siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Sánchez propone votar un nuevo Estatuto para resolver la crisis en Cataluña

ERC y PDeCAT amenazan con retirar su apoyo al Gobierno si no avanza la autodeterminación



Pedro Sánchez, durante su comparecencia en el Congreso. ÁLVARO GARCÍA / EPV
La solución para salir de la crisis de Cataluña es votar. Así lo ha expresado el presidente del Gobierno este martes en el Congreso de los Diputados, donde ha explicado las líneas maestras de su proyecto. Esa votación será para refrendar un nuevo Estatuto de autonomía acordado por todas las fuerzas políticas, pero no para decidir la autodeterminación de Cataluña. En un pleno marcado por la dura intervención del PP y Ciudadanos, los partidos soberanistas han amenazado con retirar su apoyo al Gobierno si no se producen avances en la autodeterminación. Tanto PP como Ciudadanos han reprochado a Pedro Sánchez que para mantenerse en la Moncloa haga concesiones a los independentistas, como el acercamiento de presos de ETA y de políticos catalanes a sus respectivas comunidades.
Casi tres horas de debate ha empleado Sánchez en exponer a la Cámara su proyecto de Gobierno y replicar a las incisivas críticas y reproches de Ciudadanos y el PP y las advertencias de los soberanistas. Sánchez ha asegurado que reconducir “la grave crisis de Cataluña” es el objetivo prioritario de su Gobierno y que la vía es “avanzar en la vigencia del marco estatutario” y el diálogo iniciado. “No será fácil. Va a exigir determinación, templanza, sentido de Estado y generosidad por las partes”, ha prevenido. Ha admitido que “la crisis tiene que resolverse con una votación”, pero los términos de la votación son distintos a los que le exigen ERC y PDCAT.
Mientras que estos partidos le plantean un referéndum sobre la independencia de Cataluña, Sánchez defiende que los partidos acuerden un nuevo Estatuto, puesto que el actual no fue refrendado por los catalanes. Es decir, “una votación que una, no una votación que separe”. El presidente ha insistido en “avanzar en el marco estatutario” y ha instado a aprovechar la vía de diálogo abierta. “No abordemos el problema en base a lo que estamos dispuestos a renunciar, sino a lo que estamos dispuestos a acordar”, ha demandado.
Pero tanto ERC como el PDeCAT han recordado a Sánchez que es presidente del Gobierno gracias a los votos de sus formaciones y han considerado que ese apoyo solo continuará si se producen avances hacia la autodeterminación. El portavoz de ERC, Joan Tardà, ha advertido a Sánchez de los peligros que entrañaría que el Gobierno no aceptara celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Según ha defendido en su intervención, y sobre la base de las consecuencias que tuvo la negativa del Gobierno en 2014 a aceptar la consulta, se ha preguntado si de nuevo los independentistas que gobiernan en Generalitat de Cataluña deberán ir “a la desobediencia” en el Parlament, como ocurrió en la declaración de independencia del 27 de septiembre de 2017 y la celebración de la consulta el 1 de octubre.
“Si niegan el referéndum, no solo no nos encontraremos sino que no habrá solución al conflicto”, ha advertido Tardà. El portavoz republicano ha recordado la tradición de acuerdos de su partido con los socialistas y ha insistido en las condiciones sobre las que se sustenta el apoyo de su formación al Gobierno: “Solo lo tendrán si es para avanzar, no para tomarnos el pelo”.
Por su parte, el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, ha saludado la reapertura del diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, pero también ha advertido de que “sin sentido histórico de lo que ha sucedido y puede suceder no puede ser superado en el enfrentamiento”. Campuzano ha pedido coraje a Sánchez para afrontar el problema y avanzar en el autogobierno en Cataluña y le ha recordado los límites del apoyo de su formación: “Solo va a estar en la medida en que ese diálogo bilateral dé resultados tangibles y no se quede en buenas palabras”.
Tardà y Campuzano han visto en la reciente sentencia de la Justicia alemana sobre el expresidente catalán Carles Puigdemont, al que solo inculpan por malversación, una oportunidad para la liberación de los políticos catalanes presos por las causas abiertas en el procés.

Rivera pide elecciones

Tanto el PP como Ciudadanos se han situado en posiciones distantes de Sánchez y los soberanistas. En el asunto territorial y todos los temas. Ambos partidos han centrado sus críticas en la debilidad parlamentaria sobre la que se sustenta el Gobierno y en las supuestas concesiones que Sánchez hace a los partidos que apoyaron la moción de censura para mantenerse en la Moncloa.
El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, ha reprochado a Sánchez en un tono encendido los pactos alcanzados “con populistas, independentistas y herederos de ETA” y ha criticado, en el caso de Cataluña, que esté satisfaciendo esos apoyos “levantado el control financiero” o “recuperando artículos del Estatuto que fueron declarados inconstitucionales”. Hernando ha recriminado a Sánchez su reunión con el presidente catalán Quim Torra “con sonrisas y palmaditas”, mientras que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, lo ha hecho por “recibir a Torra y no a las víctimas” del terrorismo.
Rivera, que ha pedido elecciones, ha compartido con Hernando su rechazo por el acercamiento de los presos de ETA y de los políticos encausados en el procés. El presidente del Gobierno, como antes la portavoz socialista Adriana Lastra, ha recordado al PP y ha informado a Ciudadanos del comportamiento del PSOE sobre las políticas penitenciarias de José María Aznar y Mariano Rajoy. Sánchez recalcó la absoluta lealtad del PSOE en la oposición y su portavoz parlamentaria recordó que Aznar acercó presos de ETA a las cárceles vascas “después del asesinato de Miguel Ángel Blanco y cuando José Antonio Ortega Lara estaba secuestrado”. Respecto al acercamiento, Sánchez ha sido claro: “Lo vamos a hacer conforme a la ley y con toda la empatía a las víctimas y a sus familiares”.
Este no ha sido tema de controversia con Unidos Podemos. La formación liderada por Pablo Iglesias ha aprovechado para marcar su perfil de izquierdas frente al PSOE. Lo ha hecho en varios asuntos, pero sobre todo en conocer a los beneficiarios de la amnistía fiscal, algo que también ha exigido Rivera. Unidos Podemos ha reiterado su demanda al PSOE de que apoye una comisión de investigación sobre las supuestas irregularidades fiscales de Juan Carlos I insinuadas en la filtración de unas conversaciones grabadas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein.
Uno de los portavoces del grupo confederal, Alberto Garzón, ha vinculado la amnistía fiscal con el anterior jefe del Estado y ha exigido esa comisión y recordado Sánchez que llegó a la presidencia por “una alianza republicana”.

Agenda social y feminista

La economía ha sido el terreno donde más ha concretado el presidente del Gobierno su proyecto para el tiempo que dure esta legislatura en su comparecencia a petición propia de esta mañana en el Congreso de los Dipitados. Después de 45 días de gobierno, Pedro Sánchez ha hecho descansar su programa sobre otros tres pilares: la cohesión social, la cohesión territorial y la construcción europea.
La lucha contra la violencia de género, el grito de las mujeres del no es no, lo ha hecho suyo el presidente del Gobierno, con la incorporación a la Justicia de "la perspectiva de género" porque este "es un Gobierno feminista". Los cambios en el Código Penal y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal anunciados ya por Carmen Calvo garantizarán que no haya margen de interpretación para los jueces sobre el tipo penal que hay que aplicar ante agresiones sexuales a las mujeres.
No parece que haya posibilidad de hacer un nuevo pacto educativo pero este Gobierno sí piensa eliminar las partes de la LOMCE más perjudiciales para la equidad en la Educación, ha defendido Sánchez. Fuera los itinerarios y las reválidas que divide a los niños a edades muy tempranas. "¿Cómo se puede decir que ha fracasado un niño de 12 años"?, se ha preguntado el presidente del Gobierno. La Religión no contará para la nota media y habrá una asignatura para todos sobre valores éticos y cívicos.
La situación de RTVE la ha situado en la fortaleza de las instituciones. "Siendo grave la manipulación informativa, el vacío de poder y el bloqueo, pero lo que más preocupa al gobierno es la viabilidad de RTVE, a la que el Estado dedica mil millones de euros", ha dicho el presidente, que ha aludido al fracaso del día anterior en la renovación del consejo y el nombramiento del presidente por un aparente fallo en la votación de dos diputados. El presidente no se ha mostrado del todo seguro a que pueda producirse la renovación.
La tramitación de la Ley de Eutanasia y la protección a la salud de todos con una tarjeta sanitaria universal han sido otros de los compromisos de Sánchez ya conocidos a través de sus ministros, así como el combate contra la pobreza infantil.
El jefe de Gobierno ha tenido que escuchar después muchos reproches del PP y de Ciudadanos por llegar al gobierno a través de una moción de censura pero él lo ha situado en la "normalidad institucional" y ha agradecido la actitud "de los funcionarios" en el traspaso de poderes.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia