siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

EE UU desafía al G-20: “No tenemos miedo a una guerra comercial dado nuestro tamaño”

El secretario del Tesoro se quedó solo en la reunión en un ambiente muy tenso

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, durante la rueda de prensa al cierre del la cumbre del G-20.

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, durante la rueda de prensa al cierre del la cumbre del G-20. REUTERS

EE UU se quedó muy solo en el G-20 en Buenos Aires en su apuesta por las barreras comerciales, pero eso no pareció importarle al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, que al final de la reunión lanzó un mensaje contundente: "Tenemos que estar preparados para actuar para defender los intereses de EE UU y el comercio libre y justo. Como ha dicho el presidente, no tenemos miedo a una guerra comercial dado el tamaño de nuestro país y de nuestra economía y el hecho de que tenemos un gran déficit comercial", aseguró. Los demás países se habían unido para tratar de convencer a EE UU de que no inicie una guerra comercial con China y la Unión Europea, pero lejos de buscar calmar las aguas, la reunión acabó con una comparecencia ante la prensa de Mnuchin explosiva.
El hombre de Trump en la cumbre dejó claro que su problema principal es con China, y trató de buscar aliados, aunque aparentemente no los encontró. "Hay una visión general que desea que China tenga mercados más abiertos para que podamos participar en sus mercados como ellos participan en los nuestros. Hemos sido muy transparentes desde el día uno. He sido muy claro. Buscamos un comercio libre y justo, recíproco. Queremos los mismos derechos para nuestras compañías que tienen otras en nuestro país. No estamos buscando proteccionismo, queremos un comercio justo", dijo.
En el comunicado final, que necesita la unanimidad para ser aprobado, se pactó una fórmula para salvar los muebles, pero nadie pudo ocultar la tensión. No hubo una condena abierta a los aranceles al acero y el aluminio que EE UU aplicará a partir del viernes al acero y al aluminio, pero sí un llamado cerrado a defender el libre comercio como estrategia contra “las tensiones económicas y geopolíticas” mundiales, aunque con el matiz de que se necesita "un mayor diálogo y acción", esto es se abre la puerta para seguir negociando.
Varios ministros europeos, entre ellos el español, Román Escolano, insistieron en público en que el proteccionismo "es un error histórico". Dentro, en las sesiones a puerta cerrada, según varios de los presentes, algunos asistentes se quedaron sorprendidos por la agresividad de la posición de EE UU, que venía a Buenos Aires con muchas ganas de dejar claro que no acepta que le llamen proteccionista pero considera que los acuerdos actuales son perjudiciales para su país y en particular benefician a China, su gran rival. El comunicado final es un punto intermedio que permite seguir dialogando, mientras varios dirigentes consultados confían en que EE UU no lleve a la práctica sus amenazas arancelarias.
LOS RIESGOS DE LAS CRIPTOMONEDAS
Las criptomonedas y los problemas derivados de su uso merecieron un párrafo completo del comunicado final de la cumbre del G-20 en Buenos Aires. Su expansión “puede tener, en algún momento, implicancias para la estabilidad financiera” y por eso los ministros de Finanzas pidieron establecer estándares internacionales para controlar y monitorear sus riesgos en el futuro.
En lo inmediato, la preocupación pasó por la posibilidad de que las criptomonedas “puedan ser utilizados para la criminalidad y la financiación del terrorismo”, según dijo el ministro de Economía de España, Román Escolano. “Es importante que no existan zonas opacas, que no se abra una vía al anonimato”, dijo el ministro, por eso “se ha hecho un mandato muy claro para proponer cambios legislativos que permitan que las autoridades de la Unión Europea y otros países cierren cualquier vía a la financiación de actividades criminales.
En privado los cruces fueron duros, y en público los ministros de Finanzas reunidos en Buenos Aires no ocultaron su temor a una guerra comercial. El documento final, eso sí, evitó cualquier enfrentamiento directo con EE UU, que nunca lo habría aprobado. Mientras esta era la discusión central del encuentro, Argentina, como país anfitrión, intentó que no se perdiera de vista la agenda oficial de la cita: el futuro del trabajo, el desafío de las criptomonedas, la forma de gravar los beneficios mundiales de las grandes multinacionales digitales, y el diseño de un modelo global de financiación de infraestructuras.
"El comercio internacional y la inversión”, dice el comunicado de la cumbre, “son importantes motores de crecimiento, productividad, innovación, creación de empleo y desarrollo”.“Reafirmamos las conclusiones de nuestros líderes en la Cumbre de Hamburgo [realizada en julio el año pasado] y reconocemos la necesidad de un mayor diálogo”, agrega el texto. Para los ministros europeos era muy importante hablar de Hamburgo, porque allí se dejó muy claro el rechazo al proteccionismo, pero finalmente la posición fue más suave. Para los líderes, en noviembre, y con la presencia del propio Trump, queda la batalla política final.
También hubo una mención concreta a la “volatilidad excesiva o los movimientos desordenados de los tipos de cambio”, que se traducen en devaluaciones competitivas para fomentar las exportaciones, aunque sin nombrar a China, el país que más la utiliza. “Nos abstendremos de devaluaciones competitivas y no usaremos nuestros tipos de cambio para esos fines”, es el compromiso de los países del G-20 en el comunicado final.
Mnuchin escuchó en persona los reclamos de algunos países europeos, como Francia y Alemania. La idea es que una nueva guerra comercial es un error histórico que no llevará a ningún lado. El proteccionismo “ha sido un tema discutido, la inmensa mayoría compartimos que es un error histórico. España se ha sumado a un mensaje de preocupación”, dijo el ministro de Economía español, Romano Escolano. Su par alemán, Olaf Scholz, se mostró preocupado por una eventual escalada arancelaria. “Por eso es más importante que siempre se vuelva a enviar una señal contra las tendencias proteccionistas", dijo.
La Unión Europea pretende que EEUU la excluya de los aranceles al acero y el aluminio. Los ministros reconocieron que hay un exceso de demanda de acero chino a bajo precio, pero insisten en que eso no debe hacer pagar a todos. “Se lo dije bien claro a Mnuchin: esperamos que la UE sea totalmente exceptuada de estas nuevas tarifas americanas. Europa no es el origen del problema", dijo el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire.
ARCHIVADO EN:
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Pinterest

Amazon

Amazon

Globedia