siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Macron y Merkel negociarán un plan para “refundar” la UE

El presidente francés busca el apoyo de la canciller a sus planes tras los meses sin gobierno en Alemania

Macron y Merkel, este viernes en el palacio del Elíseo


Macron y Merkel, este viernes en el palacio del Elíseo REUTERS

El motor franco-alemán vuelve a ponerse en marcha tras meses parado, pero la sintonía es imperfecta. El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió este viernes en el Elíseo a Angela Merkel, recién elegida por cuarta vez canciller alemana. El presidente anunció que en los próximos meses Francia y Alemania pactarán "una hoja de ruta clara, ambiciosa" para refundar la Unión Europea. "Ahora queremos encontrar juntos los caminos que nos llevarán hacia el futuro”, dijo, con menor énfasis, la canciller. El ímpetu de Macron topa con un escepticismo amplio, no solo entre los eurófobos que avanzan en varios países, sino en la propia coalición de Merkel.
La visita de Merkel a Macron pone fin a casi medio año de impasse en la relación franco-alemana y en el proyecto europeo. Las elecciones generales en Alemania en septiembre y los meses de negociaciones para formar coalición dejaron al presidente francés como único líder visible en la UE, pero sin interlocutor para impulsar sus iniciativas reformistas.
El acuerdo entre los democristianos de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD fue una buena noticia para París: el SPD es un aliado en los planes europeístas de Macron. Mucho mejor, en todo caso, que los liberales del FDP, el partido con el que, sin éxito, Merkel intentó una coalición.
La mala noticia, para París, es el éxito electoral de los euroescépticos en Italia, resultado que puede frenar las iniciativas de Macron y Merkel. El presidente francés no puede hacer nada en Europa sin Alemania, pero con Alemania solo tampoco puede avanzar demasiado. El motor franco-alemán es necesario para cualquier avance en la integración, hoy repudiada por millones de europeos, pero es insuficiente.
"Durante muchos años, Alemania esperó que Francia llevase a cabo sus reformas. Francia las ha hecho en estos últimos meses en circunstancias inéditas y con voluntarismo, y seguiremos aplicándolas", dijo Macron en una breve comparecencia junto a Merkel, antes de reunirse y cenar. Desde que ganó las elecciones presidenciales en mayo, Macron ha insistido en que, para ser creíbles con Alemania y la UE, primero los franceses debían reformar su economía.
"Durante años", continuó, "Europa ha esperado que la pareja franco-alemana avanzase y propusiese, con la fuerza que históricamente supo encontrar en cada una de las grandes etapas de Europa. Estamos preparados".
El presidente francés explicó que, sobre la base de las propuestas que en otoño presentó en un discurso en la Universidad de la Sorbona, París y Berlín deben ahora "construir juntos" las bases para la nueva Europa. La reforma que quiere Macron va más allá del euro, e incluye la inmigración y la defensa, la educación y la cultura, y también la política comercial.
“Propondremos una hoja de ruta clara, ambiciosa para esta refundación ahora al mes de junio, y pondremos en ello la energía requerida”, dijo.
"Quizá", añadió Merkel, "no siempre seamos de la misma opinión al principio, pero en la historia Francia y Alemania han hecho ya mucho. Usted tiene una voluntad muy fuerte, nosotros también, y pienso que podemos avanzar juntos. Es más necesario que nunca. Europa actúa en una situación geopolítica en la que el multilateralismo cada vez está más amenazado".
El plan Macron contempla la creación de un presupuesto, que serviría para afrontar choques financieros, y de un ministro de Finanzas común, pero estas ideas topan con recelos en Alemania y otros países del norte de Europa. En un documento interno citado por la agencia France Presse, el presidente de la UE, Donald Tusk, constata que “hasta ahora existe un grado de consenso limitado” sobre la reforma de la Eurozona.
Europa vive en un momento de turbulencias en la UE tras el Brexit y la elección italiana, dijo Macron. El resultado en Italia ha permitido comprender "las consecuencias a la vez de las económicas duraderas" y de los "desafíos migratorios". En ambos casos, admitió que los líderes europeos no han sabido "resolverlo totalmente". "Esto nos confiere una responsabilidad importante", dijo.
Los presidentes pasan, Merkel sigue allí. Macron es el cuarto presidente francés con el que trabaja Merkel, desde que fue elegida canciller por primera vez, en 2005. En este periodo, han presidido Francia Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy, François Hollande y ahora Macron. Y es con este último con quien quizá tenga mejor conexión personal, pese a la diferencia de edad —él, 40 años; ella, 63— y un talante y trayectoria política del todo distintos.
En el Palacio del Elíseo nunca se hicieron la ilusión de que la victoria de Macron, en mayo de 2017, supusiera un freno definitivo a la ola nacional-populista que habría comenzado con el referéndum del Brexit en Reino Unido y continuado con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos. El análisis en el entorno de Macron es que en Europa hay una división profunda y que sólo reformando la Unión Europea podrá desactivarse el descontento de los votantes del partido del repliegue.
Pero el resultado en las elecciones italianas, con la victoria de partidos más o menos euroescépticos como la Liga y el Movimiento 5 estrellas, ha sido una señal sobre las dificultades que afronta el proyecto de Macron para refundar Europa.
La fortaleza da la derecha radical en Alemania y las divisiones en la CDU/CSU, la coalición democristiana de Merkel, sobre la UE, reflejan que el pulso entre europeístas y euroescépticos existe en todos los grandes países, y está lejos de resolverse en favor de un bando u otro. Con otro sistema electoral, y teniendo en cuenta el apoyo a los candidatos euroescépticos en las últimas presidenciales, Francia podría hoy vivir un bloqueo similar al de Italia.




CONDENA A LA “TENTATIVA DE ASESINATO” DEL EXESPÍA RUSO


Emmanuel Macron y Angela Merkel reiteraron la condena al envenamiento en Reino Unido de un exespía ruso. El presidente francés calificó el ataque como una “injerencia” y una “tentativa de asesinato” detrás de la cual “todo conduce a pensar” que se encuentra Rusia. La canciller alemana suscribió la condena y la solidaridad ante una agresión de la que, dijo, “muchos piensan que Rusia es culpable”.


       Alemania, pero con Alemania solo tampoco puede avanzar demasiado. El motor franco-alemán es necesario para cualquier avance en la integración, hoy repudiada por millones de europeos, pero es insuficiente.

      "Durante muchos años, Alemania esperó que Francia llevase a cabo sus reformas. Francia las ha hecho en estos últimos meses en circunstancias inéditas y con voluntarismo, y seguiremos aplicándolas", dijo Macron en una breve comparecencia junto a Merkel, antes de reunirse y cenar. Desde que ganó las elecciones presidenciales en mayo, Macron ha insistido en que, para ser creíbles con Alemania y la UE, primero los franceses debían reformar su economía.

      "Durante años", continuó, "Europa ha esperado que la pareja franco-alemana avanzase y propusiese, con la fuerza que históricamente supo encontrar en cada una de las grandes etapas de Europa. Estamos preparados".

      El presidente francés explicó que, sobre la base de las propuestas que en otoño presentó en un discurso en la Universidad de la Sorbona, París y Berlín deben ahora "construir juntos" las bases para la nueva Europa. La reforma que quiere Macron va más allá del euro, e incluye la inmigración y la defensa, la educación y la cultura, y también la política comercial.

      “Propondremos una hoja de ruta clara, ambiciosa para esta refundación ahora al mes de junio, y pondremos en ello la energía requerida”, dijo.

      "Quizá", añadió Merkel, "no siempre seamos de la misma opinión al principio, pero en la historia Francia y Alemania han hecho ya mucho. Usted tiene una voluntad muy fuerte, nosotros también, y pienso que podemos avanzar juntos. Es más necesario que nunca. Europa actúa en una situación geopolítica en la que el multilateralismo cada vez está más amenazado".

      El plan Macron contempla la creación de un presupuesto, que serviría para afrontar choques financieros, y de un ministro de Finanzas común, pero estas ideas topan con recelos en Alemania y otros países del norte de Europa. En un documento interno citado por la agencia France Presse, el presidente de la UE, Donald Tusk, constata que “hasta ahora existe un grado de consenso limitado” sobre la reforma de la Eurozona.

      Europa vive en un momento de turbulencias en la UE tras el Brexit y la elección italiana, dijo Macron. El resultado en Italia ha permitido comprender "las consecuencias a la vez de las económicas duraderas" y de los "desafíos migratorios". En ambos casos, admitió que los líderes europeos no han sabido "resolverlo totalmente". "Esto nos confiere una responsabilidad importante", dijo.

      Los presidentes pasan, Merkel sigue allí. Macron es el cuarto presidente francés con el que trabaja Merkel, desde que fue elegida canciller por primera vez, en 2005. En este periodo, han presidido Francia Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy, François Hollande y ahora Macron. Y es con este último con quien quizá tenga mejor conexión personal, pese a la diferencia de edad —él, 40 años; ella, 63— y un talante y trayectoria política del todo distintos.

      En el Palacio del Elíseo nunca se hicieron la ilusión de que la victoria de Macron, en mayo de 2017, supusiera un freno definitivo a la ola nacional-populista que habría comenzado con el referéndum del Brexit en Reino Unido y continuado con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos. El análisis en el entorno de Macron es que en Europa hay una división profunda y que sólo reformando la Unión Europea podrá desactivarse el descontento de los votantes del partido del repliegue.

      Pero el resultado en las elecciones italianas, con la victoria de partidos más o menos euroescépticos como la Liga y el Movimiento 5 estrellas, ha sido una señal sobre las dificultades que afronta el proyecto de Macron para refundar Europa.

      La fortaleza da la derecha radical en Alemania y las divisiones en la CDU/CSU, la coalición democristiana de Merkel, sobre la UE, reflejan que el pulso entre europeístas y euroescépticos existe en todos los grandes países, y está lejos de resolverse en favor de un bando u otro. Con otro sistema electoral, y teniendo en cuenta el apoyo a los candidatos euroescépticos en las últimas presidenciales, Francia podría hoy vivir un bloqueo similar al de Italia.

      CONDENA A LA “TENTATIVA DE ASESINATO” DEL EXESPÍA RUSO
      Emmanuel Macron y Angela Merkel reiteraron la condena al envenamiento en Reino Unido de un exespía ruso. El presidente francés calificó el ataque como una “injerencia” y una “tentativa de asesinato” detrás de la cual “todo conduce a pensar” que se encuentra Rusia. La canciller alemana suscribió la condena y la solidaridad ante una agresión de la que, dijo, “muchos piensan que Rusia es culpable”.

       ARCHIVADO EN:
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Pinterest

Amazon

Amazon

Globedia