siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

May pospone la votación del Brexit para evitar una derrota

La primera ministra anuncia su decisión en la Cámara de los Comunes y alerta a los diputados de que un nuevo referéndum dividiría aún más el país


Theresa May ha agachado la cabeza y ha decidido ganar tiempo y salvar, de momento, su futuro político. La primera ministra ha retirado del orden del día el acuerdo del Brexit alcanzado con la UE, cuya votación estaba prevista para este lunes, ante una más que segura derrota. “Si hubiéramos seguido adelante”, ha reconocido, “habría sido rechazado por un margen significativo”. May no ha ofrecido fecha alternativa. Se ha comprometido a hablar con los líderes europeos para renegociar el punto más conflictivo del pacto, el llamado backstop o salvaguarda irlandesa.




Partidarios de la salida de Reino Unido de la UE sin acuerdo, este domingo en Londres Chris J. Ratcliffe (Getty) Atlas
Había sido un rumor a gritos durante todo el fin de semana y este lunes por la mañana se confirmó. May convocó a sus ministros más leales a una conferencia telefónica y les comunicó que daba su brazo a torcer. El acuerdo del Brexit negociado con la UE debía ser votado este lunes en la Cámara de los Comunes y los últimos cálculos apuntaban a una derrota estrepitosa del Gobierno. El laborismo iba a votar en contra, también los unionistas norirlandeses del DUP que sostienen la mayoría parlamentaria de May, los nacionalistas escoceses, los liberales demócratas y lo que era más humillante, hasta 80 diputados conservadores entre euroescépticos, proeuropeos o simplemente escépticos.
May ha acudido a las 16:30 (hora peninsular española) ante el Parlamento y ha anunciado que el Gobierno retiraba su moción. Sin fecha alternativa. La primera ministra admitía que el principal escollo del acuerdo del Brexit, el llamado backstop, seguía sin convencer a la mayoría de los diputados. Muchos recelan de la idea de que Reino Unido se mantenga de modo indefinido en la unión aduanera cuando concluya el periodo de transición, el 31 de diciembre de 2020. May se ha comprometido a hablar en los próximos días con los líderes europeos, antes de la cumbre prevista el próximo jueves en Bruselas, para obtener de ellos más “confirmaciones” de su voluntad de poner fin cuanto antes a esa situación provisional y cerrar un nuevo acuerdo de relación futura con Reino Unido.

La UE se había mantenido firme durante toda la mañana en su rechazo a renegociar el acuerdo, pero ha comenzado a flaquear tras ver cómo Theresa May retrasaba sine die la votación en Westminster. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha anunciado la convocatoria de una cumbre de los 27 para este jueves, en paralelo al Consejo Europeo [a 28, con Reino Unido] previsto para el jueves y viernes. “No renegociaremos el acuerdo, ni siquiera la salvaguarda (para Irlanda), pero estamos listos para discutir cómo facilitar al Reino Unido su ratificación”, ha tuiteado el presidente del Consejo. La tesis oficial en Bruselas sigue siendo que los términos están cerrados, pero los países potencialmente más afectados por un Brexit brutal se muestran dispuestos a escuchar, al menos, las demandas de Reino Unido.



I have decided to call on (Art. 50) on Thursday. We will not renegotiate the deal, including the backstop, but we are ready to discuss how to facilitate UK ratification. As time is running out, we will also discuss our preparedness for a no-deal scenario.

8.237 personas están hablando de esto

No todo ha sido humildad en la comparecencia de May, quien ha aguantado con dureza la hostilidad de una Cámara prácticamente decidida a ver rodar su cabeza. “Estos días he escuchado atentamente lo que se expresaba en esta Cámara y por distintos miembros”, ha comenzado su discurso para ser interrumpida a continuación por las carcajadas de muchos diputados. Tenía su respuesta preparada. “Si somos capaces de dar un paso atrás, esta Cámara se enfrenta a una cuestión fundamental: ¿Queremos dar a la ciudadanía británica el Brexit que votaron?”



-“¡Nooo!”, gritaban en medio de sus risotadas muchos parlamentarios, sobre todo los nacionalistas escoceses. “Creo que la respuesta es que sí”, ha continuado May. “Y entonces debemos preguntarnos si estamos preparados para comprometernos. Porque no habrá un Brexit que dure y tenga éxito si ambas partes de este debate no ofrecen algún compromiso”.
El Partido Laborista, al que muchos en sus propias filas animan a presentar ya una moción de censura, no parecía dispuesto a ofrecer ese compromiso. “Si nos trae de Bruselas este mismo acuerdo chapucero, ya sea la semana que viene o en enero, seguirá teniendo los mismos errores fundamentales y recibirá de esta Cámara objeciones igual de profundas que las que tiene ahora, que van mucho más allá del asunto de Irlanda del Norte”, le ha dicho el líder de la oposición, Jeremy Corbyn. “Su acuerdo es malo para la economía, malo para Reino Unido y malo para la democracia. Y si no es capaz de traer algo mejor, debería hacerse a un lado”, ha rematado, en una primera pista de la estrategia laborista: esperar a que los conservadores se cuezan en su propia salsa antes de intentar derribar a May.

Segundo referéndum

La primera ministra se ha mantenido firme durante todo el debate en contra de la idea de un segundo referéndum, a pesar de las muchas voces dentro y fuera de sus propias filas que se lo reclamaban. “Si lo que ustedes desean es un segundo referéndum que dé la vuelta al resultado del primero, sean honestos y asuman que de ese modo se corre el riesgo de dividir de nuevo al país, cuando como Parlamento deberíamos estar esforzándonos en volver a unirlo”, ha dicho.
May ha aguantado estoicamente más de tres horas de interrogatorio parlamentario, con un argumentario agotado por reiterativo y cumpliendo las funciones de muro de contención ante las dos preguntas que más se repitieron en la Cámara: cuándo se celebraría la votación que el Gobierno acababa de retrasar y qué tipo de compromisos había logrado May de sus colegas europeos de que el acuerdo podía ser cambiado. A la primera, un portavoz de Downing Street ha condicionado la fecha a la respuesta que recibieran de la UE. Ante la segunda, May ha optado por el silencio. El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha reclamado cortés pero duramente a May que permitiera al Parlamento votar si se retrasaba o no la votación del acuerdo del Brexit. Reglamentariamente, no era obligatorio, pero Bercow ha apelado a las horas y el tiempo dedicado por los diputados en los últimos días a un debate que ahora se iba a ver cortado de raíz. El Gobierno ha decidido no jugársela y cortar a las bravas con todo el proceso parlamentario. Ya había sufrido tres  derrotas en las votaciones de la semana pasada y no estaba dispuesto a arriesgarse a una cuarta. 
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Globedia