siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

45 grados de día y 25 de noche, así es la ola de calor que comenzará el miércoles

La peor parte la sufrirán en Andalucía occidental, Extremadura y oeste de Castilla-La Mancha y solo se librará la costa de Almería, Ceuta y Melilla y Canarias


Unas chicas se refrescan pasando junto a la fuente en la Plaza de España de Sevilla, ayer. PACO PUENTES| ATLAS

España va a sufrir la primera ola de calor del verano a partir del miércoles 1 de agosto, que se extenderá "por lo menos hasta el domingo", ha confirmado en un aviso especial la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ya alertó el pasado viernes de que era muy probable que se produjera. Como valores máximos, según precisa a este diario uno de sus portavoces, Rubén del Campo, se pueden llegar a alcanzar los 45 grados en los valles del Guadalquivir y del Guadiana. Pero lo más destacable del fenómeno, que del solo se escaparán Almería, Ceuta y Melilla y Canarias, es que las mínimas también van a ser muy altas y se espera que en el suroeste los termómetros no bajen de los 25 grados por la noche.
La causa de esta "ola de calor intensa", que comenzará el miércoles por el suroeste peninsular y que llegará hasta las puertas del Cantábrico según vayan pasando los días, está en la confluencia de tres factores, detalla por teléfono del Campo. "En primer lugar, el anticiclón de las Azores se acerca a la Península, lo que provoca que en las capas altas de la atmósfera se coloque una dorsal, es decir, una masa de aire muy cálida y estable", explica el experto. En segundo lugar, esta dorsal deja "cielos completamente despejados", con el sol arreciando con fuerza todo el día y, al no haber corrientes de aire, la masa "se estanca". Es como sufrir "una situación de mucho calor sin ventilador", describe del Campo de forma gráfica. Y, para rematar, llega una masa muy cálida de aire africano procedente del sur por la mitad occidental peninsular.

SOLO 10 VERANOS SIN OLAS DE CALOR

Desde 1975, cuando comenzaron a contabilizarse las olas de calor en España, solo se han librado de ellas 10 veranos, los últimos de ellos los de 2014, 2010, 2002 y 2000, según recoge el estudio sobre las olas de calor de la Aemet.
Desde 1975, se han registrado un total de 56 en Península y Baleares y 37 en Canarias. Hasta ahora, el verano con más olas de calor fue el de 2017, cuando se produjeron cinco, seguido de 1991 y 201, con cuatro.
"Estos tres factores juntos disparan los termómetros", sentencia el portavoz de la Aemet. Como resultado, desde el miércoles se superarán los 40 grados en Andalucía occidental, Extremadura y oeste de Castilla-La Mancha, una situación que "a partir del jueves se extiende al centro y al valle del Ebro". En todas estas zonas se superarán los 40 y 42 grados e incluso en puntos de los valles del Guadalquivir y del Guadiana se puede llegar a los 45, advierte Del Campo. "El día con el pico de temperaturas más altas en estas zonas probablemente sea el sábado, pero pueden alcanzarse puntualmente los 45 grados desde el jueves hasta el domingo en dichos valles", agrega.
Este "potente" calor alcanzará también a partir del jueves a la Meseta norte y al interior de Galicia, donde se esperan 39 y 40 grados. "En esta zona parece que el pico de calor será el viernes", anota del Campo, para añadir que en la provincia de Ourense "se podrían rebasar los 40 grados y acercarse incluso a los 42". En el resto de la Península y Baleares, las máximas pueden superar los 35 grados, "incluido el Cantábrico y el litoral catalán", donde no están nada habituados a semejantes registros.  
¿Alguien se libra? "Sí, puntos del litoral andaluz más oriental, como la costa de la provincia de Almería, Ceuta y Melilla, donde tendrán calor pero moderado, y Canarias", responde el portavoz, que matiza que a partir del viernes subirán las temperaturas en el archipiélago, aunque "a día de hoy no parece que se vaya a llegar a superar los umbrales de ola de calor". La definición de ola de calor varía por países y en España deben producirse tres condiciones de intensidad, extensión y duración: que se registren temperaturas extremas entre el 5% de las más cálidas de julio y agosto, que afecte al 10% de las estaciones del país y que dure al menos tres días.
Meteorología alerta de que durante este episodio va a hacer mucho calor de día, pero también de noche. "A partir del jueves en zonas del cuadrante suroeste no bajarán de los 25 grados y en el resto de la Península, salvo en zonas de montaña, no descenderá de los 20", indica Del campo, que recuerda que a partir de los 20 grados de mínima es lo que conoce como "noches tropicales".
Esta situación sofocante persiste hasta el domingo. "El lunes parece que bajan un poco las temperaturas por el noroeste, pero aún es pronto para dar por remitida la ola el lunes", explica. De momento, también es pronto para saber si los avisos llegarán al nivel rojo, el máximo en una escala de tres en el que el amarillo es el más bajo —no hay riesgo para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta—; el naranja, el intermedio riesgo importante por fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales y el rojo riesgo extremo, con fenómenos infrecuentes de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto.
La Aemet lanza sus avisos a tres días vista, por lo que de momento solo llegan al miércoles, día en el que 27 provincias están en alerta por calor. En Córdoba, Jaén, Badajoz y Cáceres, el aviso es naranja, mientras que es amarillo en Granada, Huelva, Sevilla, toda Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León salvo Burgos, León y Palencia, Cataluña, Madrid, Extremadura y Mallorca.
¿Este calor será algo puntual o supone el fin de un atípico verano fresco? "Las predicciones estaciones apuntan a un agosto más caluroso de lo normal, por lo que es posible que estemos ante un cambio de tendencia, al menos en lo que se refiere a la primera quincena de agosto", responde el experto. Junio, a pesar de lo pudiera parecer, se cerró con el calificativo de "normal" en cuanto a las temperaturas, según los parámetros de la Aemet. "No fue un mes frío sino normal, la temperatura media fue exactamente igual al promedio de los últimos 30 años —el periodo de referencia va de 1981 a 2010—, 21,1 grados", informa Del Campo aunque, como todo, va por barrios. "En las regiones mediterráneas y en el Cantábrico fue más cálido de lo normal, mientras que en la zona centro, en la mitad sur y en Canarias sí que fue más frío".   
Aunque en conjunto y al hacer la media no fue más frío, sí lo pareció sobre todo en comparación con junio del año pasado, cuando se produjo una tempranera megaola de calor que convirtió la península Ibérica en el norte de África a ocho días de la entrada oficial del verano. Durante otra ola de calor ese mismo verano, los termómetros registraron la temperatura más alta jamás certificada en España: 46,9 ºC de Córdoba aeropuerto el 13 de julio. A la espera de que se cierren mañana los datos, este julio que acaba ha sido a grandes rasgos "más fresco de lo normal en Andalucía pero más cálido en el Mediterráneo"
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia