siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

“Buscamos personas alegres, absténganse portuguesas”

Un empresario de Cascais rechaza a trabajadoras lusas porque “son depresivas, infelices con la vida”


Una mujer camina frente al teatro Baltazar Dias, en Funchal (Portugal).

“Buscamos personas desinhibidas y de buen humor. La preferencia es por brasileña o por nacionalidades igualmente alegres, rechazamos portuguesas”. Es el anuncio de Cloud Choice, una empresa de Cascais dedicada, oficialmente, a servicios de informática. Si se entra en la web de la empresa, se descubre entonces que su objetivo comercial es la creación de contenidos de temática femenina. Más concretamente, en los anuncios del portal Sapo, necesitan una presentadora/youtuber que no le importe vestir en “lingerie” mientras habla.
En las condiciones para optar el empleo se pide “elocuencia verbal aunque no domine el portugués/español”, pero también una actitud alegre y ahí se señala concretamente: “La preferencia es por brasileñas o por nacionalidades igualmente alegres”.
"No deseamos personas inseguras, depresivas o indecisas"
A raíz de las críticas, el empresario ha retirado la advertencia de que no quería mujeres del país. Ahora, la exigencia es más sutil: “Preferencia por todas las nacionalidades conocidas por ser alegres”, y allá cada cual con la responsabilidad de enviar su currículo a Cloud Choice Health.
El portavoz de la empresa en Cascais, Heinrich Pereira, no se ha escondido y ha justificado su solicitud de mujeres no autóctonas en unas declaraciones al diarioPúblico: “Las portuguesas son, en general, personas depresivas, infelices con la vida”. “No deseamos personas inseguras, depresivas, indecisas o que hacen una licenciatura para luego vender móviles”, se dice en otro de sus anuncios en los que se busca personal para el canal de YouTube. La empresa ofrece horarios flexibles, cafés de mil maneras, Red Bull y comida brasileña gratis y sin límite, pero exige conocimientos de series televisivas y de videojuegos.
Las críticas se han dirigido al hecho de solicitar una mujer y a que esta tenga una nacionalidad determinada, de ningún modo al considerar triste a la mujer portuguesa que es, en definitiva, lo que le preocupa al empresario de origen brasileño.
El tópico de la tristeza de la mujer portuguesa, y del portugués en general, ha llegado a las ofertas de empleo, aunque sea para trabajar semidesnudas y vender servicios de interrupción del embarazo. La mala fama —especialmente en su antigua colonia, Brasil— quizás tenga que ver mucho con las músicas que identifican a ambos países, efectivamente entre la samba y el fado hay un mundo. Pero ni todas las portuguesas son como Amalia Rodrigues ni todas las brasileñas se llaman Gisèle Bündchen, pero los iconos nacionales siguen funcionando y han llegado a las ofertas de empleo.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment

amazon

dailymotion