siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

Pedro Sánchez vuelve a ser el secretario general del PSOE

El socialista gana las primarias con más de la mitad de los votos, con el 98% escrutado


Los militantes del PSOE han querido que Pedro Sánchez vuelva a ser su secretario general. El candidato madrileño ha superado a la presidenta andaluza en más de diez puntos y 15.000 votos, lo que supone que los 6.500 avales que Díaz le sacó de ventaja no se han correspondido con el voto real. La candidata ha obtenido mil votos menos que avales y él ha crecido en 20.000 apoyos. Así se explica que el nuevo secretario general haya ganado en todas las federaciones salvo en Andalucía, y País Vasco, la única en la que ha vencido Patxi López, que ha sido apoyado por el 9,85% de los afiliados. El nuevo secretario general tiene por delante el reto de unir a un partido fracturado y, en buena medida, desapegado de la sociedad tras sus dos peores resultados electorales.


Los tres aspirantes a la secretaría general prometieron en el momento de la votación unidad, integración y lealtad, como primer paso para la reconciliación de un partido que está roto sin paliativos, algo que nadie niega. Esa tarea corresponderá ahora a Pedro Sánchez.
“Nada termina hoy sino que hoy empieza todo. Vamos y queremos hacer una organización nueva. Vamos a hacer y cumplir con el mandato de las urnas, hacer del PSOE el partido de la izquierda de este país, y mi compromiso sigue siendo firme: unir al partido”. Esta fue la primera declaración de Pedro Sánchez sobre las 23.30 en la sede del partido en Ferraz, dirigiéndose a sus partidarios, a todo el partido, y, sobre todo a “los millones de progresistas para que sepan que aquí está el partido de la izquierda”.

Casi 50 minutos antes había comparecido el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, para anunciar los resultados. “Hay un ganador claro. El compañero Pedro Sánchez será el nuevo secretario general del partido”. La máxima expectación estaba en la aparición de Sánchez, pero no menos en la de Díaz.
Pedro Sánchez vuelve a ser el secretario general del PSOE
Con tono sobrio y gesto serio, la presidenta andaluza se puso “a disposición del partido” junto a todos los que la han apoyado, pero en ningún momento mencionó por su nombre al ganador. Después de algunas consideraciones de reconocimiento a todos los militantes que la habían apoyado apuntó que había “trasladado la felicitación al secretario general electo”. Díaz y los suyos se ofrecen a “arrimar el hombro” para llevar adelante “un proyecto coherente y autonómico”. No dio lugar a que hubiera preguntas, pero agradeció el apoyo a los militantes andaluces. Lo justificó porque “conocen de cerca las políticas socialdemócratas” que su Gobierno realiza todos los días. Díaz ha obtenido dos mil votos menos que avales en su federación.
Los tres candidatos posaron apenas un minuto ante cámaras y fotógrafos. La imagen fue muy expresiva de la enorme brecha política y personal que media entre el nuevo secretario general y la presidenta andaluza. Sánchez y Patxi López mantuvieron sus manos unidas de manera efusiva para después unirlas los tres, aunque la gobernante andaluza deshizo enseguida el trio.
El disgusto era evidente en ella misma y en sus colaboradores al comprobar que, a pesar de sus esfuerzos y de la enorme crisis interna vivida desde el pasado 1 de octubre, los militantes volvían a hacer a Sánchez secretario general del partido por segunda vez en tres años.
Cuando aún no había comparecido Sánchez se conoció que el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, había presentado su dimisión de ese cargo ante el presidente de la comisión gestora, Javier Fernández. Nada sorprendente toda vez que Hernando, tras haber sido durante todo el mandato de Pedro Sánchez su portavoz en el Congreso y máximo colaborador, decidió no seguir sus pasos y aceptar la propuesta de la comisión gestora de mantener ese puesto. Una victoria de Sánchez equivalía necesariamente a la salida de Hernando, que pasará a ser un diputado más dentro del grupo parlamentario.
Los resultados que iban desgranándose iban siendo cada vez peores para la candidatura de Díaz, que terminó solo con la victoria en Andalucía.

LAS PAREJAS Y LOS EQUIPOS

Los tres candidatos a la secretaría general del PSOE han conocido el resultado de las primarias en la sede del partido en Madrid. Todos ellos tenían reservados despachos para que pudieran reunirse con sus equipos. También acudieron sus parejas. Begoña Gil y Begoña Gómez, esposas de Patxi López y Pedro Sánchez, respectivamente, y José María Moriche, marido de Susana Díaz, no han tenido la menor presencia en la campaña. La esposa de Sánchez, que le acompañó en algún acto, desapareció del escenario público tras dimitir el 1 de octubre.
Díaz llegó la primera a Ferraz, a las 19.45. A los tres minutos lo hizo López. El último fue Sánchez (20.15). La candidata llegó con Máximo Díaz Cano, su jefe de gabinete; Juan Cornejo, dirigente del PSOE andaluz; el portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, y la eurodiputada Elena Valenciano. Sánchez estuvo con Juan Manuel Serrano, su jefe de gabinete, y Maritcha Ruiz, responsable de comunicación del PSOE en su mandato, entre otros.
Pedro Sánchez compareció a las once y media recibido por sus partidarios que abarrotaron el salón de plenos del partido y empezó por agradecer a Susana Díaz y a Patxi López su entrega a lo que siguió algunos abucheos que Sánchez trató de parar. Un largo capítulo de agradecimientos, pero sobre todo muchas referencias al trabajo de los militantes, a la necesaria unidad del partido y a la necesidad de que el PSOE sea referencia de los progresistas españoles.
“Hoy ha ganado el PSOE y me quiero dirigir a los millones de progresistas que contra viento y marea votaron socialista en 2016, pero también a los millones de socialistas que se sienten progresistas y que no nos votaron”, apuntó. Pretende hacer desde el Parlamento una oposición útil teniendo en cuenta que los ciudadanos “están hastiados de tanta corrupción del PP. Queremos hacer del PSOE el partido de la izquierda”.

Integración

Después del sí es si, los partidarios de Sánchez corearon “unidad, unidad”. “A quién más teme Mariano Rajoy es un partido unido que pone rumbo en La Moncloa. Cuando hay ganas e ilusión todo es posible. A disfrutar de esta noche, mañana a empieza todo para cambiar España y desde la unidad”.
Pero todo está por hacer en el terreno de la integración y del respeto al ganador. Las heridas resultan muy profundas y, aunque los modelos de Díaz y Sánchez puedan ser más o menos diferentes, ambos se han empleado a fondo en que parecieran radicalmente distintos. Pedro Sánchez colgó sobre Díaz la investidura de Mariano Rajoy como presidente por la abstención de los socialistas y él y sus partidarios han vinculado esa decisión con lo que consideran una derechización del partido de presente y de futuro.
Con Pedro Sánchez al frente de la organización y los destinos del PSOE, la caída electoral no se habrá detenido. Sus dos derrotas frente a Rajoy en las sucesivas generales han constituido el asidero de la candidatura de Díaz además de la acusación de haber roto el partido.
Con estos mimbres, la realidad de la división exhibida crudamente durante la campaña y el bagaje que cada uno de ellos lleva consigo indica que quien tiene más posibilidades inmediatas de ser integrado es el bloque de Patxi López; no solo los que le han seguido en su apuesta, sino también quienes finalmente optaron por Díaz o Sánchez.
El político vasco no estará en la próxima dirección del partido —así lo anunció de antemano—, aunque no cejará en pedir el respeto al resultado y el fin de las hostilidades internas. La razón de ser de esa candidatura ha sido la búsqueda de la paz, de la unidad y, por coherencia, se pondría a disposición de quien resultara elegido.
Quienes le han apoyado, primero con los avales y, después, con el voto real, han dado muestras inequívocas de apostar por romper la dinámica de los dos bloques enfrentados. Las cabezas visibles de la candidatura de Patxi López, como Óscar López y Rafael Simancas a nivel federal, e Idoia Mendia, secretaria general de los socialistas vascos, han evitado el choque directo y el ataque al adversario.
A los seguidores del exlehendakari se les supone un sentido muy profundo de respeto y lealtad al partido, casi como una institución
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

amazon