siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

China prepara a sus mandos para “la lucha”

Hong Kong y la guerra comercial amenazan con empañar el 70º aniversario de la República Popular


El presidente chino, Xi Jinping, en una conferencia en Pekín el pasado marzo.

El presidente chino, Xi Jinping, en una conferencia en Pekín el pasado marzo.  REUTERS
Douzheng (“lucha”). Esa va a ser la palabra clave en el vocabulario político de China en el futuro próximo, según ha dejado claro el presidente chino, Xi Jinping. Un futuro marcado en las próximas semanas por una fecha clave: El 1 de octubre se celebrará el 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China, una efeméride que Pekín lleva planificando al milímetro desde hace años. No quiere que nada empañe un homenaje por todo lo alto a los logros desde 1949. Pero la conmemoración llega en momentos complicados: las protestas en Hong Kong y la guerra comercial en Estados Unidos son dos grandes nubarrones en el horizonte.
El panorama para lo que queda de año y el próximo, al menos, es de dificultades, a los ojos de Pekín. El Gobierno acaba de aprobar una veintena de medidas para estimular el consumo. La guerra comercial con EE UU pesa en el crecimiento económico, que el FMI calcula que será del 6,2% una décima de punto menos que su pronóstico inicial, el más débil en tres décadas. Aumentan las tensiones geopolíticas. Varios Gobiernos occidentales siguen la estela de Washington y se muestran cada vez más escépticos hacia China. El propio Xi ha estrenado el curso político con un sombrío discurso.
En una alocución la semana pasada desde la Academia Nacional de Gobierno, donde se forman los mandos del Partido Comunista de China, el presidente chino ha advertido: “El desarrollo de nuestro país ha entrado en una etapa en la que todo tipo de riesgos y desafíos se acumulan y concentran”, en áreas desde la economía al medioambiente, pasando por la Defensa. Xi ha mencionado también específicamente “Hong Kong, Macao y Taiwán”.
Hasta 60 veces llegó el presidente a mencionar la palabra douzheng en su discurso. Un término con muchas connotaciones en China: habitual durante la Revolución Cultural y los tiempos de Mao Zedong, había caído en desuso durante la época de reformas de Deng Xiaoping. Xi la empleó muy conscientemente: para motivar a los cuadros más jóvenes y para cerrar las filas del partido en torno a él. “Intenta utilizar esos desafíos en beneficio propio, tanto para aumentar su poder como para impulsar su programa político”, opina la consultora Trivium.

"Una orden de movilización"

“Este discurso es como una orden de movilización, una especie de pequeña ‘Revolución Cultural’ que en vez de movilizar a la gente corriente se centra en movilizar a los mandos, pidiéndoles que estén listos para la lucha y sean valientes en ella. Así, está marcando el camino por el que irá el Partido en el futuro: una ‘filosofía de lucha’, en vez de la ‘sociedad armoniosa’ (el lema del previo presidente, Hu Jintao) que aliviaba los conflictos sociales y buscaba el compromiso”, opina en una entrevista telefónica el comentarista político independiente Wu Qiang en Pekín.
Las palabras de Xi también preparan, opina Wu, la respuesta a los dos grandes desafíos inmediatos que afronta China: la guerra comercial y Hong Kong. El presidente ha usado ambos para fortalecer su liderazgo, según el analista, pero lograr avances requerirá considera algún tipo de compromiso. Xi “tiene que compaginar el papel de líder duro y de negociador. Este llamamiento a la lucha es para curarse en salud ante un futuro compromiso. En cierto modo, es una preparación estratégica para compromisos que puedan llegar en la disputa con Estados Unidos y en las protestas en Hong Kong”, subraya el experto.
Desde la semana pasada, el Gobierno chino ha dado sendos pasos para intentar suavizar ambos problemas, o al menos ponerles sordina hasta después de los festejos del aniversario. En una llamada telefónica, el equipo negociador chino ha acordado una reunión a primeros de octubre con su contraparte estadounidense en Washington, pese a la entrada en vigor de nuevos aranceles estadounidenses el 1 de septiembre. Pekín también ha eximido de aranceles suplementarios a varios productos de EE.UU, en un gesto de buena voluntad este miércoles.
Y en una comparecencia junto a la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro chino, Li Keqiang, dejó claro el viernes pasado que —al menos de momento, y ante el público la jefa del gobierno hongkonés, Carrie Lam, cuenta el apoyo de Pekín en su anuncio de retirar oficialmente el proyecto de ley de extradición que originó las protestas. Una rama de olivo a los manifestantes, aunque para ellos no es suficiente y las movilizaciones continúan. Preguntado sobre esa medida, Li puso de manifiesto que su Gobierno respalda los esfuerzos de Lam para “poner fin a la violencia y el caos de acuerdo con la ley, para restablecer el orden”.
Con todo, la opción de esperar y ver puede resultar solo un parche temporal en ambas crisis. Hong Kong se prepara para un nuevo fin de semana de protestas, el décimo quinto, tras los destrozos del anterior. El gobierno autónomo no descarta declarar la ley de emergencia para acabar con las movilizaciones, según confirmaba la secretaria de Justicia hongkonesa, Teresa Cheng, a los medios de la excolonia británica este martes.
En el frente comercial, pocos analistas esperan que las negociaciones en Washington vayan a arrojar resultados concretos; es probable que el tira y afloja continúe hasta el año próximo, cuando Estados Unidos celebrará elecciones. El periódico China Daily subrayaba la semana pasada que “bajo ninguna circunstancia China sacrificará sus intereses nacionales para satisfacer las exigencias de EE UU”.
Tras los festejos del 1 de octubre, asoma un calendario delicado. En octubre también se celebrará la primera reunión del pleno del Comité Central del Partido en más de un año; en noviembre, elecciones de distrito en Hong Kong; un mes más tarde se conmemora el 20 aniversario del regreso de Macao a la soberanía china, un evento al que está previsto que acuda Xi y que puede movilizar a los manifestantes hongkoneses. En enero llegará otro momento al que China no quita ojo: las elecciones en Taiwán, la isla independiente de facto que Pekín considera parte de su territorio, y en la que se siguen muy de cerca los acontecimientos en Hong Kong. La douzheng, la “lucha”, acaba de empezar.
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia