siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

Una turba irrumpe en el Parlamento macedonio tras la elección de un albanés como presidente de la Cámara

El episodio, el más grave de una crisis que ya dura dos años, suscita el temor a un nuevo conflicto étnico en el país


Unos 200 manifestantes nacionalistas han entrado este jueves en el Parlamento de Macedonia después de que el Partido Social Demócrata y las tres formaciones de etnia albanesa con representación parlamentaria se hayan aliado para elegir como presidente de la Cámara a un miembro de esta comunidad. Tras la  contundente actuación de los antidisturbios, la situación ha vuelto a la normalidad, aunque crece el temor a una espiral de violencia por la larga crisis institucional que vive el país desde hace dos años. En el asalto han resultado heridas nueve personas.


"Con 67 votos, hemos elegido a un nuevo presidente. Quiero felicitar a Talat Xhaferi y desear buena suerte a todos nosotros", ha dicho el líder socialdemócrata, Zoran Zaev. Xhaferi se ha convertido este jueves en el primer representante albanés que alcanza la presidencia del Parlamento macedonio desde que el país obtuvo la independencia de Yugoslavia en el año 1991. Los albaneses representan el 25% de la población del país.
Tras una protesta en las inmediaciones, los manifestantes irrumpieron en la Cámara tras la votación. El propio Zaev sufrió heridas leves tras verse inmerso en una pelea a puñetazos, mientras que el suelo eran visibles los restos de sangre y cristales. Fuentes médicas informaron de la existencia de nueve heridos, entre ellos cuatro parlamentarios.
El presidente del país, Gjorge Ivanov, hizo un llamamiento a la "calma y la no violencia", aunque incidió en que "todas las instituciones deben respetar la ley y la Constitución. Hoy en el Parlamento las leyes no se han respetado". Ivanov convocó a los partidos a reunirse con él a lo largo del viernes para tratar de solucionar la crisis política que vive el país.
El partido en el Gobierno en funciones, el conservador VMRO-DPMNE, liderado por el ex primer ministro Nikola Gruevski, calificó la elección de Xhaferi de golpe de Estado porque la sesión parlamentaria había terminado y porque desde las elecciones de diciembre no se ha podido constituir un Gobierno. No obstante, el propio Gruesvki aseveró que "la violencia no es la solución" y llamó a un cese de la tensión.
El comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, ha condenado los ataques "en los más rotundos términos". "La violencia no tiene cabida en el Parlamento. La democracia debe seguir su curso", ha escrito en Twitter. En la misma línea se ha expresado el embajador sueco en Skopje, Mats Staffansson, quien ha subrayado que "es momento de diálogo y no de violencia". Staffansson ha hablado ante los medios en representación de las legaciones de la UE y Estados Unidos. El Ministerio de Exteriores alemán emitió asimismo un comunicado de condena.
El país carece de un poder efectivo desde 2015, a raíz de que un escándalo de espionaje tumbase la Administración del bloque nacionalista VMRO-DPMNE. Las últimas elecciones tuvieron lugar en diciembre de 2016, aunque desde entonces no se ha logrado formar Gobierno. El  VMRO-DPMNE ganó con solo dos diputados de ventaja sobre los socialdemócratas, pero no logró renovar una alianza con el que durante muchos años fuera su socio de coalición, el DUI.
Tensiones étnicas
Macedonia estuvo al borde de la guerra civil en 2001 por una ola de insurgencia de la minoría albanesa, que mantiene históricamente estrechos vínculos con Albania. Aunque la mediación internacional logró calmar la situación y en agosto de ese año se firmaron los denominados acuerdos de Ohrid, las tensiones étnicas aún persisten y también se trasladan al terreno político.
Desde hace casi dos meses Ivanov se niega a dar un mandato a los socialdemócratas y los principales partidos de la minoría albanesa, a pesar de que los vencedores de las elecciones, los conservadores, fueron incapaces de forjar una coalición de gobierno.
Ivanov argumenta que una alianza entre los socialdemócratas y los albaneses pondría en peligro la integridad del Estado, pues, en su opinión, esta coalición se ha establecido mediante la injerencia del primer ministro de Albania, Edi Rama.
El pacto de los socialdemócratas de Zoran Zaev y los partidos albaneses para otorgar más derechos a esta minoría, ha despertado los fantasmas de una federalización étnica del país, o incluso de la creación de una Gran Albania en los Balcanes.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment