siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Francia se blinda con grandes medidas de seguridad

El país prepara multitudinarias celebraciones mientras despliega a miles de agentes

Un helicóptero vuela cerca de la Torre Eiffel, un día antes de la final.

Un helicóptero vuela cerca de la Torre Eiffel, un día antes de la final.  REUTERS
Veinte años ha tardado Francia en poder volver a soñar con ganar un Mundial de Fútbol. No sorprende por tanto que el país no haya dudado en tirar la casa por la ventana para celebrar la ocasión, organizando multitudinarias fiestas para ver la final rusa en pantallas gigantes por todo un país inundado de banderas con los colores nacionales, rojo, azul y blanco. Pero lo que se espera sea una final de ensueño es una pesadilla para los responsables de seguridad en un país donde la amenaza terrorista sigue estando muy presente.
Solo la "fan zone" de París, en los Campos de Marte a los pies de la Torre Eiffel, acogerá hasta 100.000 entusiastas seguidores. Es la fiesta más grande del país, pero hay organizados más de 200 eventos en todo el Hexágono, con una participación de miles y hasta decenas de miles de personas en muchos de ellos.
La inquietud por la seguridad crece por la confluencia de celebraciones este fin de semana: los Bleus esperan conquistar la gloria futbolística el día después de la celebración de su fiesta nacional del 14 de julio, otro evento altamente securizado, sobre todo después del atentado en Niza en 2016, que dejó 86 muertos y más de 450 heridos. Y encima está en marcha el Tour de Francia. En total, a lo largo del fin de semana estarán desplegados en todo el territorio 110.000 policías y gendarmes, además de 44.000 bomberos. En París habrá 12.000 agentes, un tercio de ellos en torno a los Campos Elíseos, popular área de celebración de logros nacionales. "Quiero asegurar a nuestros compatriotas que haremos todo lo posible para permitir vivir estos momentos de fiesta, de unidad nacional, en completa serenidad pese al contexto de una amenaza terrorista de alto nivel", dijo el ministro del Interior, Gérard Collomb, al anunciar el dispositivo de seguridad el viernes.
El riesgo de un atentado no es lo único que quita el sueño a las fuerzas de seguridad. También preocupa un eventual "desbordamiento de la alegría popular". Si Francia gana, decenas de miles de personas más saldrán a las calles a festejar. Y, sobre todo en algunas banlieues, las barriadas populares en torno a ciudades como París, los festejos no siempre son pacíficos.
Lo que sí es seguro es que, de ganar, Francia volverá a entonar lo que se convirtió en el himno nacional de su victoria hace 20 años y tres días, el 12 de julio de 1998: el hit de Gloria Gaynor "I will survive". La estadounidense, convertida en "madrina de los Bleus" desde entonces, no ha querido dejar la ocasión y también ha mandado sus felicitaciones a través de Twitter a la nueva hornada de futbolistas franceses que aspiran a repetir la victoria.

¿Una oportunidad política?

Una victoria francesa impulsaría, sin duda alguna, la "marca Francia" que tanto promociona su presidente, Emmanuel Macron, en el exterior. Aunque sea solo por el repunte de la confianza, también es "bueno para el crecimiento económico", según el ministro de Economía, Bruno Le Maire. Sin embargo, este efecto positivo no beneficiará, necesariamente, al propio mandatario a largo plazo, que de nuevo está en caída libre en las encuestas de opinión. Según el director adjunto del instituto demoscópico Ifop, Frédéric Dabi, puede que sí tenga efectos en materia de "proximidad" con los franceses de Macron, calificado por la izquierda como "presidente de los ricos" por su política económica, puesto que "el fútbol reúne a todas las clases sociales", dijo a Le Figaro. Pero los efectos de una victoria de los Bleus serán efímeros, pronosticó. "Puede que se beneficie de una bocanada de oxígeno y de algunos puntos en los sondeos, pero eso no va a cambiar las cosas estructuralmente".
Pese a todo, la final le ha proporcionado a Macron una oportunidad diplomática jugosa: el presidente francés aprovechará su estancia en Rusia para ver el partido para entrevistarse este mismo domingo con su par ruso, Vladímir Putin, en Moscú, un día antes de la cita de este con el estadounidense Donald Trump.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia