siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Trump alaba ahora a México por la inmigración: “¡Están deteniendo a todo el mundo!”

El presidente de Estados Unidos visita un punto de la frontera de California donde se ha renovado parte de la valla y lo presenta como su "muro"


Donald Trump visitó este vienes un trozo de la valla fronteriza con México renovado durante el mandato de Barack Obama para decir que su Gobierno está construyendo un nuevo muro en la frontera. Solo una semana después de amenazar con cerrar completamente la frontera con México(3.000 kilómetros) dijo que ya no hace falta porque México “está haciendo un gran trabajo” en la contención de inmigrantes en su frontera sur. “¡Están deteniendo a todo el mundo!”, dijo Trump, que dio las gracias al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dos agentes de la policía fronteriza se hacen fotos el pasado octubre en el trozo de valla que Trump visitó este viernes.

Dos agentes de la policía fronteriza se hacen fotos el pasado octubre en el trozo de valla que Trump visitó este viernes.  AP
La segunda visita de Donald Trump al sur de California en más de dos años de mandato le sirvió para hacerse una foto junto a la valla fronteriza en Calexico, en medio del desierto de California. Calexico es un pequeño pueblo al otro lado de la frontera de Mexicali, la capital de Baja California y verdadera metrópoli de la zona. En ese segmento de la frontera, como en todas las zonas urbanas, hay una valla desde hace décadas. El lugar que Trump visitó es una parte de la valla cuya renovación se aprobó en 2009. Cuando se terminó de construir, el pasado octubre, la secretaria de Interior, Kristjen Nielsen, dijo que era “un muro” y le puso una placa en la que dice que es el “primer segmento del muro de Trump”.
Trump aterrizó a mediodía en la base de la Patrulla Fronteriza en El Centro, California, a unos 20 kilómetros de la frontera de Calexico. Allí se reunió con el mando local de la policía de fronteras y con mandos del Departamento de Defensa que han ejecutado la renovación de la valla. Trump dijo que hay un “aumento colosal” de llegadas de inmigrantes y aseguró que va a hacer 400 millas (640 kilómetros) del muro que lleva prometiendo desde 2016 y que es uno de los mayores quebraderos de cabeza de su Administración.
Sentado junto a él, el general Todd Semonite, del cuerpo de ingenieros, dijo que ya se han renovado 130 kilómetros de valla. “Con el dinero que usted ha conseguido”, le dijo al presidente, se habrán construido 450 millas (725 kilómetros) en diciembre de 2020. Ese dinero son alrededor de 6.000 millones de dólares que Trump ha desviado de fondos de Defensa a través de una declaración de emergencia nacional, un tipo decreto para situaciones de extrema urgencia que no se usa de forma partidista. La declaración de emergencia fue revertida por el Congreso por acuerdo de demócratas y republicanos. Trump vetó la decisión del Congreso y trata de seguir adelante con esa apropiación de fondos.
Trump saluda a la policía de fronteras junto a la valla de Calexico.
Trump saluda a la policía de fronteras junto a la valla de Calexico.  AFP
Junto a los agentes fronterizos, Trump habló de forma inconexa sobre su visión de la frontera. “Estamos haciendo progresos en conseguir que la gente sepa que esto es una emergencia, algunos de nuestros oponentes lo están reconociendo”. Las cifras de llegadas de inmigrantes están en mínimos históricos comparado con la situación hace 15 o 20 años. Sin embargo, el sistema de inmigración está desbordado por el cambio de perfil de los inmigrantes. Antes eran hombres mexicanos solos a los que se detenía y deportaba inmediatamente. Ahora son familias con niños de Centroamérica que no huyen, sino que piden asilo, y el sistema no está preparado para dar un servicio básicamente asistencial.
Así se lo explicó a Trump un agente de El Centro. Un día cualquiera tienen que dedicar hasta 60 agentes a dar comidas, transportar demandantes de asilo y vigilarlos mientras los atienden en hospitales. “Esos son agentes que no pueden estar vigilando la frontera”, dijo el agente. “Estamos completamente desbordados”. Los agentes de la Patrulla Fronteriza llevan tiempo denunciando que el sistema de detención de inmigrantes está al límite.
El Gobierno de Trump lleva un año buscando la forma de mantener detenidas a esas familias. Sin embargo, el límite de tiempo que los niños pueden estar detenidos junto a los adultos es de 20 días, gracias a una decisión judicial conocida como el “acuerdo Flores”. Tiene origen en un caso de 1997 que afectaba a una niña inmigrante de El Salvador. Aquel caso es el que impuso los límites a la detención de menores. “La decisión Flores es un desastre para nuestro país”, dijo Trump este viernes. “Juez Flores, donde quiera que esté, eso es una desgracia”. Flores no era el juez, era la niña, Jenny Lisette Flores.
La jefa del puesto de la policía fronteriza en El Centro, Gloria Chavez, alabó la política de Trump respecto a la frontera y le regaló una sección de la valla recién renovada. Chavez dijo que “la mayor parte del muro es vieja e ineficiente”, y aseguró que los intentos de entrar en Estados Unidos habían bajado desde que se terminó la renovación de ese segmento de la valla. También se alineó con Trump en la idea de que los inmigrantes se están aprovechando de las leyes de asilo de EE UU. “En este sector hemos identificado 193 familias falsas”, dijo Chavez. “La gente agarra niños porque saben que les van a dar una fecha de juicio y les van a dejar sueltos”.
Trump no se reunió con ninguna autoridad local de Calexico ni del condado de Imperial. Sus únicos acompañantes políticos fueron asambleístas republicanos del Legislativo de California y congresistas californianos, entre ellos el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (Bakersfield). Las autoridades locales de la frontera, desde San Diego hasta Yuma, se han quejado públicamente del daño económico que les hace la imagen de caos y violencia que da el presidente y de las consecuencias de dificultad el paso normal por los puestos fronterizos.
Por la tarde, Trump se dirigió a Los Ángeles, donde tenía previsto participar en un evento de recaudación de fondos para su campaña electoral. La cena se celebraba en una mansión de Beverly Hills propiedad del ejecutivo farmacéutico Lee Samson. El cubierto costaba 15.000 dólares. Por 50.000 dólares, los asistentes podían hacerse una foto con el presidente. Y por 150.000, podían participar en una conversación con él. Después del evento, tenía previsto pasar la noche en Las Vegas, donde el sábado hablará en la reunión anual de la Coalición de Judíos Republicanos.
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Globedia