siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

La familia Smith: una historia de éxito, millones y nepotismo

Un vídeo del actor Will Smith en el que imita un vídeo de su hijo Jaden suscita la pregunta: ¿es esta una nueva treta promocional para una familia cuyo apellido ya es una gran empresa?



Will Smith y su hijo Jaden en el estreno de 'Bright' en Los Ángeles. En vídeo, la parodia de Will a Jaden en Instagram. GETTY IMAGES | INSTAGRAM
Convertir un apellido en una empresa no es algo nuevo para los miembros de la industria del entretenimiento. El nepotismo es habitual en Hollywood y, a veces, superado el rechazo inicial, el público se ha encontrado con sagas de talento, como los Coppola, los Barrymore o los Huston. Las Kardashian o los Beckham, otro tipo de talento, también han hecho que su apellido pase de ser un nombre a un imperio y son objeto de análisis y crítica todos los meses por ello.

Esos niños aún no pueden saber lo que quieren. Pamplinas. No son niños prodigio. Ellos se creen que Hollywood es real
Terry McMillan

El caso de Will Smith (Filadelfia, 1968)y su esposa, la actriz Jada Pinkett-Smith (Baltimore, 1971), podría ser diferente por la forma en que a esta dinastía se le han visto las costuras. La pareja lleva años expuesta a las críticas de diversos analistas y figuras de la cultura afroamericana por intentar convertir a sus hijos, desde muy jóvenes, en estrellas y en trasuntos de sí mismos. Solo hay que observar que sus nombres son los mismos que los de sus padres (Will/Willow, Jada/Jaden) y que desde muy pequeños fueron lanzados a la arena de la fama, donde la prensa los esperaba con las garras fuera.

Jaden Smith, el hijo mayor de la pareja y que hoy tiene 19 años (Will Smith tiene otro hijo mayor, Trey, de un matrimonio anterior) debutó en el cine con solo ocho años interpretando al hijo de, sí, Will Smith, su padre, en la película En busca de la felicidad (2006). Ya entonces surgieron en Hollywood algunas acusaciones de nepotismo. En 2010 pasó a ser protagonista absoluto de una nueva versión de Karate Kid que produjeron sus padres, Will y Jada. En la promoción, la familia se paseó unida por programas televisivos de todo el mundo (incluido El Hormiguero, en España). En 2013 los rumores de enchufe se confirmaron con After Earth, en la que Jaden interpretaba al hijo de (sí, otra vez) Will Smith. La película, un fracaso de crítica y público, fue burlonamente rebautizada como Planeta nepotismo en los Premios Razzie (considerados lo contrario a los Oscar, pues premian las peores películas del año).
Trey Smith (hijo mayor de Will, de su primer matrimonio), Jaden Smith, Jada Pinkett Smith, Willow Smith y Will Smith.
Trey Smith (hijo mayor de Will, de su primer matrimonio), Jaden Smith, Jada Pinkett Smith, Willow Smith y Will Smith. GETTY IMAGES
La otra hija de la pareja, Willow Smith (que hoy tiene 17 años), debutó en el cine con solo seis años interpretando a la hija de (sí, adivinen) Will Smith, en Soy leyenda (2006). En 2010, cuando tenía diez, se convirtió en la cantante más joven de la historia en colar una canción entre los 20 primeros puestos de la lista Billboard de sencillos de Estados Unidos con el tema Whip my hair. En ese año, 2010, los niños Smith ocupaban los medios musicales y cinematográficos por los productos que sus padres les habían hecho a medida. 
¿Quién era el mentor del milagro de esta canción, aparte de Smith? Jay-Z, marido de Beyoncé, amigo de los Smith y todopoderoso dueño de la agencia Roc Nation, que contrató a Willow como estrella bajo su manto. La más joven de todo su catálogo. En unas declaraciones muy poco acertadas, Jay-Z comparó a Willow con Michael Jackson. "Me imagino que así era Mike [Michael Jackson] de niño", afirmó en una entrevista. "Cuando tienes ese talento, no puedes ser demasiado joven", añadió. Las alarmas saltaron cuando la gente recordó cómo había terminado la historia de Michael Jackson tras haber sido privado de tener una infancia normal. 
Durante una entrevista concedida por Will Smith al New York Magazine en el año 2013 junto a su hijo Jaden (estaban promocionando After Earth) recordó una conversación con su hija Willow bastante sintomática de la situación. "Willow me dijo: 'Papá, quiero ir a la escuela con mis amigas durante la semana y divertirme con ellas el fin de semana'. En la cumbre del éxito de Whip my hair, de repente me dijo: 'Papá, ya no quiero hacer esto más'. Y yo le dije: 'Oye, oye, oye. No, cariño, te he conseguido Annie [una versión del clásico musical de Broadway que estaba produciendo, adivinen, Will Smith, Jada Pinkett Smith y Jay-Z]. Podrás ir a Nueva York, estar con Beyoncé y llevarte a tus amigas'. Y ella me dijo: 'Papá, tengo una idea mejor: ¿por qué no me dejas tener 12 años?".
(Finalmente, el papel protagonista que Smith había encargado para su hija Willow y esta no quiso aceptar, fue para Quvenzhané Wallis, que fue nominada al Globo de Oro).
Pero mucho más revelador fue el momento en que el periodista hizo la siguiente pregunta a Jaden (que tenía entonces 14 años): "Se ha dicho que podrías estar manteniendo una relación con Kylie Jenner. La familia Kardashian ha convertido su fama en el negocio familiar. ¿Veis vuestra situación similar o diferente de esa?". En ese momento, según el periodista, Will alza la mano ante su hijo para que no responda. "Estoy intentando comprender la pregunta", dice el joven. E interrumpe Will. "No lo hagas". Y aclara al periodista:  "Nunca ha tenido que lidiar con ese tipo de cuestiones".  
Crecer y tratar de descubrir qué esperas de la vida mientras la gente se siente con el derecho a saber todo sobre ti fue absoluta, insoportablemente terrible
Willow Smith
La escritora Terry McMillan, autora de la popular novela Dame un respiro y muy respetada por la comunidad negra, fue la primera en dar la voz de alarma en una serie de tuits publicados en su cuenta oficial en el año 2011 (cuando Willow tenía 11 años y Jaden Smith 13). “Los hijos de Will Smith ya actúan como estrellas”, escribió. “Hay arrogancia en su actitud y comportamiento. Lo encuentro increíblemente triste”. Y añadió: "Esos niños aún no pueden saber lo que quieren. Pamplinas. No son niños prodigio. Ellos se creen que Hollywood es real". 
No fue la única. A lo largo de estos años también el New York Post, el Hollywood Reporter, la web Vice o la edición estadounidense de GQ son otros medios que han dedicado columnas a criticar el funcionamiento y la sobreexposición de la familia Smith. 
Jaden Smith ha visto recientemente cómo las reproducciones en Spotify de su primer álbum, Syre, superaban los 100 millones. El sencillo más exitoso de este álbum se llama Icon y en su vídeo el cantante y actor utiliza códigos tradicionalmente asociados a la cultura hip hop: un coche lujoso y muchos complementos de oro.
Vídeo de 'Icon', el single más exitoso de la carrera musical de Jaden Smith.
Pese a que el vídeo fue publicado el pasado noviembre –desde entonces acumula más de 40 millones de visitas, una cifra respetable pero no a la altura de una estrella adolescente con tanta exposición–, hoy ha tomado un nuevo pico de popularidad gracias a que Will Smith lo ha parodiado en su cuenta de Instagram.
Es curioso que Will Smith pueda, con un movimiento en Instagram, resucitar la popularidad de un vídeo estrenado hace tres meses. Al fin y al cabo, su hijo le supera en seguidores (tiene 7.600.000 contra los 7.400.000 de Will). Pero la exposición mundial de una superestrella del cine como él puede superar a la de Jaden. Y el movimiento parece haber funcionado: este vídeo en el que Will parece primero hacer burla de su hijo para luego felicitarle por la cifra de reproducciones en la popular plataforma de música en streaming ha sido recogido por los principales medios de entretenimiento de todo el mundo, haciendo que millones de personas escuchen la canción original por primera vez.
Resulta curioso también que, para felicitar a su hijo, Will Smith decida parodiar un vídeo que no ha obtenido el éxito esperado de una canción que pertenece a un disco que tampoco ha obtenido el éxito esperado (no pasó del puesto 24 en el Billboard 200, la lista oficial de álbumes estadounidense). Si la parodia es la imitación burlesca de un producto popular cuyos códigos y chistes privados son fácilmente captados por el público, ¿es esto realmente una parodia o el enésimo truco publicitario de una familia que ha convertido su nombre en una marca empresarial?
Actualmente Willow continúa con su carrera como cantante y ha publicado dos álbumes de éxito menor. En uno de ellos participó su hermano mayor, Trey (de 25 años, fruto de una antigua relación de Will Smith con la actriz Sheree Zampino). Jaden, tras publicar en 2017 el mencionado Syre (donde colabora su hermana Willow), publicará en 2018 Erys, un nuevo disco que lleva el nombre invertido del anterior. Ha vuelto a hacer cine, pero ya no con su padre. Los dos son habituales, junto a Will Smith y Jada Pinkett Smith, de las primeras filas de los desfiles alrededor del mundo. Jaden ha sido imagen de la línea femenina Louis Vuitton y Willow, de la línea de belleza de Chanel. 
En una entrevista concedida a la publicación GirlBlaze a finales de 2017, Willow habló sobre su experiencia con la fama a muy corta edad. "Crecer y tratar de descubrir qué esperas de la vida mientras la gente se siente con el derecho a saber todo sobre ti fue absoluta, insoportablemente terrible".
Jaden tiene 19 años. Willow cumplirá los 18 este octubre. Los dos llegarán a los 20 con un currículum más nutrido que el de muchos cuarentones de Hollywood. Y en casi todas las líneas se repite un nombre. El de su padre. 


Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia