siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Berlín y París lideran un núcleo duro para rebajar la tensión migratoria

La propuesta, apoyada por España, incluye crear un grupo reducido sin implicar a los 28 Estados de la UE



El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de la minicumbre informal sobre inmigración en Bruselas el 24 de junio de 2018. En vídeo, declaraciones de Pedro Sánchez. YVES HERMAN (REUTERS) | VÍDEO: EUROPA PRESS
Un núcleo de países de la UE, capitaneados por Francia y Alemania, creen que ha llegado el momento de avanzar ante el desafío migratorio. Esa convicción incluye, por primera vez, la hipótesis de hacerlo en un grupo reducido, sin implicar a los 28 Estados miembros. La idea sobrevoló este domingo la minicumbre que reunió en Bruselas a los 16 países comunitarios más afectados por la migración para tratar de rebajar la tensión política.
Europa busca una distribución más justa del desafío migratorio. Pero los Estados más concernidos discrepan sobre el significado de esa fórmula. Aunque del encuentro organizado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no emergió ninguna fórmula mágica, los líderes articularon un diálogo fluido, distinto a las invectivas escuchadas en los últimos días. “Ha sido una reunión positiva, esperanzadora. Queda mucho por hacer, pero ha sido un importante paso adelante”, resumió el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a la salida. La cita informal, que se prolongó algo más de cuatro horas, fue el primer encuentro comunitario al que ha acudido Sánchez, que respaldó sin matices la posición francesa en este asunto.
Conscientes de que la falta de consenso entre Estados ha mantenido cautiva la reforma del asilo que ensaya la UE desde 2016, tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el presidente francés, Emmanuel Macron, defendieron la posibilidad de progresar en círculos reducidos. “Sabemos que en el Consejo Europeo [que se celebrará la próxima semana] no alcanzaremos una solución completa para la cuestión migratoria. Por ello hacen falta acuerdos bilaterales o trilaterales, para ver cómo podemos ayudarnos en lugar de esperar siempre a los 28 Estados miembros”, deslizó Merkel a su llegada a Bruselas. Minutos después, Macron añadió: “Tenemos que dar una solución europea y eso solo se logra con cooperación, sea a 28 o con los países que decidan avanzar”. La propia minicumbre, con un ambiente más distendido y constructivo de lo esperado, fue una primera muestra de esa voluntad de comprometerse a varias velocidades.
No fueron los únicos líderes que respaldaron este enfoque selectivo. En la reunión, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, defendió que haya “una iniciativa europea a varios niveles que implique al menos a quienes todavía quieren que Europa afronte sus problemas de manera colectiva”, según explican fuentes diplomáticas. El líder griego, cuyo país fue el más afectado por la crisis de llegadas en 2015 —principalmente de refugiados—, alertó contra las medidas unilaterales “que refuerzan una visión antieuropea y conservadora”.
Lo que se concibió como una minicumbre de los ocho Estados más afectados por los movimientos migratorios derivó casi en una cumbre ordinaria, con la participación de 16 jefes de Estado y de Gobierno. Salvo el bloque del Este (incluidos los bálticos) y los británicos e irlandeses, prácticamente todos los mandatarios acudieron a la cita. Evitar a ese grupo oriental, muy reacio a cualquier tipo de solidaridad en la acogida de refugiados, permitió esbozar algunas soluciones de futuro.

Italia se hace oír

Italia logró acaparar la atención de una reunión ideada en principio para aliviar la compleja situación política. Hasta el punto de que la principal inquietud de Merkel al promover este encuentro —frenar los movimientos de refugiados entre las fronteras internas, que confluyen en buena medida en Alemania y que han llevado a su ministro del Interior a amenazar con un cierre de fronteras— apenas se mencionó, asegura una fuente europea.
El primer ministro, Giuseppe Conte, en cambio, logró imponerse. Fue el primero en tomar la palabra para desbrozar lo que denominó estrategia europea multilateral para la migración. Consiste en crear las plataformas externas que han defendido las dos grandes instituciones comunitarias para desembarcar a los migrantes que se aproximen a Europa. Los que, pese a todo, lleguen a las costas de la UE deben ser atendidos conjuntamente por varios países. “Italia y España no pueden llevarlo todo”, recoge el argumentario de este plan. Frente a la situación actual, que atribuye toda la responsabilidad al primer país de entrada en Europa (al menos el primer año), el Gobierno de Roma defiende que la gestión de los expedientes se reparta.
La convergencia de posturas aún queda lejos, pero la radicalidad del discurso italiano ha convencido a los socios europeos de que el statu quo no es una opción.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia