siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Un hijo caníbal

Un chico de 26 años mata a su madre, descuartiza el cadáver y lo guarda durante un mes en táper. Confiesa que se lo estaba comiendo con ayuda de su perro

Alberto Sánchez, el parricida confeso, en una fotografía cedida por un amigo

Alberto Sánchez, el parricida confeso, en una fotografía cedida por un amigo
El policía tuvo que bajar a la calle a coger un poco de aire. Era la primera vez en su carrera que contemplaba la obra de un caníbal.
Arriba, en la vivienda, la escena era repulsiva. Alberto Sánchez Gómez, un chico bajito, con cara de niño, de 26 años, había troceado el cadáver de su madre y lo había repartido en recipientes para guardar comida. Al ser descubierto, confesó estar comiéndoselo con la ayuda de su perro.
La primera persona que echó de menos a María Soledad Gómez, de 66 años, fue una íntima amiga. Llevaba sin verla un mes, algo que le parecía extraño. La mujer solía comprar a diario en Mercadona y después se tomaba una cervecita y una tapa en algún bar de los alrededores de su barrio, el de Ventas. ¿Dónde estaba ahora? ¿Se había marchado sin decir nada? Imposible. La amiga lo denunció a la policía, que envió el jueves dos coches a la calle de Francisco Navacerrada.
Allí, los agentes se encontraron a un muchacho que dudó cuando le preguntaron dónde estaba su madre. Cuando lo vieron perderse en explicaciones confusas, insistieron para que les dejase entrar. Al fin lo hizo. Entonces se encontraron con los pequeños recipientes esparcidos por la casa. Fue entonces cuando uno de los policías no pudo aguantar lo que estaba viendo. Bajó a la calle, descompuesto y lívido. A continuación, vomitó.
En el barrio era conocido que el parricida confeso maltrataba a su madre. La víctima lo había denunciado hasta en 12 ocasiones. Su hijo mayor, casado y enfocado en su propia vida, había intentado mediar en los problemas familiares, sin éxito. Cuando a Soledad le preguntaban por los moratones que lucía en el cuello y en los brazos, solía contestar que se había caído mientras paseaba al perro.
Los vecinos recuerdan que la familia se instaló en esta calle cercana a la plaza de Toros a mediados de los años noventa. El padre, ebanista, llevaba a los hijos a jugar al fútbol los fines de semana. Después comían en algún restaurante de la zona. Era la escena de una familia corriente, que comenzó su desintegración tras la muerte del padre, hace 15 años.
El presunto asesino estudió la primaria en un colegio cercano, el Calasancio, y la secundaria en Natividad de Nuestra Señora. Pasó una temporada en Atenas, la capital de Grecia, donde estuvo un tiempo sin dar señales de vida. De vuelta a casa comenzó sus estudios en la Escuela de Hostelería.
Era habitual que fuese contratado para banquetes en hoteles y restaurantes de nivel. Cerca de su casa también trabajó, concretamente en el bar El Paseíto, que lo contrató para la feria de san Isidro de 2017. Atendió a la clientela en camisa blanca y pajarita. Su madre iba a verlo detrás de la barra. “Lo cogieron durante dos meses por la feria de san Isidro. Era muy callado, muy discreto y algo lento para un negocio como este”, recuerda un cliente. También trabajó para una empresa de trabajo temporal (ETT) en empleos esporádicos en coctelerías.

TRES MUJERES DESCUARTIZADAS EN POCO TIEMPO

María Soledad Gómez Ruiz es la tercera mujer descuartizada en la Comunidad de Madrid en los últimos meses. El primer caso saltó a la luz cuando el llamado Rey del Cachopo,César Román, fue detenido en Zaragoza acusado de haber matado a su pareja y haber ocultado el cadáver en una maleta. Está en prisión acusado de un delito de asesinato.
El segundo caso reciente se conocía hace justo 15 días, cuando un camarero de Alcalá de Henares, Manuel Moreno, de 42 años, fue detenido. La policía le arrestó en su domicilio, en la calle del Camino de Santiago, tras efectuar un registro en la habitación que tenía alquilada y comprobar que el cuerpo de su novia, de 22 años, desaparecida hace un año, estaba troceado y congelado en un arcón. El supuesto descuartizador también ingresó en prisión.
Chechu, un amigo de Alberto, dice que últimamente lo había visto “como ido”. Le llamó la atención su comportamiento errático. Dice que pasaba tardes enteras en compañía de vagabundos en el parque de Eva Perón, fumando y bebiendo vino de tetrabrik. Y que le había visto con la cara llena de tizne y recogiendo colillas del suelo. La última vez se lo topó en la puerta del garaje. Temblaba y sostenía en la mano un cigarrillo. Le dijo al cruzárselo:
— Hasta luego, niño.
Alberto le contestó con un adiós seco que a Chechu le pareció la respuesta de un autómata.Un amigo de la misma pandilla, rapado al cero y que dice ser skinhead, explica que a él le parecía un tipo raro, que se sentaba con ellos en el banco y podía estar ahí sentado, sin hablar, durante horas.
Otros añaden otra visión de él: “Era un chico muy normal, callado”. Eso sí, detrás se escondía un claro caso de malos tratos. “Muchas veces bajaba la madre llena de moratones y nos decía que se había caído con el perro”. asegura Tito, el dueño de una tienda de fontanería situada en el edificio de enfrente. La madre nunca acusaba al hijo, según Tito.
“Muchas noches estaba a las dos de la madrugada sentado en un banco en una placita. Parecía fumado e incluso drogado. No se daba cuenta ni de que pasabas a su lado”, afirmó un vecino del número 52 de la calle. “Le quitaba algún objeto de valor a su madre y se lo gastaba en droga. Este verano pasado, dicen que estuvo tres días sin saber dónde estaba en el aeropuerto de Atenas, en un viaje que hizo a Grecia”.
Los amigos del parricida confeso se concentraron ayer en el portal de la casa. No salían de su asombro. Lo describen como un chico taciturno, que paseaba con el perro. Solía llevar unos cascos puestos que lo aislaban del mundo. Un amigo de Chechu se acercó al corrillo.
—Oye, tío, muy hardcore.
—Muy hardcore —, le respondió Chechu.
Alberto, al principio colaborador, se cerró en banda ante la policía y no quiso declarar una vez que le leyeron los derechos acusado de homicidio. “Los trozos son tan pequeños que va a ser casi imposible descubrir cómo la mató. Ha pasado mucho tiempo y el cuerpo está bastante deteriorado”, añaden fuentes de la investigación. El detenido pasó anoche al Registro Central de Detenidos, en Moratalaz, y está previsto que hoy por la mañana pase a disposición del juzgado de guardia. Fuentes policiales creen que el magistrado decretará su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza.
El cadáver de Soledad fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, en la Ciudad Universitaria, donde se le practicó la autopsia. Ayer a mediodía nadie había reclamado el cuerpo.
Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram
Se adhiere a los criterios de The Trust ProjectMás información >
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

pinterest

Globedia