siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

ESPECIAL EL PODER DE LAS 

MICROFINANZAS

Quintín Quispe. Objetivo: una escuela privada en el Valle Sagrado de los Incas



Empleados y parte de la familia de Quintín Quispe.





En Perú, Quintín Quispe vendía silbatos de barro con forma de pájaro. Ahora, ha fundado una carpintería llamada La Tablita en la que construye muebles.
De niño, Quintín Quispe (54 años) quería tener cosas, pero no tenía nada. “Nada”, repite, “solo un saco de harina donde guardaba mi maíz tostado para comer”.

Lo dice mientras señala con el dedo índice el alcance de sus tierras, que tapizan una pequeña montaña desde donde se alcanza a ver todo Cuyo Grande, el caserío de 1.300 habitantes ubicado en las alturas de Písac, Cusco. Antes de chacchar (masticar) coca, Quintín elige tres hojas (en representación del mundo de los vivos, de los muertos y de los dioses) y realiza un pago a la tierra. Hoy, como cada día, ha despertado antes que los gallos con el propósito de construir una vida mejor. Sin ningún tipo de subsidio y en una sucesión de pequeñas actividades, Quintín ha logrado crear una economía autosuficiente. Alimenta a su familia de lo que siembra (maíz, trigo y verduras), cría (abejas, cerdos, gallinas, carneros, cuyes) y construye (muebles, casas).

No ha sido fácil. La vida por encima de los 3.500 metros de altura no es el escenario ideal para dibujar la prosperidad. “Pero yo trabajo como loco, muy fuerte”, dice triunfador, aunque luego matiza. “No siempre fue todo tan bien”.

Miles de turistas transitan anualmente por el Valle de los incas rumbo a Machu Picchu, pero todavía no llegan al taller de Quintín

Quintín vendía silbatos de barro inspirados en los pajaritos que veía en el campo de su infancia. Aprendió el oficio de ceramista de camino a la escuela, cuando se detenía en la puerta de la casa del señor Casaverde, quien moldeaba el barro de forma admirable y lo invitó a ser su aprendiz.

Quintín recuerda sus inicios como artesano en el comedor familiar. Hay una mesa larga con bancas a ambos lados, algunos juguetes regados y botellas de coca-cola en el suelo. En un rincón brilla un cartel de poliespán protagonizado por dos cisnes de purpurina que Quintín mandó a confeccionar para celebrar sus 25 años de matrimonio.

Su esposa, Paulina, sirve una sopa de maíz de primer plato y de segundo el cuy crujiente que tres horas antes sacaron de su jaula y luego metieron al horno de barro.
Sus hijos, Eliceo (33 años, ingeniero zootecnista), Rocío (30, profesora de arte) y Josué (15, estudiante de secundaria), escuchan con atención las historias y aventuras del padre. En la mesa solo falta Rossini (25, ingeniero), que ahora trabaja en una mina, en Puno.
La mayor motivación de sus esfuerzos, confiesa Quintín, fue que sus hijos estudias en. “Yo he visto a gente que gana plata sentada frente a una computadora. Eso pasa cuando tienes un título”, dice en un español traducido del quechua, su lengua materna.


Dudú, el pastor alemán que cuida de las ovejas, ladra en cuanto un desconocido se asoma. Beto y Paparulo son las estrellas del establo que comparten con otras 38 ovejas: han ganado todas las medallas y premios de las ferias ganaderas de los últimos dos años. Tras la caída de la artesanía por la llegada de productos chinos, Quintín experimentó con las ovejas. Al poco tiempo, y para diversificar su economía, decidió que también sería carpintero. No quería depender únicamente del campo y los animales. Pidió un préstamo y compró máquinas. Tras unos cuantos cortes y heridas, ya construía muebles en el taller La Tablita.

Quintín, frente al pequeño reino que ha creado, imagina su futuro antes de llegar a los 60 porque “la fuerza ya no es la misma con los años”. Enumera sus deseos. 1) Acondicionar los bungalós que ha construido en la zona alta de sus terrenos para recibir a gentes de todas partes del mundo. 2) Construir una escuela privada porque la última huelga nacional de maestros dejó a los niños sin clases durante más de un mes.

Cientos de miles de turistas transitan anualmente por el Valle Sagrado de los Incas rumbo a Machu Picchu. Durante el viaje, muchos de ellos tomarán el desvío hacia Písac, conocido por su colorido mercadillo y restos arqueológicos, pero con toda seguridad ninguno seguirá el desvío de tierra sin carteles que, tras un remolino de curvas, conduce a Cuyo Grande. Ningún turista, por lo tanto, tendrá la oportunidad de conocer a Quintín Quispe ni de visitar el mundo que ha creado con sus propias manos. No todavía.


Descubre otras historias




Isabel Pacajoj. ¿Cómo se dice empresaria de éxito en quiché?

En Guatemala, Isabel Pacajoj tiene una empresa de productos textiles. Cuentan con 12 empleados y crean otros 40 empleos indirectos.


Adelaida Morán. Conquistar el futuro balboa a balboa

En Panamá, Adelaida Morán apostó a futuro, y poniendo como aval una motosierra hoy planea mandar a la universidad a sus nietos.


Diana Céspedes. La mujer que tiene más actividades que la reina Letizia

En la República Dominicana, Diana Céspedes ya no hace milagros para subsistir, ahora exporta bananos orgánicos a Europa.


Astrid Orjuela. Trabajar para que nazca la cabra perfecta

En Colombia, Astrid Orjuela se ha convertido en productora de leche de cabra y también tiene un criadero de estos animales.


Dusileide Bezerra. Las escobas de palma de doña Dulce

En Brasil, doña Dulce pidió 1.000 euros, los invirtió en su negocio de escobas artesanas y logró quintuplicar sus ingresos mensuales.

Seis proyectos, seis crónicas y muchas vidas cambiadas

  • El Nobel de Economía Amartya Sen le dio a finales del siglo XX un giro al concepto de pobreza: no se trata de alguien que tiene o produce poco, sino de aquel que, por falta de recursos, no ha logrado desarrollar sus capacidades. Sus teorías inspiraron las microfinanzas, ese pequeño empujón económico capaz de revertir la espiral de miseria y generar desarrollo. Las historias que se narran a continuación comparten ese instante: el día en que todo cambió, un antes y un después que les permitió ampliar su quiosquito, comenzar a exportar plátanos al otro lado del Atlántico o establecer un próspero negocio ganadero. El pequeño gran cambio. El País Semanal ha viajado a América Latina para contar seis historias de éxito. Entre ellas, hay una abrumadora mayoría de mujeres. Pero el objetivo es siempre el mismo: abandonar la exclusión financiera para salir de la pobreza.

El arma de Naciones Unidas para erradicar la pobreza

  • Durante la 70ª Asamblea General de la ONU, en 2015, los líderes mundiales se comprometieron a luchar por un mundo más justo e igualitario. En su agenda figuraban 17 objetivos y, al menos 5 de ellos, destacan la necesidad de un acceso ampliado o universal a los servicios financieros. Un ambicioso plan de acción que define prioridades de desarrollo para el año 2030, con el fin de erradicar la pobreza, terminar con la brecha de género y promover una vida digna con oportunidades para todos.
  • Según cálculos del Banco Mundial, 2.000 millones de adultos “no están bancarizados”, lo que supone cerca del 40% de la población del planeta. En América Latina, la región del globo en la que posan su mirada los seis reportajes que recorren estas páginas, la cifra asciende a 210 millones de personas. 
  • Un pequeño préstamo tiene un poder de transformación enorme y la figura del asesor dentro de las llamadas instituciones microfinancieras (IMF), que es quien llega hasta el emprendedor allá donde esté, por remoto que sea el lugar, es clave. Sin él, personas como Quintín Quispe o Adelaida Morán jamás se habrían atrevido a entrar en un banco y solicitar un préstamo. La tecnología también juega un papel fundamental: acercan la oficina hasta los hogares de los emprendedores evitando que pierdan tiempo y dinero en desplazamientos.

Lee el especial completo aquí

Quintín Quispe. Objetivo: una escuela privada en el Valle Sagrado de los Incas




Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

Amazon

Amazon

Globedia