siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Veredicto imposible: la jurado se enamoró del testigo

La condena contra un pandillero de Harlem queda revocada por el romance que floreció en el juicio entre una miembro del jurado y un cooperante de la acusación


La Corte Suprema de Nueva York.

La Corte Suprema de Nueva York. GETTY
Tysheem McGregor se sentó hace dos años en el banquillo acusado de haber participado en una guerra entre pandillas en el barrio neoyorquino de Harlem. El joven, un supuesto soldado del Ejército Este, fue sentenciado a 15 años de prisión tras un juicio por intento de asesinato, asalto, posesión de arma de fuego y conspiración. La condena, sin embargo, acaba de ser revocada por el romance que floreció durante el proceso entre una miembro del jurado y un testigo de la acusación.
El violento enfrentamiento de las bandas tuvo lugar entre mayo y diciembre de 2015. El juicio se celebró en junio de 2017. La fiscalía llamó al declarar a Xavier Classen, como parte del acuerdo de cooperación. Era un pandillero rival. La acusación le utilizó para identificar al acusado en un vídeo de vigilancia de uno de los tiroteos. La reacción de la jurado número 6 al verle fue inesperada.
La mujer, de la que no se reveló su identidad, se sintió de inmediato atraída por el testigo cooperante. Le escribió una primera carta justo al comenzar las deliberaciones en la que se identificó como “la del cabello rubio con el moño” y le facilitó su teléfono para que le contactara, de acuerdo con los documentos judiciales. Classen, que se encontraba también en prisión por otros cargos que no estaban relacionados con el caso, la reconoció “de inmediato”.
El testigo informó a los fiscales antes de conocerse la sentencia que había recibido medio centenar de cartas románticas de la jurado número 6. Hablaron por teléfono hasta cuatro veces al día y ella fue a visitarle a la cárcel. No quedó ahí la cosa. Los sentimientos fueron creciendo y el testigo de la acusación escribió al juez para que le ayudara a obtener un permiso de matrimonio. Ella, por su parte, clamó a la fiscalía que le redujera la sentencia por su cooperación.
Las alarmas se activaron en ese momento. Era evidente que ni el testigo ni la jurado querían ocultar su relación. Pero el momento de la sentencia se acercaba. La fiscalía entró en contacto con la defensa y se inició una investigación del romance. El juez Robert Stolz celebró una audiencia, durante la que la mujer dijo que era “simplemente un ser humano que había cometido un error”.

Atracción física

El juicio duró seis semanas y por el estrado pasaron cerca de un centenar de testigos. El jurado le declaró después culpable por haber participado en uno de los cuatro tiroteos en los que supuestamente había participado. McGregor fue después sentenciado a 15 años de prisión por sus crímenes. La conducta imprudente de la jurado no fue suficiente en un primer momento para que se aceptara la moción de anulación presentada por la defensa y se mantuvo la condena.
La mujer declaró que era plenamente consciente de que no debía haber entrado en contacto con ninguna de las personas que participaron en el juicio y aseguró que no habló con los miembros del jurado sobre su relación con el testigo de la acusación. “Me sentí mal por alguien que realmente intentó cambiar su vida”, explicó al magistrado, al tiempo que señaló que “obviamente había una atracción física”.
Al mismo tiempo, durante el interrogatorio, declaró que consideró el testimonio de Classen contra McGregor era “irrelevante para el juicio”. El juez Stolz concluyó que el incidente amoroso no era del tipo que pudo haber afectado a la imparcialidad del procedimiento y las evidencias eran abrumadoras. La corte de apelaciones, sin embargo, está en pleno desacuerdo y en una decisión unánime concluyó que la mala conducta de la jurado fue “flagrante” y “deliberada”.

Planes de boda

Eso, añade el panel de cuatro magistrados, privó al acusado de su derecho a tener un juicio justo. “Aunque la jurado niega que sus sentimientos hacia el testigo afectaran a su manera de pensar sobre el acusado”, opina la jueza Dianne Renwick, “pudo haber intentado inconscientemente ayudar al lado con el que el testigo estaba alineado”. Tysheem McGregor tendrá que someterse así a un nuevo juicio.
La opinión de Renwick, por cierto, incluye una nota en la que confirma que la relación sentimental entre el testigo y la jurado es “muy seria” y la pareja sigue tratando de poder casarse. La boda, en todo caso, no será posible hasta Classen cumpla condena y en novio sea liberado en marzo de 2021, de acuerdo con la fecha que aparece en los registros del Departamento de Prisiones de la ciudad de Nueva York.
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia