siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

El chiste de los 28 caballos en siete cuadras y otras bromas matemáticas

Los números también dan ataques de risa, no solo dolores de cabeza



¿Te ha llegado al WhatsApp el chiste de los 28 caballos que hay que meter en siete cuadras? Estas últimas semanas me lo ha enviado mucha gente, aunque es normal porque muchos de mis contactos me rebotan automáticamente cualquier cosa que tenga que ver con mi profesión, las matemáticas (aunque ocupe 33 Mb).  La verdad es que es muy bueno, además el señor que lo cuenta, lo hace muy bien. Es un chiste matemático clásico y tiene versiones en otros idiomas. Supongo que al verlo te das cuenta de que los números no cuadran, ¿o no te das cuenta? Pues te lo explicamos.
El fallo más importante de la división que propone el chiste de los caballos es empezar por la derecha. Pero claro, tampoco eso es tan excéntrico: tanto la suma, como la resta, como la multiplicación tradicionales se empiezan por la derecha. La división es el único algoritmo que hay que empezar por la izquierda. Con toda la confusión que plantea eso en los que la aprenden, empezamos a repartir la cifra de mayor orden entre la cifra del divisor.
Cuando al “comprobar” este resultado multiplican 13x7 se comete el mismo error, el de colocar 1x7 bajo las unidades. Aunque para que hubiera salido bien bastaría con recordar que no eran 13 sino 1+3 los que se multiplicaban por siete, por lo que a nadie debería sorprenderle.
Lo más sorprendente es cuando coloca los siete 13 uno encima del otro y se dispone a sumarlos (no olvides que multiplicar es una suma abreviada, aunque no sea lo mismo). El "error" que comete aquí es el mismo: sumar siete veces el 3 da 21 y si añades siete veces el 1 pues ya estás otra vez en los 28.
La parte final, la del “control de calidad”, contiene otra vez la misma división incorrecta. Cuentan las patas de los caballos en la cuadra: hay 16 patas y como cada caballo tiene 4 patas, dividimos 16 entre cuatro para ver cuántos caballos hay. Notar que esta división no es un reparto sino una agrupación: no estamos repartiendo patas entre caballos, sino agrupando patas de 4 en 4. Lo cierto es que al dividir 6 entre cuatro da 1 y sobran dos patas. Luego bajan el 1 y dividen 12 entre cuatro, resultando ahora un 3, así que se confirma que, siguiendo el método de empezar por la derecha, cada cuadra contiene 13 caballos.
Jugar con los números ha dado para muchos momentos cómicos, algunos en vídeo, como este clásico televisivo. Tan clásico como que está en blanco y negro. La tabla del 9 de Los Payasos de la Tele:
José Mota se inventó la regla del 1 y otras bromas matemáticas en el especial de Nochevieja de 2011. Doblemente gracioso si tenemos en cuenta que la referencia tiene que ver con los recortes educativos y la calidad de la educación. Puedes ver el vídeo aquí. Hay otro chiste matemático muy divertido en este gag de Mota. ¿Cómo meter 51 alumnos en dos clases? Pues está claro, 25 alumnos y medio, en cada aula:
Faemino y Cansado también han hecho en la historia del 6 y el 9, "dos hermanos gemelos que se parecían muchísimo, sobre todo si se daban la vuelta":
Y este clásico, también de Faemino y Cansado.
Yolanda, la recta Yolanda, tenía un carácter así, arisco y antipático, y trabajaba de secante en una circunferencia. Tenía muchos amigos y mantenía una relación un poco más que especial con un muchacho emigrante que trabajaba en la circunferencia, un tal Pi. Era una relación bastante corriente. Salían juntos, iban a pasear a la playa, iban al cine, follaban. Una relación como hay decenas, vamos...esperemos.
Eugenio, la recta Eugenio, era una recta más bien atribulada y traumatizada porque tuvo problemas en su juventud. Había sido torero. No se si os acordáis de Eugenio, El niño de la Línea, al que corneó un icosaedro, en Linares. Que un icosaedro es como cachondo, pero a mala hostia, hay que verlo. Y como tuvieron que operarle y le quitaron dos segmentos, pues claro, ya nunca fue la distancia más corta entre dos puntos, y eso a una recta la traumatiza mucho. Era una recta tímida, insisto. Y trabajaba de asíntota, en el infinito. Y tenía muy buen rollo, pedía el 0,7 por ciento para los romboides.
Un día de invierno que hacía mucho frio y el radio no fue a trabajar, le dijeron los amigos de la circunferencia: "Eugenio, ¿que haces ahí, solo, en el infinito? Pásate, esta mañana haz de radio", y, bueno así lo hizo y... Y vio a Yolanda, Yolanda vio a Eugenio, se gustaron y lo típico cuando dos líneas rectas se gustan ¿no?, que convergen, convergen en un punto, empiezan a converger...Y bueno, aquello fructificó. No era sexo, solamente, era amor. Se casaron por el rito de Euclides y tuvieron un vector.
Pero con el paso del tiempo todo muere y también surgieron los problemas: él se lio con una curva de veinte años, ella empezó a irse por la tangente. Y surgieron las desavenencias, hasta que se separaron. Ella dejó la universidad y se puso a trabajar en un bingo. Y un día que estaba de marcha con las amigas, entró un momento al baño, se quedó allí apoyada y llegó uno y se la esnifó".
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

amazon