siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Kim Jong-un suspende las pruebas con misiles nucleares

El líder de Corea del Norte ha anunciado el cierre de instalaciones de pruebas atómicas

Kim Jong-un da un discurso durante la Conferencia de Presidentes de los Comités de Primarios del partido.

Kim Jong-un da un discurso durante la Conferencia de Presidentes de los Comités de Primarios del partido.  EFE
Corea del Norte ha anunciado la suspensión de sus pruebas nucleares y de misiles y desmantelar su base de pruebas nucleares que tenía en Punggye-ri, en el norte del país. La sorprendente notificación, impensable hace unos pocos meses, sirve para allanar el desarrollo de las próximas cumbres entre las dos Coreas y de Kim Jong-un con el presidente estadounidense Donald Trump.
Las pruebas “ya no son necesarias para la República Democrática Popular de Corea (el nombre oficial del país)”, al haber completado ya el desarrollo de su programa de armamento, ha dicho el líder supremo norcoreano, citado por la agencia KCNA. A partir de ahora, ha dictaminado Kim, los esfuerzos se centrarán en el desarrollo de la economía.
“Vamos a abandonar las pruebas nucleares y de cohetes balísticos intercontinentales desde el 21 de abril de 2018. El campo de pruebas del norte se desmantelará para garantizar con transparencia que se terminan las pruebas nucleares”, indica el comunicado. “Concentraremos todos los esfuerzos en crear una potente economía socialista y mejorar notablemente la calidad de vida del pueblo, mediante la movilización de todos los recursos humanos y materiales del país”.
Corea del Norte también facilitará “un estrecho contacto y un diálogo activo con los países vecinos y la comunidad internacional” y creará “un clima internacional favorable” que permita ese desarrollo económico.
El fin de las pruebas de armamento resulta sorprendente por cuanto Corea del Norte lo ha adoptado de modo voluntario. Un gesto de Kim Jong-un para garantizar el buen desarrollo de su cumbre del próximo viernes con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y de finales de mayo o principios de junio con Trump.
Pero, aunque llamativo, por ahora no es más que un gesto, una concesión inicial y la más fácil para Corea del Norte, que si lo desea podría dar marcha atrás en cualquier momento. Como indica el propio comunicado de la KCNA, el régimen ha completado su programa armamentístico. Y en ningún momento hace ningún tipo de alusión a que se plantee deshacerse de sus bombas nucleares o los misiles que ha tardado veinte años en desarrollar, y que considera la garantía de supervivencia del país y del régimen.
Con todo, es un primer paso, que todas las partes implicadas en las negociaciones sobre Corea del Norte se han apresurado a celebrar. Trump, a través de un tuit, ha festejado que Pyongyang “ha acordado suspender todas sus Pruebas Nucleares y cerrar un importante campo de pruebas. Son muy buenas noticias para Corea del Norte y el Mundo - ¡grandes progresos! Muchas ganas de nuestra Cumbre”.
Seúl también ha celebrado el anuncio, que ha acogido como un primer paso “significativo” para la desnuclearización que exige a su vecino. Según este Gobierno, la medida contribuirá a crear condiciones favorables para el desarrollo con éxito de las próximas cumbres. Japón, el otro país que Corea del Norte ha tenido tradicionalmente en el punto de mira de sus invectivas y sus pruebas de armamento, ha expresado su satisfacción, pero también ha insistido en la necesidad de que Pyongyang acabe comprometiéndose a una desnuclearización completa y verificable. Por sí solo, ha dicho Itsunori Onodera, el ministro de Defensa nipón, “los contenidos del anuncio son insuficientes”.
Desde que a finales del año pasado Kim y Trump intercambiaban insultos y amenazas de destrucción mutua, la situación ha cambiado radicalmente. Si en agosto el líder norcoreano amenazaba con atacar la isla estadounidense de Guam, y desde entonces aún completaba su prueba nuclear más potente de la Historia y otra de un misil intercontinental, el 1 de enero, en su discurso de Año Nuevo, se mostraba inesperadamente conciliador.
Los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, en los que el norte participó con un grado de entusiasmo insospechado, sirvieron de catalizador a un proceso de deshielo que ha ido avanzando desde entonces a pasos agigantados. Hasta el punto de que comienza a hablarse de la posibilidad de un tratado que ponga fin formalmente a la guerra de Corea (1950-53), hasta ahora detenida solamente por un armisticio.
Hace dos semanas, el director de la CIA y candidato a secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, viajó en secreto a Pyongyang. Hasta ahora no ha trascendido el contenido de sus reuniones en la capital norcoreana.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia