siguenos en facebook Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest sígueme en Instagram sígueme en Tumblr sígueme en Myspace
Web Statistics | Mi blog de noticias
Hora local en Barcelona:

DONACIONES AL BLOG

¿Quieres trabajar en una multinacional? Claves para lograr un empleo

Además del currículo, el talento en las redes sociales y un contacto en la compañía facilitan el acceso al puesto de trabajo
Ofertas de trabajo
Desde hace décadas, el trabajo en España es un bien tan raro como el almizcle. Convertido, por desgracia, un empleo estable, digno y bien pagado en un lugar mítico, las multinacionales han sido en el imaginario español una dársena frente a las tormentas. Pero igual que entonces, entrar en estos amparos exige una maestría de esfuerzo. “El mercado está muy competitivo, ahora mismo las empresas tienen la oportunidad de escoger lo mejor de lo mejor”, relata Victoria Sánchez, directora senior de Page Personnel, una firma de búsqueda de talento.
Sin embargo, pese a la competencia, hay veredas francas para trabajar en una multinacional. Desde la lógica de la época, los candidatos deben ser licenciados (con buen expediente académico), saber idiomas (el inglés es imprescindible) y contar con algún curso de posgrado. Esto, al igual que una partida de cartas, para sentarse a la mesa. La diferencia acude más tarde.
Trabajar en una gran corporación no es fácil y supone asumir una alta presión y orientarse a los resultados.
“Las grandes corporaciones buscan profesionales jóvenes con experiencia en el extranjero, con prácticas previas en empresas y se valora también que hayan hecho trabajos de voluntariado”, resume Xenia Jarque, directora asociada de corporate development de ESADE Careers. Palabras que hablan de personas comprometidas, con iniciativa y capacidad de reinvención. Algo que nos lleva de la condición humana a la singularidad de los tiempos.
Apúntate a los cursos Educaweb
“El conocimiento se está quedando obsoleto a una mayor velocidad de lo que lo había hecho hasta ahora. Una situación que exige al profesional estar siempre actualizado, porque lo que sabía muchas veces solo sirve para un mundo que ya no existe”, analiza Eduardo Sicilia, responsable del Executive MBA de la EOI. De ahí que la demanda del mercado esté “muy centrada en la búsqueda de profesionales en big data, data analytics, data scients o hacking ético”, desgrana José Luis Risco, director de recursos humanos de la firma de servicios EY.
Personas clave
En esta aldea planetaria, digital e interconectada, la tecnología se ha convertido en una fuerza para reclutar talento. “Los chicos tienen que buscar”, recomienda Eduardo Sicilia, “personas clave de la multinacional, conectar con ellas y estudiar y hallar elementos comunes que hagan que despierten su interés”. Un viaje en el que no están solos. “LinkedIn y Twitter, entre otros, son fuentes de enorme valor de donde nacen muchas de las nuevas contrataciones”, añade Sicilia. Pero también una conferencia, un evento o la amistad con un profesor son rutas de acceso.
Mariana Conde.
Mariana Conde.
De entre todas, la vía de las redes sociales es la que ha conducido a Mariana Conte, de 36 años, licenciada en Ingeniería de Sistemas por la Universidad Metropolitana de Caracas (Venezuela), hasta Mutua Madrileña. Un currículo actualizado en LinkedIn hizo que el departamento de recursos humanos de la aseguradora se fijara en ella. Y desde febrero de este año es la responsable de la aplicación de la compañía. Un puesto que mezcla diseño y tecnología. Dos pilares dentro de la profunda transformación digital de la empresa. “Era un reto seductor después de llevar siete años especializada en telecos”, señala Conte
El salario para un recién graduado se sitúa en unos 30.000 euros anuales y supera los 70.000 si el perfil es experto
Se viven años diferentes e inciertos y entrar en una multinacional continúa siendo difícil. “Es un proceso complejo que requiere preparación y esfuerzo para afrontarlo con garantías de éxito”, cuenta Amber Wigmore, directora ejecutiva de carreras profesionales del Instituto de Empresa (IE). Porque estas grandes organizaciones son terrenos que también producen niebla. “Trabajar en ellas supone asumir siempre una gran presión y una orientación guiada por los resultados, sea cual sea el perfil del puesto”, avisa Salvador Sicart, director del headhunter Hays Response España.
Bendita presión, pensarán algunos, cuando el salario para un recién graduado puede superar los 30.000 euros brutos al año en consultoría estratégica o los 77.000 euros –precisan en el IE– si ha cursado un MBA (normalmente con experiencia laboral).
Cambio de tercio
Martinho Soto.
Martinho Soto.
Aunque no fue el dinero lo que llevó a Martinho Soto, de 40 años, biólogo, casado con una periodista y padre de dos niños, a la farmacéutica Lilly. Fue un cambio. El que discurre del microscopio y la investigación al marketing. Ese que va del posdoctorado en el Instituto Max Planck de Bioquímica en Múnich (Alemania) a unas oficinas tejidas de cristal en Alcobendas (Madrid). Del microscopio a ser jefe de producto en el área de diabetes. Un cambio profundo que evidencia que las multinacionales quieren flexibilidad y que, desde luego, entrar en estas corporaciones es un corredor angosto. “En tres meses pasé siete entrevistas”, apunta Soto. Pero por teléfono se le escucha contento. Llegó a la compañía a través de la bolsa de trabajo del MBA que cursaba en el Instituto de Empresa y sabe del valor que el mercado da a esa formación de élite.
Sin embargo, en esos pupitres del privilegio se sientan muy pocos. Por eso hay que encontrar el modo de ser diferente a través de virtudes ajenas al dinero. “Las multinacionales buscan personas que aporten valor y que ofrezcan soluciones; gente con iniciativa”, comenta José Luis Casado, director de desarrollo profesional de ESIC.
Bruno Lorences.  Bruno Lorences.
Para cumplir esas premisas no son imprescindibles las aulas de las grandes escuelas de negocio. Bruno Lorences, de 25 años, es asturiano e ingeniero civil. Sin más títulos. Pero con infinitas ganas de beberse la vida como un refresco. Desde el pasado 1 de julio es analista de negocio y planificación en Coca-Cola. Hasta allí llegó (después de pasar un año manejando fondos de inversión en el banco BNP Paribas) gracias a una oferta en LinkedIn. Su mesa de trabajo, su ordenador y sus papeles son los números. “Ahí me siento cómodo”, asegura Lorences. Con ellos trata de averiguar las tendencias del mercado y los hábitos de consumo de la bebida más popular del planeta.
El saber pierde lugar
Porque el conocimiento es un requisito obligatorio. De hecho, uno de los grandes errores que cometen los chicos cuando buscan trabajo –sostiene Luis Díaz, director de la Escuela de Postgrado de CUNEF– “es desconocer la compañía en la que quieren entrar”. Ignorar los servicios que ofrece, dónde está implantada o no estar al corriente de sus últimas noticias transmiten que ni interesa la compañía ni –lo que es aún peor– la realidad. Y, desde luego, tampoco ayuda preguntar por el salario o las vacaciones en los primeros momentos del proceso de selección. Ni cerrarse a la movilidad laboral. O sea, volver la espalda a las exigencias de un mercado de trabajo demasiadas veces injusto.
Flexibilidad, capacidad de moverse como pez en el agua en la incertidumbre e iniciativa son habilidades clave.
“En las entrevistas de selección adquiere un nuevo protagonismo la capacidad del candidato para actuar en entornos de incertidumbre, de cambio de regulación, de tecnología, de modelo de empresa, de personas, de jerarquías y de alianzas. Tiene que estar cómodo con lo incómodo”, describe Eduardo Sicilia.
¿Quieres crear tu propia empresa?
Encontrar empleo en esa paradoja revela que entrar en una multinacional es completar un puzle. Piezas que hoy, sin duda, transportan a las finanzas. En ellas, la voz de Beatriz González, responsable de selección de Deutsche Bank, habla de la búsqueda de “perfiles versátiles (con gran capacidad de adaptación a entornos diferentes y en constante cambio) que a la vez sean capaces de aportar valor y nuevas ideas”. Quizá esta experta esté contando con palabras distintas, algo cercano a lo que relata Mireia Vidal, directora de recursos humanos de L’Oréal España: “Antes que el currículo, la diferencia la marcan las personas”. Y también términos como creatividad e inconformismo.
Lola Beato.  Lola Beato.
En las instalaciones madrileñas de Adecco, una multinacional suiza especializada en la búsqueda de trabajo, Lola Beato, de 30 años, reivindica el valor de rebelarse y de cambiar. Empezó trabajando (en diferentes compañías) en el área de recursos humanos, después pasó a investigación de mercado y hoy es la responsable de experiencia de una empresa que gestiona el futuro de miles de personas que buscan empleo.
“Lo que me gusta mucho de mi puesto es que influyes en la vida de la gente porque les ayudas a encontrar trabajo”, observa Beato, licenciada en Psicología (Universidad Autónoma de Madrid) y con un máster en Comportamiento del Consumidor por el IE. Formación a través de la cual tamiza la vida. Lola atisbó ese cambio a partir de un anuncio en LinkedIn y tras cuatro semanas de pruebas (entrevistas, examen de competencia y presentación de un caso práctico) entraba en Adecco para firmar su primer contrato indefinido.
Las vivencias de Lola, Marina, Bruno y Martinho son, en parte, las de la generación millennial. El futuro es de los jóvenes, y el empleo, también.
Enchufe y motivación
La consultora Deloitte ha contratado este año a 800 profesionales. De los que el 90% son universitarios. Sobre todo, provienen de las enseñanzas de administración de empresas (60%) y de ciencias e ingeniería (30%). Aunque en la organización hay incluso un mago. Porque los trucos para entrar continúan siendo los de siempre. Cada vez funciona mejor conocer a alguien dentro de la organización. “Buscamos gente motivada por lo que hacemos y con cierta ambición personal y profesional”, sintetiza Luis López, director de recursos humanos de la firma. A las puertas espera un sueldo de entre 23.000 y 30.000 euros brutos anuales.
Un error habitual del candidato es desconocer la empresa a la que aspira o preguntar inicialmente por las vacaciones.
En esa alborada del cambio, los millennials transforman las organizaciones. Antes de 2020, más del 40% de la fuerza de trabajo de la firma de servicios KPMG pertenecerá a esta generación. “Por eso estamos variando la manera en la que hacemos la selección”, admite Esther Fernández, senior manager de recursos humanos de la compañía. “No los evaluamos de manera aislada con respecto a lo que saben, sino de manera grupal con respecto a lo que son capaces de aportar”. No persiguen conocimientos técnicos o carreras concretas, sino capacidades, inquietudes, competencias; actitud frente al desafío de vivir. Enormes cambios para un país donde el trabajo sigue oliendo a almizcle.



LOS MACONDOS DEL EMPLEO
Hay algo de legendario en las multinacionales que recuerda a tierras imaginadas por García Márquez y Juan Rulfo como Macondo o Comala. Espacios inasibles al igual que una esperanza. La consultora estadounidense Great Place to Work, a través de su división española, lleva desde 2003 revelando los lugares más propicios para trabajar. En el informe publicado este año, la cartografía resulta meridiana. Las tres mejores empresas (con más de 1.000 empleados) donde construir una carrera profesional son Brico Depôt (firma de origen británico dedicada a los arreglos del hogar y el bricolaje), Liberty Seguros y la compañía de colocación Grupo Adecco. El estudio reconoce a 50 empresas de diferentes tamaños. Pero hay terrenos compartidos. El 95% de las firmas premiadas tiene horarios flexibles, un 86% ofrecen la posibilidad de trabajar a distancia y el 93% cuentan con algún sistema que garantiza la igualdad de retribución entre empleados y empleadas. Esos números son una mirada que se refleja en una sociedad diferente. “Nos dirigimos a un modelo más humano en el que el trabajo convive con el resto de facetas de la vida”, reflexiona María Eugenia Muguerza, directora de talento de Liberty Seguros. Este entender la carrera profesional como una parte –y no como el todo– de la existencia también ha encontrado abrigo en el resto de empresas que completan ese podio. De ahí que Lilly, Novartis, BBVA España, Makro, Kiabi España, ING, Randstand y Akí Bricolaje España sean compañías donde muchos querrían trabajar. Macondos y Comalas del empleo de nuestro tiempo.
Fuente_El País






Share on Google Plus

About Vanessa Lara Silva

    Blogger Comment
    Facebook Comment