siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Fin de semana invernal con hasta 19 grados menos y nieve a 700 metros

Primeros avisos por nevadas de la temporada en Cantabria, León, Lleida y Asturias, donde se esperan acumulaciones de entre cinco y 10 centímetros el sábado

Teruel, nevado el 6 de febrero de 2018.rn

Teruel, nevado el 6 de febrero de 2018.  EFE
Cambio drástico del tiempo en la Península y Baleares a partir del viernes. La masa de aire cálido que dejó esta semana temperaturas casi veraniegas va a ser sustituida de golpe por otra ártica, lo que provocará un "generalizado, notable e incluso extraordinario descenso de las temperaturas", tal y como avanzó el lunes la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El termómetro se va a dar la vuelta como un calcetín, hasta el punto de que en muchas zonas la mínima del viernes será la máxima del domingo. Se tratará de un "episodio casi invernal", en el que las temperaturas caerán hasta 19 grados en puntos como Soria y en el que habrá precipitaciones que serán de nieve, con una cota que baja en picado a los 700 metros. Los vientos del norte harán que la sensación de frío sea aún mayor, advierte la Aemet en una nota informativa.  
Uno de los portavoces del organismo, Rubén del Campo, explica que se pasará de unas temperaturas de entre cinco y 10 grados por encima de lo normal en muchas zonas del interior a entre cinco y 10 por debajo, incluso entre 10 y 15 en puntos del sureste peninsular, unos valores más propios de comienzos de invierno que de octubre.
En amplias zonas del país el bajón será "notable", —de seis a 10 grados menos en un día—, aunque se llegará a "extraordinario" más de 10 grados menos, en las máximas en el norte de Castilla y León, Navarra y Aragón y en las mínimas solo en puntos de Castilla y León. Así, de jueves a domingo las temperaturas bajarán 19 grados en Soria, 15 grados en Burgos; 14 en León, 13 en Pamplona, Zamora, Madrid, Córdoba y Lugo, 10 en Oviedo y Bilbao, nueve en Valencia...
CiudadT. máxima juevesT. máxima domingo
Soria26º
Burgos22º
León22º
Pamplona22º
Oviedo19º
Zamora23º10º
Madrid22º
Córdoba27º14º
Valencia25º16º
Lugo22º
Bilbao21º11º
El desplome será en dos fases: "Comenzará este viernes en buena parte de la Península, pero especialmente en el sur, donde pueden bajar entre seis y ocho grados, mientras que el sábado caerán las mínimas en todo el país y las máximas también, salvo en el tercio sur, donde ya lo habían hecho previamente". 
Además, habrá "vientos muy fríos y racheados" del noroeste, cierzo en el valle del Ebro y tramontana en Cataluña y Baleares. No serán muy fuertes, pero sí lo suficientemente intensos como para aumentar la sensación de frío, que será "plenamente inviernal" en dichas zonas, advierte Del Campo, que agrega que Canarias quedará "un poco al margen" del frío. 
Junto a esta bajada de las temperaturas, llegará la lluvia. El viernes por la tarde y el sábado "un frente muy activo" recorrerá la Península y Baleares de noroeste a sureste, donde dejará lluvias y chubascos casi generalizados, poco probables en el extremo sureste y localmente fuertes o persistentes en el área cantábrica, zonas montañosas del resto de la Península y, posteriormente, en puntos del área mediterránea, sobre todo Cataluña y Baleares. Este frente también afectará a Canarias y contribuirá a mantener las lluvias que ya se registran en el archipiélago desde el miércoles y sobre todo, este jueves. Esta madrugada, se contabilizaron 1.328 rayos en el archipiélago.
Las lluvias, sumadas a las bajas temperaturas, darán lugar a las primeras nevadas de importancia en el norte peninsular, donde se espera que la tarde del sábado se acumulen más de cinco centímetros, que pueden ser más de 10 en zonas altas de la cordillera Cantábrica. También nevará, aunque en menor medida, en los sistemas Ibérico y Central. La cota, se preveía el lunes en 1.200 metros, bajará todavía más, entre 700 y 900 metros en el norte, entre 1.000 y 1.200 en el centro y por encima de 1.200 y 1.400 en el resto del país. Puede nevar, por tanto, en muchas capitales —Ávila (1.131), Soria (1.063), Segovia (1.005), Cuenca (946), Teruel (915) Burgos (859), León (838), Salamanca (800), Palencia (749) y Valladolid (698)—. 
En todo caso, las nieves no van a ser tan generalizadas como las lluvias y su probabilidad disminuye el domingo, ya que "aunque hay frío, el frente ya ha pasado y falta precipitación". La Aemet ha activado para el sábado los primeros avisos por nevadas de la temporada en Cantabria, León, Lleida y Asturias. Son amarillos, el primer nivel de una escala de tres, lo que implica que no hay riesgo para la población en general, pero sí para alguna actividad concreta como conducir. 
También se producirán las primeras heladas generalizadas. "Su extensión será destacable" para ser octubre, ya que abarcarán toda la meseta Norte y zonas del sistema Ibérico y de su entorno como Cuenta, Guadalajara y Teruel. De domingo a lunes, muchas capitales amanecerán bajo cero, como Soria, donde se espera una mínima de -2, y León y Burgos, -1. Madrid se quedará en uno o dos grados, mientras que en Córdoba serán tres. "La mayor parte de parte del país se despertará a menos de cinco grados", resume Del Campo.
A lo largo de la semana que viene se espera un ascenso gradual de las temperaturas, pero el frío intenso puede durar hasta el miércoles. Tras él, entrarán sucesivas borrascas atlánticas "con aire más templado pero más húmedo", lo que dará lugar a "una situación de lluvias generalizadas de oeste a este en toda la Península y Baleares, más generosas, intensas y persistentes en la vertiente atlántica", avanza Del Campo. 

HARÁ MUCHO FRÍO, PERO NO SERÁ UNA OLA DE FRÍO

El portavoz de la Aemet aclara que, aunque las temperaturas bajarán notablemente y hará bastante frío para ser octubre, "técnicamente no se trata de una ola de frío". Una masa de aire ártico de más allá del Círculo Polar como la actual "podría provocar en invierno una ola de frío, pero no ahora", añade. 
Como ocurre con las olas de calor, hace falta que haga mucho frío por debajo de los valores habituales en buena parte del país y durante varios días."Deberían darse temperaturas mínimas muy bajas, del rango de los valores más fríos medidos en enero y febrero, y eso no va a ocurrir", aclara la Aemet.
Se considera ola de frío, recuerda la agencia, a un episodio de al menos tres días consecutivos en que, como mínimo, el 10% de las estaciones registran mínimas por debajo del percentil del 5% de su serie de enero y febrero. La última ola de frío se produjo entre el 4 y el 6 de diciembre pasado, afectó a 13 provincias y dejó una mínima de -5.3.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia