siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

Dos amigos de Liverpool volvieron a casa tras el atentado de Mánchester gracias a Twitter

Jordan pasó seis horas llevando público del concierto de Ariana Grande de vuelta a Liverpool

Joe posa junto a su amiga en la única foto que se hicieron durante el concierto de Ariana Grande en Mánchester


Joe Foster es un estudiante de 20 años que vive en Liverpool (Reino Unido). El lunes asistió con una amiga al concierto de Ariana Grande en Mánchester, en el que se produjo el atentado que causó 22 muertos y 59 heridos. No tenía ninguna forma de volver a su ciudad, así que publicó el siguiente mensaje en Twitter: "Ahora mismo necesito el poder de Twitter. Todos los trenes están parados y necesito volver a Liverpool esta noche. Necesito un viaje a casa. Lo pagaré. ¡Retuitead!".
Recibió varias respuestas, pero mientras leía su timeline vio el mensaje que necesitaba: "Si alguien de Liverpool está en Mánchester y necesita que le lleven, voy a hacer viajes toda la noche".
El autor de ese mensaje es Jordan Stevenson, un vecino de Liverpool de 22 años que, según relata en 4Channel, cumplió con su promesa en Twitter. Se pasó seis horas haciendo viajes de Mánchester a Liverpool. Hay 56 kilómetros de una ciudad a otra -más o menos una hora en coche-. "Estaba a punto de irme a la cama cuando dieron la noticia. Vi que los trenes no estaban circulando y asumí que habría gente que necesitaría ir de una ciudad a otra". Entonces publicó el tuit que vio Joe.
"No sé cuántas personas llevó de Mánchester a Liverpool, pero tuvieron que ser muchísimas. Nosotros fuimos su segundo viaje", dice Joe a Verne por correo electrónico. De las muchas personas que Jordan acompañó de Mánchester a Liverpool aquella noche, la historia de Joe ha trascendido por el artículo en primera persona que ha publicado en The Tab.
"Jordan es un ejemplo para cualquiera de nosotros"
Joe asistió al concierto de Ariana Grande con una amiga. "Estábamos en la pista cuando explotó la bomba. Nadie sabía qué estaba pasando. Había rumores sobre la explosión de un altavoz. Otros pensaban que habían explotado muchos globos a la vez. No se me pasaba por la cabeza que podía haber sido un atentado. Hasta que no pasó un buen rato tras la explosión no asumí lo que de verdad había ocurrido", comenta a Verne.
"Cuando se produjo la explosión, todo el mundo se quedó en silencio. Fue una experiencia muy extraña, un sentimiento rarísimo. Lo peor era no saber qué pasaba. Fue entonces cuando la gente empezó a correr. La verdad es que ni siquiera recuerdo cómo salimos del concierto. Creo que salimos por una puerta de emergencia. Cundía el pánico. Me dejé guiar por la adrenalina. Solo pensaba en que teníamos que salir de allí", añade el estudiante.
Una vez fuera, Joe y su amiga se dirigieron a un restaurante de comida rápida en el que les permitieron cargar sus móviles, sin batería tras el concierto. "Mandé el tuit y llamé a mis padres para decirles que estaba bien. Llegamos a Mánchester en tren y, tras el atentado, los transportes públicos estaban parados, así que no teníamos ninguna forma de volver a Liverpool". Entonces es cuando Jordan entra en la historia.
"Le pedí su número de teléfono y nos enviamos varios mensajes para quedar", comenta Joe. Durante el viaje de vuelta a Liverpool, aproximadamente una hora, hablaron del atentado: "Le conté lo que había pasado en el estadio. Mi amiga se durmió por el agotamiento de todo el día. Jordan hizo que ese rato resultase más llevadero". Por la mañana, Jordan escribió a Joe para asegurarse de que estaba bien. Este es un pantallazo de la conversación.
Conversación
Joe: No te preocupes tío. No te lo podemos agradecer lo suficiente. Ya estamos dentro del hotel. Te esperamos aquí.
Jordan: Genial hermano. Siempre y cuando estés seguro, espérame allí hasta que llegue.
Al día siguiente
Jordan: Me alegro de que ya estéis seguro, chicos. Podría haber sido muy diferente. Agradezco que me ofrecieses dinero, pero no lo hice por eso 🙏🏾 Si alguna vez me pasa lo mismo que a vosotros, a lo mejor podéis sacrificar unas cuantas horas para ayudarme.
Asegúrate de que aprovechas todo los momentos de tu vida, porque la verdad es que no es suficientemente larga.
Tuit
Pongo esto aquí sobre los ataques en el Manchester Arena del chico que nos recogió. No lo podría haber dicho mejor. ❤️
"Creo que Jordan es un ejemplo para cualquiera de nosotros: debemos apoyarnos los unos a los otros cuando es necesario. Atentados como ese intentan dividirnos, pero solo sirven para que nos unamos más. Que Jordan sacrificase unas cuantas horas para ayudar es algo que nunca vamos a olvidar", añade.
Esta es la cara positiva de las redes sociales durante los atentados. En abril, tras el ataque contra el autobús del Borussia Dortmund que causó el aplazamiento de su partido de Champions League ante el Mónaco, varios aficionados alemanes ofrecieron sus casas a los monegascos con el hashtag#bedforawayfans (cama para aficionados de fuera). Tras el ataque en Niza en julio de 2016, una madre consiguió encontrar a su hijo gracias a las fotos que publicó una usuaria de Facebook.
Las redes también ofrecen una parte negativa tras este tipo de ataques. Tras el ataque en Niza se difundieron vídeos muy explícitos de las víctimas en redes sociales . Asimismo, tras los atentados de Manchester surgieron bulos en los que se pedía ayuda para encontrar a víctimas falsas.

Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

amazon

dailymotion