistieron en que estaban en Francia por turismo. Una estrategia de defensa, la negación, que El Niño Juan siempre utiliza en España, donde se presenta como un humilde electricista autónomo que trabaja 10 horas al día y que no sabe nada de sofisticadas técnicas para sustraer vehículos de alta gama. Pese a no reconocer los hechos, todos ingresaron en prisión y han sido acusados de “participación en asociación de malhechores con vistas a preparar un crimen”, así como por “robo y receptación en banda organizada”, según fuentes judiciales francesas.
La investigación intenta concretar cuál era el destino de los objetos que se iban a robar. “Todo lo que hay en el museo es invendible en el mercado. Son objetos catalogados y que todo el mundo conoce. Es imposible negociar con eso, a menos que sea un robo ordenado por una persona o lo que sea”, concluye Jean-Luc Boyer.
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >





Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia