siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Año y medio para que le quiten la hernia gigante que le causó un cirujano

Una mujer tiene el 70% de los órganos abdominales fuera del vientre. “No puedo trabajar. No tengo vida social. Nada”, dice

Antonia Grau, en su casa en Callosa de Segura (Alicante).

Antonia Grau, en su casa en Callosa de Segura (Alicante). PEPE OLIVARES
Los problemas médicos de Antonia Grau, de 55 años, vecina de Callosa de Segura (Alicante) comenzaron a principios de 2017, cuando se descubrió una extraña hinchazón en el vientre. Una ecografía reveló que tenía un tumor "del tamaño de una mandarina" en la cápsula suprarrenal derecha que generaba más cortisona de lo normal y por tanto fatiga, hipertensión y obesidad en la parte superior del cuerpo. Grau fue operada el 27 de octubre en el hospital de la Vega Baja, en Orihuela. Y al salir del quirófano empezó su calvario.
Los médicos le dijeron que la operación había salido bien, aparte de un pequeño percance —"la rotura de una venita, nos dijeron"— que obligó a alargar la operación siete horas y media. Además de la vena cava, uno de los principales vasos del abdomen, se había roto la malla que le habían colocado en la intervención y, como consecuencia, sufrió una "eventración gigante", según consta en su informe de alta actual, tras ingresar este abril por una afección cardiaca. Esto es, Grau tiene fuera del vientre, aunque dentro de la piel, el 75% de los órganos abdominales, en concreto el intestino delgado y el grueso, lo que se plasma en una gran protuberancia en el costado derecho que le impide llevar una vida normal.
"Imagínate a alguien a quien se le ha cortado la vida. No puedo hacer ningún esfuerzo, ni ejercicio. Paso las 24 horas del día con diferentes fajas. No puedo trabajar. No tengo vida social. No puedo viajar. Nada", afirma por teléfono desde una cama del citado hospital. Grau tiene dificultades para comer y, durante meses, vomitaba a diario. La eventración le ha causado, además, problemas de tensión y de espalda, y le ha hundido el ánimo.
El día en la que estaba acordada la entrevista para este artículo, Grau fue ingresada tras experimentar un dolor en el pecho y en el brazo.
La mujer critica los eufemismos y las largas que, mantiene, recibió del cirujano que la operó. "Primero me dijo que para volver a intervenirme tenía que esperar seis meses desde la operación, después me dijo un año... Y cuando gracias a unos amigos, otros médicos vieron mi expediente y me dijeron que no había razón para esperar y pedí el traslado de centro, tardó dos meses en enviar los papeles al hospital La Fe de Valencia", afirma.
Después de recabar la versión del hospital y este, la del cirujano, una portavoz de la consejería valenciana de Sanidad Universal señala: "Si se ha producido demora, no ha sido por negligencia o mal funcionamiento de los servicios sanitarios, sino por un interés en ofrecer el mejor tratamiento y evitar los riesgos".
La familia contactó con un cirujano experto en eventraciones graves. "Dijo que podía operarme. Pero que la intervención era demasiado grave. Tenía que hacerlo en la pública, en La Fe donde también trabaja".
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia