siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

Puigdemont describe en Harvard a España como un país atrasado y coercitivo

En una conferencia en la universidad, el presidente defiende la independencia de Cataluña y promete intentar dialogar con el Gobierno “hasta el muy último día”

Puigdemont, este lunes, al inicio de su conferencia en Harvard

En una pequeña sala de la Universidad de Harvard, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, defendió este lunes la celebración de un referéndum vinculante para lograr la independencia de Cataluña. Lo hizo describiendo a España como un país atrasado y coercitivo que ahoga las aspiraciones políticas, económicas y sociales de Cataluña. Puigdemont dijo que mantendrá “hasta el muy último día” su voluntad de pactar con el Gobierno un referéndum pero insistió en que, si no es posible, consultará igualmente a los catalanes sobre la secesión.
Era un día y lugar clave en el intento soberanista de internacionalizar su causa: un discurso en la universidad más prestigiosa del mundo cuando faltan seis meses para el plazo que se ha dado la coalición de Junts pel Sí para celebrar un referéndum. La conferencia de Puigdemont en el Centro de Estudios Europeos de Harvard -a las tres semanas de otra en la misma universidad de su predecesor, Artur Mas- llega en un momento en que la Generalitat ha acelerado su hoja de ruta independentista con el inicio, la semana pasada, de los trámites para unas hipotéticas elecciones al Parlamento de Cataluña.
Ante unos noventa asistentes -la mayoría estudiantes, muchos catalanes-, Puigdemont pronunció un discurso que salpicó de referencias a la historia estadounidense, defendió un referéndum como la voluntad mayoritaria del pueblo catalán y presentó una hipotética Cataluña independiente como un Estado comprometido con la construcción europea, el orden internacional y la justicia social. Pero en su alocución, titulada Cataluña hoy y mañana, obvió algunos de los asuntos más espinosos del independentismo, como la dificultad de un Estado catalán de entrar en la Unión Europea.
En el turno de preguntas, inquirido sobre una posible salida de la UE, Puigdemont alegó que Cataluña “continuaría siendo habitada por 7,5 millones de personas con ciudadanía europea” y que el único problema podría surgir si España reconociera la secesión de Cataluña pero no la doble nacionalidad de sus ciudadanos. También explicó, sin entrar en detalles, que la participación en un referéndum determinaría su validez.
En su discurso, el presidente catalán acusó al Gobierno de Mariano Rajoy de judicializar el debate soberanista y de no querer “escuchar” a la población. Trazó el origen de la tensión actual en la sentencia de 2010 del Tribunal Constitucional contra el Estatuto catalán. Entonces, sostuvo, se “derribó la relación bilateral” de Cataluña con España tras su contribución “leal y ejemplar” al desarrollo español tras el franquismo.
Puigdemont enumeró 10 características que tendría un “nuevo Estado” catalán. En todas ellas recurrió a argumentos críticos con España, que dibujó como un país ineficaz y poco respetuoso con las reglas democráticas. Recordó que el artículo 8 de la Constitución insta a las Fuerzas Armadas a defender la integridad territorial de España. “Una Constitución que autoriza al Ejército a actuar contra sus propios ciudadanos, algo que solo aparece en otra constitución en Europa: la de Turquía”, alertó el president, en el primero de sus cinco días de gira por EE UU, que le llevarán también a Washington y Nueva York.
El primero de esos atributos sería el apoyo de una Cataluña independiente a una mayor integración europea. “Para la nación catalana, comprometida con los tratados fundacionales europeos, sus principios y futuro, es difícil formar parte de un Estado español que frecuentemente ignora las leyes europeas”, dijo Puigdemont. “Esto no solo es injusto para nuestros socios europeos pero también demuestra que España es incapaz de hacer frente a los desafíos que afronta hoy”.
Los reproches a España continuaron en política social. “No podemos construir el país que queremos y merecemos. Nuestras manos están atadas por las leyes españolas anticuadas que no sirven al bienestar común”, señaló Puigdemont al quejarse de que el Gobierno central haya llevado a los tribunales leyes catalanas relacionadas con pobreza energética y desahucios.
El presidente cuestionó la independencia judicial española -citó un informe internacional que sitúa al país en la posición 84 de un total de 148-, y se quejó de que España incumpla sus compromisos de acogida de refugiados. Y dibujó un país alejado de la eficiencia económica, desde la política de energías renovables hasta la de infraestructuras. También prometió que un Estado catalán respetaría los derechos animales al defender el fin de las corridas de toros en Cataluña.

Debate constructivo

Tras el discurso, se abrió un debate rico y constructivo. Uno de los moderadores de la charla fue el profesor visitante en Harvard José María Beneyto, exportavoz de Exteriores del PP en el Congreso, que acusó al presidente de dividir en dos a la sociedad catalana y dibujar un paisaje “negro” sobre España y “blanco” sobre Cataluña.
También hubo momentos de humor. Beneyto -que ya participó en la charla de Mas- pidió respetar la ley, negó que haya “opresión” a Cataluña e instó a Puigdemont y Rajoy a resolver con unas cervezas y copas de vino el contencioso. Hubo risas del público. Y Puigdemont respondió ironizando que espera que la reacción de La Moncloa fuera algo más que irse de copas.
Beneyto sostuvo que los pilares del debate son la necesidad de mejorar el marco fiscal en Cataluña y el respeto constitucional a la identidad catalana. Y arremetió contra el “romanticismo” de un referéndum al calificarlo de un instrumento “muy frágil”. Pero un asistente estadounidense le reprochó que el Gobierno de Rajoy también podría haber hecho más para resolver el debate soberanista. “El nacionalismo español no es divisivo hoy”, replicó Beneyto, lo que desató carcajadas entre algunos asistentes.
Otra moderadora, Bonnie Field, profesora en la universidad, preguntó a Puigdemont sobre la posible respuesta de la Moncloa si la Generalitat decide impulsar un referéndum no acordado. “Espero que España tenga un comportamiento democrático y entienda que este es un problema real que solo se puede solucionar hablando”, replicó.
“Me ha encantado escuchar perspectivas diferentes”, dijo, tras el acto, la barcelonesa Ana Díaz Rivero, de 23 años y estudiante de doctorado en Física en Harvard. Rechaza la independencia, considera demasiado catastrofista la retórica de Puigdemont y le acusa de gobernar solo para los secesionistas. Pero apoyaría la celebración de un referéndum legal. “Me da miedo, pero la democracia es la democracia”, alega.

PRIMERA VISITA

Es la primera visita de Puigdemont a Estados Unidos desde que asumió la presidencia catalana en enero de 2016. El martes y el miércoles estará en Washington, y el jueves y el viernes en Nueva York. En la capital estadounidense, tiene previstas reuniones políticas, que su comitiva no ha detallado. Es un nuevo intento de hacer pedagogía del proceso catalán en EE UU, donde ha sido recibido con algunas complicidades por el origen secesionista de este país, pero en general con rechazo de las autoridades y escepticismo de los círculos económicos.
En las semanas previas a las elecciones plebiscitarias de septiembre de 2015, Roger Albinyana, el entonces secretario de Asuntos exteriores de la Generalitat, recibió en Washington el apoyo al llamado derecho a decidir por parte de tres congresistas estadounidenses, lo que molestó al Gobierno español.
Sin embargo, unos días después, el entonces presidente Barack Obama abogó, ante el rey Felipe VI en la Casa Blanca, por una España “fuerte y unificada”. Hasta entonces, la posición oficial de la Casa Blanca era que el debate catalán era un asunto interno español. La nueva Administración de Donald Trump -que apoya la salida británica de la Unión Europea e insta a otros países a hacer lo mismo- no ha revelado su opinión sobre el secesionismo catalán.
Desde la eclosión del independentismo en 2012, los políticos soberanistas se han esforzado en internacionalizar su causa. Ha habido varias visitas a Washington de Albinyana y del consejero de Exteriores, Raül Romeva. Cuando era presidente, Mas pronunció en 2015 una conferencia en la Universidad de Columbia, en Nueva York, en la que defendió poder decidir “el futuro político como nación” pero admitió que la corrupción había debilitado al soberanismo.
Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment