siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Un juez contra el ‘circo’ del ‘caso Nadia’

Las preguntas del abogado de Blanco han servido para reforzar la acusación

Margarida Garau, madre de la menor Nadia, con su abogado hoy jueves.rn rn

Margarida Garau, madre de la menor Nadia, con su abogado hoy jueves. EUROPA PRESS
– Los abogados de los padres de Nadia Nerea llegaron a la Audiencia de Lleida con ganas de hacer ruido. Fernando Blanco, acusado de estafar 1,1 millones a costa de la enfermedad de su hija, había calentado motores los días previos enviando, desde prisión, una carta a El programa de Ana Rosa, en la que lamentaba estar “secuestrado” sin poder ver a la menor. Fue el preludio de la inédita petición que, el primer día de juicio, lanzó su abogado, David Peña: quería que su cliente durmiese “en un hotel” custodiado por policías mientras durase la vista. Esa maniobra inicial fue frenada en seco por el presidente del tribunal, Francesc Segura, que se ha convertido en un dique frente al circo jurídico en el que, a ratos, se ha pretendido convertir el juicio por el caso Nadia.
Segura rechazó una a una todas las peticiones de las defensas, incluida la del abogado de Margarita Garau, la madre de Nadia, que solicitó la nulidad del proceso. “¿Pide la nulidad de todo? Es poco común”, ironizó el magistrado ante el letrado Alberto Martín. Se da el caso de que Martín fue abogado de Blanco hasta que renunció a defenderle por presunta incompatibilidad. El hombre pasó después a ser representado por otros dos letrados hasta que finalmente se decidió por Peña, un abogado de vocación mediática que también defiende, entre otros, a Albert Cavallé, el conocido como estafador del amor. Aquellos cambios sirvieron para aplazar el juicio, que inicialmente debía celebrarse en mayo. Lo curioso es que precisamente Martín ha alegado que se han producido “dilaciones indebidas” porque es “una causa con preso que lleva casi un año sin practicar ninguna diligencia”.
Con Peña ya al frente de la estrategia, se solicitó la recusación de los magistrados de la Audiencia de Lleida que han juzgado el caso. Sin éxito, porque el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) reprochó al abogado su “interés fraudulento”. Otra peculiar petición suya excarcelar a Blanco para que fuera entrevistado por un medio de comunicación- también fue rechazada. Peña ha intentado llevar a cabo una estrategia agresiva -“he dado ejemplo de cómo se puede defender a un cliente en dos meses”-, pero se ha ido apagando con las sucesivas advertencias del presidente del tribunal.
El magistrado enseñó los dientes a los abogados desde el primer día. A Martín le advirtió por utilizar el teléfono móvil. El letrado dijo que estaba “consultando legislación”, y Segura recurrió de nuevo a la sorna: “Si quiere la ley de enjuiciamiento criminal, se la podemos facilitar”. Peña, por su parte, se enredó con cuestiones jurídicas que no supo explicar. “No es costumbre interrumpir. Pero no le seguimos, no entendemos lo que pretende. Llevamos más de diez minutos y no sabemos lo que nos pide”, replicó Segura.
Las preguntas de Peña han servido, en ocasiones, para reforzar los argumentos de la fiscalía. Como cuando preguntó a un sargento de los Mossos sobre los supuestos viajes a Houston para operar a la niña y este reveló uno de los desmentidos más rotundos del juicio: “Nos dijo que habían ido al Houston Children Hospital y no hay ningún hospital con esa denominación”. Segura tuvo que intervenir para recordarle que le estaba haciendo un flaco favor a su cliente. “Algunas cosas que dice parecen más propias de la acusación”, le dijo el magistrado, que le ha interrumpido varias veces por plantear cuestiones “absolutamente irrelevantes”.
El fiscal no se ha quedado exento del control de Segura. A Blanco, que incurrió en múltiples contradicciones, le preguntó el fiscal por una fiesta en su casa de Fígols en las que había “ataúdes y disfraces”. “Es que no tiene nada que ver. Los hechos son por una estafa”, le recordó el juez. Al día siguiente, cuando los forenses explicaron que la vida de Nadia no corría peligro y que no se la podía someter a los tratamientos fabulados por Blanco, Peña gritó desde su asiento: “¡Protesto!” El juez le tuvo que recordar que no estaba en una película americana. “¿Me puede decir en qué parte del procesamiento criminal está previsto protestar. Esa expresión es propia del derecho anglosajón”.
El abogado de Blanco ha preguntado de forma reiterada sobre el papel de los periodistas en la revisión de informes médicos de la niña, sobre un extraño gen que nadie sabe identificar o sobre el supuesto negocio de vinos de Blanco. Segura a ratos perdió la paciencia, aunque mantuvo la ironía: “Queda acreditado que hubo una cata de vinos, que pusieron cacahuetes, como ha dicho gráficamente el testigo. La sala queda ilustrada”. “Señor presidente, no se me enfade , por favor,”, le llegó a rogar Peña.
Pero sí hubo enfado y estalló ayer. Segura insistió en que estaba haciendo preguntas reiterativas, y el rifirrafe -el abogado no dejaba de interrumpir- le llevó a suspender cinco minutos la vista. “Nos tranquilizamos todos y volvemos”.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia