siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

El Ejército del Aire crea un centro de vigilancia de la amenaza espacial

La nueva unidad militar alertará de los riesgos derivados de la basura espacial, los meteoritos o las tormentas solares

España no tendrá una Fuerza Espacial, como la que el pasado jueves anunció el Pentágono, pero sí una unidad dedicada a vigilar las amenazas a la seguridad nacional que proceden del espacio. El Ejército del Aire ha puesto ya en marcha el embrión del futuro Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE), que funcionará el año próximo y ejercerá el control operativo del primer radar español de vigilancia del espacio (S3TSR) en Morón de la Frontera (Sevilla).[TEX-ENTRA]

Radar de vigilancia espacial en la base de Morón de la Frontera (Sevilla).

Radar de vigilancia espacial en la base de Morón de la Frontera (Sevilla).  EL PAÍS

China destruyó en 2007 un satélite propio alegando que estaba fuera de control. Hasta entonces nunca se había disparado contra una nave en el espacio. China demostró que podía hacerlo.
Este fue uno de los ejemplos que puso el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, para justificar la creación de una quinta rama de las Fuerzas Armadas estadounidenses (además de Tierra, Aire, Armada, Marines y Guardia Costera) en 2020, si obtiene luz verde del Congreso.
El otro caso que alegó Pence para invertir 8.000 millones de dólares en la puesta en marcha de la futura Fuerza Espacial fue el supuesto desarrollo por parte de Rusia de sistemas láser para neutralizar infraestructuras espaciales. Se trata, concluyó, de asegurar para Estados Unidos el “dominio del espacio”, convertido en nuevo campo de batalla.
El Ejército del Aire crea un centro de vigilancia de la amenaza espacial
A una escala muy diferente, también España empieza a dar los primeros pasos para garantizar la seguridad del espacio exterior. El Consejo de Seguridad Nacional del pasado 16 de julio, el primero con el presidente Pedro Sánchez, acordó “la elaboración de una Estrategia de Seguridad Aeroespacial [...] para hacer frente a las amenazas de diversa índole a las que están sometidos el espacio aéreo y ultraterrestre”. A medio plazo, se creará un Consejo de Seguridad Aeroespacial similar a los que ya existen en materia de Ciberseguridad o Seguridad Marítima.
En sociedades desarrolladas, como la española, es cada vez mayor la dependencia del espacio para tareas cotidianas como la telecomunicación, la previsión meteorológica o la geolocalización; lo mismo sucede con las operaciones militares, que requieren satélites de observación y comunicaciones. La defensa de un país se proyecta así al espacio exterior.

VER OBJETOS DE 43 CENTÍMETROS A 1.000 KILÓMETROS

M. G.
El gran activo del futuro centro de vigilancia espacial del Ejército del Aire será el nuevo radar S3TSR ubicado en la base de Morón de la Frontera (Sevilla). En su primera fase, que debe estar operativa en noviembre de 2019, tendrá capacidad de observar objetos de dos metros a 1.000 kilómetros de distancia (hasta 10 centímetros a distancia menor); y en la intermedia, en 2021, objetos de 43 centímetros a 1.000 kilómetros (hasta 7 centímetros a distancia menor). Se trata de un radar modular y escalable, primero en Europa de estas características, cuyas capacidades pueden ser mejoradas progresivamente.
Además, el futuro COVE tendrá el control operativo del radar situado en la estación radionaval de Santorcaz (Madrid), utilizado para el seguimiento y detección de objetos en órbitas bajas (200 a 2.000 kilómetros). También integrará los datos procedentes de los telescopios de Puertollano (Ciudad Real), Montsec (Lleida) el Teide (Tenerife) y San Fernando (Cádiz).
Una de sus misiones será elaborar un catálogo actualizado de objetos en órbita. España tiene un acuerdo bilateral con Estados Unidos y acceso al inventario NORAD de la NASA pero las fuentes consultadas reconocen que no es “ni muy preciso ni muy completo”. Con los medios actuales ya se han identificado objetos que no figuran en ese listado, quizá satélites espía cuya existencia no quiere revelar Washington.
Al contrario de lo que sugirió Pence, el general Juan Pablo Sánchez de Lara, jefe de la División de Planes del Estado Mayor del Aire, admite que un ataque deliberado contra sistemas espaciales “no se considera a corto plazo”. Tampoco, agrega sonriendo, le preocupan los OVNI.
La amenaza más real es la basura espacial, una nube de más de 8.100 toneladas de metal orbitando alrededor de la Tierra. Según la Agencia Espacial Europea, hay más de 29.000 objetos de más de 10 centímetros (21.000 catalogados y monitorizados), 750 de entre 1 y 10 centímetros y 166 millones entre un milímetro y un centímetro. El alarde de poder destructivo que hizo China en 2007 dejó un reguero de miles de fragmentos flotando en el espacio. Lo mismo sucedió cuando, dos años después, chocaron por primera vez un satélite estadounidense y otro ruso. Estos diminutos pedazos de metal, a velocidades de hasta 48.000 kilómetros por hora, se convierten en proyectiles cuyo impacto puede tener consecuencias devastadoras.
La misión del Ejército del Aire, en palabras del general Sánchez de Lara, será “proporcionar información ante cualquier evento que pueda afectar a la operación segura de los medios de que dispone España en el espacio para permitir una reacción”.
La única reacción posible actualmente es desviar la trayectoria del satélite para evitar una colisión con la basura espacial, algo que la NASA hizo en 21 ocasiones el año pasado. En el caso español, la decisión quedará en manos del operador del satélite, ya que esta maniobra implica un gasto de combustible y un acortamiento de su vida útil.
Parte de esta basura espacial, la que está en órbita más baja, se desintegra al entrar en la atmósfera, pero no sucede lo mismo con objetos más grandes, como el laboratorio chino Tiangong 1, que se precipitó el pasado 2 de abril en el Pacífico sur, tras semanas de tener en vilo a centros de seguimiento espacial de todo el mundo, que no pudieron predecir su lugar de caída.
Además de las creadas por el hombre, en el espacio hay otras amenazas, como asteroides y meteoritos (una lluvia de estos últimos causó casi 1.500 heridos en la ciudad rusa de Chelyabinsk en 2013); o las tormentas solares, capaces de dejar sin electricidad a una gran ciudad durante nueve horas, como sucedió en Quebec (Canadá) en 1989.
El objetivo de la nueva unidad, insisten quienes la han diseñado, es adquirir la capacidad de conocer un espacio cada vez más “congestionado, disputado y competitivo” y predecir los riesgos que puedan afectar a los activos espaciales españoles, tanto civiles como militares, de manera que se puedan evitar o minimizar” sus efectos.
El embrión del centro de vigilancia aeroespacial cuenta solo con media decena de militares, pero la plantilla se doblará el año próximo y crecerá a medida que lo requieran las necesidades. Estará ubicado en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) y dependerá orgánicamente de la Jefatura de Sistemas de Mando y Control del Ejército del Aire.
Torrejón alberga, desde julio de 2016, el Centro Español de Operaciones de Seguimiento y Vigilancia del Espacio (S3TOC), liderado por el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial), de carácter civil, adscrito al Ministerio de Ciencia que dirige el exastronauta Pedro Duque e integrado en la red de la UE, junto a Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.
El Ejército del Aire prevé llegar a acuerdos de cooperación con este centro, al que ahora presta apoyo, para aprovechar sinergias y evitar duplicidades.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia