siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Una matanza clandestina causa el mayor brote de triquinosis en España en 7 años

17 afectados en Ciudad Real y Madrid tras el sacrificio sin control veterinario de un cerdo en Retuerta del Bullaque

triquinosis españa

Un cerdo tras ser sacrificado en una matanza en un pueblo de Toledo. AITOR GARMENDIA
Una matanza clandestina, celebrada sin controles sanitarios el 8 de enero en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), ha causado un brote de triquinosis con 17 afectados, ha confirmado la Junta de Castilla-La Mancha. Los enfermos son parientes y amigos de la familia que mató al cerdo tras criarlo en semilibertad en un gran cercado y que consumieron embutidos hechos con el animal. Ocho enfermos han sido diagnosticados en la provincia de Ciudad Real y el resto en la de Madrid (7 en Fuenlabrada, uno en Móstoles y el otro en la capital), según el Gobierno regional.
“Han incumplido toda la normativa. No hubo ni veterinario ni comunicación al Ayuntamiento. Matar y consumir un cerdo en estas condiciones es correr un grave riesgo de forma gratuita”, explica Manuel Tordera, director general de Salud Pública de la Junta.
La triquinosis es una enfermedad parasitaria que se adquiere al consumir carne infectada por el nematodo Trichinella, en este caso del tipo spiralis. Tras una incubación que suele ser de una o dos semanas —aunque puede alcanzar los 45 días—, “causa fiebre, dolores musculares y articulares, náuseas y malestar”, explica Manuel Linares, coordinador de Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). “También puede provocar complicaciones neurológicas y cardíacas muy graves, incluso mortales, pero hoy es muy difícil que ocurran porque los pacientes responden muy bien al tratamiento”, añade.
Solo uno de los afectados requirió ingreso hospitalario, mientras el resto —de entre 11 y 67 años— se restablecieron al seguir el tratamiento antiparasitario en sus domicilios. Con este brote, España retrocede una década en la incidencia de la triquinosis, antaño una enfermedad relativamente común pero que en los últimos cinco años apenas había registrado de cuatro a siete afectados anuales, siempre vinculados al consumo a carne de caza de jabalí.
El caso, además, ha puesto de manifiesto cómo la normativa sigue sin cumplirse en algunas zonas de España. La Junta de Castilla-La Mancha obliga a quienes quieran llevar a cabo la matanza del cerdo en casa a “solicitar al Ayuntamiento de su localidad el permiso” y a someter al animal a pruebas con muestras recogidas “personalmente”, según el Decreto 117/94. Estas exigencias son comunes en toda España, donde sí existen algunas diferencias entre comunidades sobre la regulación de esta práctica. En Cataluña, por ejemplo, la muerte del animal solo puede producirse en un matadero.

UN PARÁSITO QUE SE REPRODUCE EN EL INTESTINO DELGADO

Aunque puede infectar a más de un centenar de especies, la triquinosis es para el ser humano una enfermedad íntimamente relacionada con el cerdo y su pariente salvaje, el jabalí. La Trichinella spiralisel agente causante del brote, es un nematodo con forma de gusano que mide hasta cuatro milímetros. Sus larvas se enquistan en los tejidos musculares del cerdo, desde los que pasan al ser humano al ser comidos crudos o poco cocinados.
Tras ser liberado del quiste por los jugos gástricos, el parásito se desarrolla y reproduce en el intestino delgado. Las nuevas larvas buscarán cobijo en los músculos del enfermo, aunque también pueden afectar a pulmones o cerebro. Cocinar la carne a 75 grados, mantenerla por debajo de 25 bajo cero durante más de 10 días o someterla a radiaciones elimina a la Trichinella, aunque la normativa prevé la destrucción de todo cerdo o jabalí infectado.
El alcalde de Retuerta del Bullaque, Miguel Ángel Villa (PSOE), admite a EL PAÍS que la normativa no se cumple en el municipio, de apenas 1.000 habitantes y situado en la frontera entre Ciudad Real y Toledo, en el Parque Nacional de Cabañeros. “No tenía noticia de que era necesario que los vecinos nos tuvieran que exigir un permiso”, explica. Villa asegura que cada año se producen “tres o cuatro matanzas” en el municipio y que lo mismo ocurre “en los otros municipios de la comarca”.
“La triquinosis persiste porque hay gente que incumple la normativa”, sentencia Fernando Fariñas, coordinador del Grupo Internacional One Healthin, experto en enfermedades infecciosas emergentes y zoonosis. “Disponemos de buenos sistemas de control. La carne que pasa por ellos es segura. La normativa es la adecuada. El problema es que algunos colectivos prefieren incumplirla. La buena noticia es que son pocos”, añade.
“Uno de estos colectivos es el de cazadores que despiezan al jabalí en el monte y dejan ahí los restos en lugar de seguir los cauces establecidos, que prevén lugares específicos. Es muy probable que con la gran proliferación de esta especie, otro jabalí coma esos restos y, si están contaminados, la Trichinella siga con su ciclo de vida. El otro colectivo es el de familias que para evitarse los trámites y unos euros, siguen haciendo la matanza de forma clandestina y sin controles”, añade Fariñas. Un veterinario cobra entre 12 y 20 euros por analizar si un cerdo está infectado de triquina, a lo que habría que sumar entre tres y cuatro de tasas, según fuentes del Colegio de Veterinarios de Toledo.
La matanza del cerdo —domiciliaria o en matadero— es una práctica en declive en España, según las fuentes consultadas. Aunque no existen datos a nivel nacional, en Castilla-La Mancha —una de las autonomías donde esta costumbre está más arraigada— los cerdos matados a domicilio han caído un 42% entre la temporada 2011-12 y la 2016-17, al pasar de 2.921 a 1.678, según la Junta.
El Gobierno regional abrió un expediente a la familia causante del brote, aunque los inspectores no impusieron sanción. “Se les ha requisado toda la carne. Y han tenido un buen susto. Con estos temas es mejor seguir concienciando que imponer grandes sanciones”, concluye Manuel Tordera.

“NO VALE LA PENA CORRER EL RIESGO PARA AHORRARSE UNOS EUROS”

Luis Alberto García Alía.
Luis Alberto García Alía.
Luis Alberto García Alía (Madrid, 1955) es presidente del Colegio de Veterinarios de Toledo y vicepresidente del Consejo General de la profesión.
Pregunta. ¿Hay muchas matanzas clandestinas en España?
Respuesta. Las hay, pero lógicamente no sabemos cuántas. En algunas zonas persisten, aunque deben estar en descenso, como las matanzas reglamentarias.
P. ¿Qué lleva a la gente a asumir ese riesgo?
R. Ese es el problema, que se asume un grave riesgo de forma innecesaria. Aunque no valga la pena, hay gente que quiere ahorrarse los trámites o unos euros. En otros casos, persiste el rechazo a someterse a la normativa.
P. ¿Qué hace el veterinario?
R. Coge muestras de las partes del cerdo en las que sabemos que tiende a concentrarse la Trichinella. Músculos junto al diafragma o tras las mandíbulas, que siempre están moviéndose y, por tanto, están bien oxigenados. Estas muestras se introducen en una máquina llamada digestor, que mediante un proceso de centrifugación concentra las larvas en un líquido. Este se mira luego con el clásico triquinoscopio, que con 40 aumentos permite ver las larvas sin lugar a dudas.
P. ¿Y cuánto cuesta eso?
R. Los profesionales están cobrando de 12 a 20 euros.
P. ¿Por qué está en declive la matanza?
R. Son los nuevos tiempos. La matanza era muy importante en un mundo en el que aprovecharlo todo, ayudarse unos a otros... no era una opción, era una necesidad. Era lo que hoy llamaríamos una economía circular. Hoy lo haces por amor a la costumbre, porque la matanza te cuesta dinero.
P. ¿Por qué?
R. Se han perdido costumbres y la organización social es otra. En casi ninguna familia queda gente que sepa matar al cerdo, manejar las tripas, despiezar... Antes sí. Y si no te echaba una mano el vecino. Ahora hay que pagarlo. También han cambiado los gustos y la dieta. El tocino, los chorizos... antes era importante para el día a día de la familia, sin eso no se sobrevivía. Hoy se controla mucho más lo que se come y en el supermercado hay cortes más refinados a buen precio.
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia