siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Perfilando al asesino

Un equipo de psicologos de la Guardia Civil asesoró a los investigadores del caso de Diana Quer para enfrentarse al presunto homicida


EL PRESUNTO ASESINO DE DIANA QUER, ENRIQUE ABUIN GEY, A SU SALIDA DE SU VIVIENDA TRAS UN REGISTRO.

Desde una perspectiva criminológica se entiende que “cuanto más riesgo ha asumido una víctima aumenta el número de autores potenciales, es decir, hay más probabilidad de que pueda ser cualquiera, de que lo ocurrido se deba a un encuentro fortuito. Y a la inversa: si alguien es atacado a plena luz del día en un lugar concurrido, es más probable que el autor sea de su entorno”. Desde una perspectiva psicológica, se interpreta que “cuanto más se quiere uno a sí mismo, menos quiere a los demás”. Ambos principios básicos, entre otros muchos aplicados por un equipo de psicólogos de la Guardia Civil, sirvieron para abrir y cerrar hipótesis y cercar al homicida en el caso de la desaparición de la joven madrileña Diana Quer el 22 de agosto de 2016, en A Pobra de Caramiñal (A Coruña). El 30 de diciembre era detenido José Enrique Abuín, El Chicle; y al amanecer del último día del año se localizaba el cuerpo de la chica en un depósito de agua de Asados (Rianxo). Pero 500 días antes de eso, los investigadores tuvieron que empezar a conocer muchas cosas de la personalidad de la víctima y de su presunto agresor.


La Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil la componen cuatro psicólogos y un criminólogo. Su misión, desde que fue creada en 1994, es apoyar a los investigadores y analizar todos los aspectos de la personalidad de la víctima y del sospechoso que sirvan para priorizar las hipótesis y líneas de investigación, también las estrategias para actuar sobre los presuntos implicados y aportar detalles que apuntalen los indicios incriminatorios. Casi siempre se les llama para elaborar un perfil en crímenes de autor desconocido, casos en punto muerto. Los responsables de la investigación de la desaparición de Diana Quer, el 22 de agosto de 2016 en A Pobra de Caramiñal, les llamaron hace unas semanas. La denuncia por una agresión de una joven en Boiro (A Coruña) el 29 de diciembre les hizo sospechar que podía tratarse del tipo que figuraba en su lista como “sospechoso número uno”, Abuín.
Un caso claro
En un caso que los investigadores aseguran que tenían claro, pero que un juez archivó en abril “por falta de pruebas”, no se podían permitir fisuras. Los psicólogos llegados de Madrid jugaron un papel crucial, según dijo el coronel Sánchez Corbí, después de que El Chicle confesara y ubicara el cuerpo de la joven en un depósito de agua de una antigua nave de Asados (Rianxo). Allí la encontraron, sumergida, desnuda y atada a dos bloques de hormigón. Casi 500 días después el caso quedaba listo para ser juzgado, y unos padres vapuleados por los medios podían por fin enterrar a su hija este jueves y descansar.
De El Chicle los investigadores lo sabían casi todo tras más de un año siguiéndole los pasos. Conocían su fanfarronería, sus escarceos, sus infidelidades, su desapego hacia su mujer y su hija, su apego a sus padres, sus aficiones al running y a los coches, su tendencia a exhibir públicamente lo que para él eran logros pero, sobre todo, conocían sus preocupaciones: “Sabía que le seguían y actuaba en consecuencia”. Todo eso fue clave en un interrogatorio en el que los agentes midieron muy bien los tiempos: 72 horas que dijera dónde había dejado el cuerpo. “Al quedarse sin la coartada de su mujer, tuvo que reconocer que la había matado, pero dijo haberla atropellado y arrojado su cuerpo en un lugar en el que no podía ser encontrado: unas tierras movidas, una ría... Quería convertir el caso en otro Marta del Castillo”, dice un investigador.
Ante ese previsible comportamiento mentiroso los psicólogos les asesoraron. Tenían que ganarse su confianza. Había que dejarle hablar de él, para que se sintiera cómodo porque le gustaba hablar de sí mismo. Y que, poco a poco, le fueran poniendo frente a sus contradicciones. Al final, El Chicle, desesperado y acorralado, confesaría el lugar en el que estaba el cuerpo convencido de que esa familia no se merecía no poder enterrar a su hija. Como un último acto de bondad. Incluso llegó a agradecerles a los investigadores la liberación que sentía al finalizar el interrogatorio.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Pinterest

Amazon

Amazon

Productos en oferta